Lucas describe el sorprendente caso de la muerte súbita de Ananías y Safira y la continua persecución de los Apóstoles por parte de los líderes judíos.
37 min

Repasemos nuestro bosquejo mientras seguimos la primera sección de Hechos que trata primordialmente del ministerio del Apóstol Pedro.

  1. Primer Sermón de Pedro – Hechos 1:1-2:47
  2. Ministerio de Pedro Pos Pentecostés – Hechos 3:1-4:37
  3. Persecución de Pedro y los Apóstoles – Hechos 5:1-42

Habíamos quedado en la historia donde la iglesia en Jerusalén estaba regocijando y experimentando el poder espiritual cuando Pedro y Juan fueron librados por los líderes judíos. Este gozo pronto se convertiría en preocupación por una nueva ola de persecución que vivirían Pedro y los Apóstoles.

Ananías and Safira – 5:1-11

36Y José, un levita natural de Chipre, a quien también los apóstoles llamaban Bernabé (que traducido significa hijo de consolación), 37poseía un campo y lo vendió, y trajo el dinero y lo depositó a los pies de los apóstoles.
- Hechos 4:36-37

En este pasaje leemos del gozo y el ímpetu espiritual experimentado por la iglesia como resultado del testimonio audaz de Pedro después de su liberación por los líderes judíos. Este entusiasmo motivó a los miembros de la iglesia a dar generosamente para cubrir las necesidades de la congregación joven y creciente. En este período de generosidad gozosa Lucas inserta un episodio inusual de fraude cometido por unos esposos quienes eran miembros de esta misma congregación.

1Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una propiedad, 2y se quedó con parte del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo la otra parte, la puso a los pies de los apóstoles. 3Mas Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, y quedarte con parte del precio del terreno? 4Mientras estaba sin venderse, ¿no te pertenecía? Y después de vendida, ¿no estaba bajo tu poder? ¿Por qué concebiste este asunto en tu corazón? No has mentido a los hombres sino a Dios. 5Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró; y vino un gran temor sobre todos los que lo supieron. 6Y los jóvenes se levantaron y lo cubrieron, y sacándolo, le dieron sepultura.
- Hechos 5:1-6

Observe varias cosas de esta acción y por qué era tan grave:

  • Estaban fingiendo copiar lo que Bernabé había hecho (dar todos los ingresos de la venta de una propiedad a la iglesia).
  • El hombre y su esposa se pusieron de acuerdo de ante mano para defraudar a la iglesia juntos. Planearon vender la propiedad, guardar una porción para ellos y entregar el resto a la iglesia pero fingiendo que estaban dando todo lo que habían ganado como regalo.
  • El pecado no fue el hecho de sacar parte del dinero para ellos mismos. Pedro dijo que la tierra y el dinero era suyos y bajo su control. El pecado fue crear la mentira en cuanto a lo que estaban dando. Fingieron dar todos los ingresos de la venta cuando en realidad guardaron algo para sí mismos.
  • La gravedad del pecado no se basaba en que se quedaran con el dinero, pero como Pedro afirma, creyeron que podían mentirle al Espíritu Santo y salirse con la suya.
  • Su error no fue avaricia, su error fue falta de fe. Su fe en Cristo era tan débil y ellos tan cínicos que divisaron un plan malvado como este para ser vistos y elogiados como generosos por otros cristianos.
  • Ananías muere al instante y va directamente al juicio sin la oportunidad de arrepentirse, cambiar o crecer. Observe que el efecto que tuvo en la iglesia ya no es de entusiasmo y poder espiritual pero de miedo, temor por lo que acaba de pasar delante de ellos y posiblemente sintieron temor al examinar sus propios corazones por cualquier rastro de avaricia o insinceridad.
7Después de un lapso como de tres horas entró su mujer, no sabiendo lo que había sucedido. 8Y Pedro le preguntó: Dime, ¿vendisteis el terreno en tanto? Y ella dijo: Sí, ese fue el precio. 9Entonces Pedro le dijo: ¿Por qué os pusisteis de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? Mira, los pies de los que sepultaron a tu marido están a la puerta, y te sacarán también a ti. 10Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró. Al entrar los jóvenes, la hallaron muerta, y la sacaron y le dieron sepultura junto a su marido. 11Y vino un gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que supieron estas cosas.
- Hechos 5:7-11

Observe que Pedro le da a Safira la oportunidad de confesar su error, arrepentirse y recibir el perdón, pero ella se mantiene afirmando la mentira y enfrenta el mismo destino que su esposo. Observe también que Pedro le enfrentó con sus pecados (conspiración para defraudar la iglesia, mentirle al Espíritu Santo). Esta vez Lucas dice que no solo sintieron miedo los que escucharon de los hechos sino toda la iglesia se llenó de temor. Es la primera vez en el libro de Hechos que se usa este término "iglesia" (del griego - "llamados fuera". Originalmente refiriéndose a quienes estaban llamados a servir como líderes de la ciudad, eventualmente se usaba exclusivamente en conexión con el cuerpo de creyentes en Cristo.)

El Crecimiento de la Iglesia – 5:12-16

Después de describir este episodio en particular, Lucas provee una vista más amplia de la situación en Jerusalén y el crecimiento dramático que experimentaba la iglesia gracias en mayor parte al ministerio dinámico de Pedro y los Apóstoles.

12Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios entre el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. 13Pero ninguno de los demás se atrevía a juntarse con ellos; sin embargo, el pueblo los tenía en gran estima.
- Hechos 5:12-13

Lucas describe el lugar donde la iglesia se reunía (el pórtico de Salomón) un patio abierto en el templo que podía acomodar miles de personas. Él destaca la unidad de la joven iglesia junto con su favor con todo el pueblo aunque no se unían a ellos por miedo a los líderes judíos.

14Y más y más creyentes en el Señor, multitud de hombres y de mujeres, se añadían constantemente al número de ellos, 15a tal punto que aun sacaban los enfermos a las calles y los tendían en lechos y camillas, para que al pasar Pedro, siquiera su sombra cayera sobre alguno de ellos.
16También la gente de las ciudades en los alrededores de Jerusalén acudía trayendo enfermos y atormentados por espíritus inmundos, y todos eran sanados.
- Hechos 5:14-16

Aquí vemos la influencia cada vez más ancha de la obra de los Apóstoles ya que su ministerio de sanidad abrió las puertas de oportunidad para alcanzar a personal que vivían más allá de la ciudad de Jerusalén. Esto cumplió la promesa de Jesús en Hechos 1:8 que ellos serían Sus testigos en Jerusalén, en toda Judea (que estaba ocurriendo ahora) y Samaria, hasta las partes más lejanas de la tierra (el ministerio de Pablo).

Persecución – 5:17-42

Segundo Arresto

17Pero levantándose el sumo sacerdote, y todos los que estaban con él (es decir, la secta de los saduceos), se llenaron de celo, 18y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en una cárcel pública. 19Pero un ángel del Señor, durante la noche, abrió las puertas de la cárcel, y sacándolos, dijo: 20Id, y puestos de pie en el templo, hablad al pueblo todo el mensaje de esta Vida.
21Habiendo oído esto, entraron al amanecer en el templo y enseñaban. Cuando llegaron el sumo sacerdote y los que estaban con él, convocaron al concilio, es decir, a todo el senado de los hijos de Israel, y enviaron órdenes a la cárcel para que los trajeran.
22Pero los alguaciles que fueron no los encontraron en la cárcel; volvieron, pues, e informaron,23diciendo: Encontramos la cárcel cerrada con toda seguridad y los guardias de pie a las puertas; pero cuando abrimos, a nadie hallamos dentro. 24Cuando oyeron estas palabras, el capitán de la guardia del templo y los principales sacerdotes se quedaron muy perplejos a causa de ellos, pensando en qué terminaría aquello. 25Pero alguien se presentó y les informó: Mirad, los hombres que pusisteis en la cárcel están en el templo enseñando al pueblo.
- Hechos 5:17-25

Habían sido arrestados anteriormente (Hechos 4:3) y advertidos de no predicar a Cristo. Al aumentar la cantidad de personas que se convertían y se reunían en el área del templo, los líderes no solo sentían celos sino miedo también de que este movimiento amenazara su autoridad y posición. Después del primer arresto los soltaron con una advertencia. Esta vez son librados milagrosamente por un ángel que les instruyó seguir con sus prédicas. Cuando los líderes mandan a traerlos, los guardias no solo informan de que no están, pero que los Apóstoles habían vuelto al templo a predicar.

Tercer Arresto

26Entonces el capitán fue con los alguaciles y los trajo sin violencia (porque temían al pueblo, no fuera que los apedrearan). 27Cuando los trajeron, los pusieron ante el concilio, y el sumo sacerdote los interrogó, 28diciendo: Os dimos órdenes estrictas de no continuar enseñando en este nombre, y he aquí, habéis llenado a Jerusalén con vuestras enseñanzas, y queréis traer sobre nosotros la sangre de este hombre. 29Mas respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres.
30El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros habíais matado colgándole en una cruz. 31A este Dios exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de pecados. 32Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a los que le obedecen.
- Hechos 5:26-32

Defensa de Pedro

Los arrestan de nuevo, con cuidado esta vez por miedo al pueblo, y los traen delante de los líderes judíos para interrogarlos. En su primer arresto los líderes querían saber, "Con qué autoridad haces estas cosas?" (predicar y sanar). Y Pedro había contestado:

  • Por la autoridad de Jesús.
  • Quien ustedes crucificaron.
  • Quien Dios resucitó.
  • Él es el Mesías de acuerdo con la profecía ("la piedra rechazada por los constructores").
  • Él es el único Salvador de todo hombre.

Esta vez su tono es diferente, casi autodefensiva, "¿Por qué continúan haciendo esto (predicar y sanar), quieren echarnos la culpa por la muerte de Jesús?" Estaban siendo insinceros porque sabían exactamente lo que habían hecho al obligar a Pilato a ejecutarlo injustamente.

La respuesta de Pedro repite algunos de los puntos de su apariencia previa delante de ellos:

  • Esta enseñanza y poder sanador viene de Dios.
  • Fueron ustedes, los líderes, quienes lo mataron. Este pecado es suyo.
  • Sin embargo, Dios lo resucitó.

Aquí Pedro agrega más información a su respuesta:

  • Jesús está ahora en el cielo ocupando un lugar de autoridad y poder a la diestra de Dios.
  • Irónicamente, si son culpables, Jesús, el que ellos mataron, es el único a quien ellos, como judíos, pueden apelar para perdón.
  • Las enseñanzas y los milagros que ven son el resultado del Espíritu Santo quien les empodera y mora en quien cree y obedece el evangelio.

Vemos en este breve extracto que la valentía y percepción de Pedro está creciendo. Por ejemplo, rehúsa dejar de predicar y sanar; continúa acusándolos de matar a Jesús, su Mesías; proclama que Jesús es el único Salvador tanto de judíos como de gentiles; revela Su posición en el cielo; y afirma que Él es la fuente de poder para predicar y sanar. Al no humillarse ante ellos y tenerles miedo, Pedro causa celos y rabia entre ellos pero también les obliga a parar y pensar en lo que deben hacer.

El Consejo de Gamaliel

33Cuando ellos oyeron esto, se sintieron profundamente ofendidos y querían matarlos.
34Pero cierto fariseo llamado Gamaliel, maestro de la ley, respetado por todo el pueblo, se levantó en el concilio y ordenó que sacaran fuera a los hombres por un momento. 35Y les dijo: Varones de Israel, tened cuidado de lo que vais a hacer con estos hombres. 36Porque hace algún tiempo Teudas se levantó pretendiendo ser alguien; y un grupo como de cuatrocientos hombres se unió a él. Y fue muerto, y todos los que lo seguían fueron dispersos y reducidos a nada. 37Después de él, se levantó Judas de Galilea en los días del censo, y llevó mucha gente tras sí; él también pereció, y todos los que lo seguían se dispersaron. 38Por tanto, en este caso os digo: no tengáis nada que ver con estos hombres y dejadlos en paz, porque si este plan o acción es de los hombres, perecerá;
39pero si es de Dios, no podréis destruirlos; no sea que os halléis luchando contra Dios.
- Hechos 5:33-39

Gamaliel era un experto en la ley y maestro quien era miembro del sanedrín. Su intervención salvó las vidas de los Apóstoles porque la respuesta de Pedro había provocado una ira asesina en los miembros del concilio. Pedro tuvo que saber que el contenido y la audacia de su responso probablemente significaría su muerte pero habló igual. Lo interesante es que Dios usó uno de los hombres que estaba en contra de los Apóstoles para salvarlos. Nunca sabes cómo Dios te rescatará, pero lo hará.

El consejo de Gamaliel (espera y vea, no hagamos nada imprudente) es aceptado por los otros líderes. La biblia lo menciona como el maestro de Pablo antes de que éste se convirtiera (Hechos 22:3) pero no hace ninguna otra referencia a él después de eso. De acuerdo con Photios (un líder de la iglesia del siglo 9), Gamaliel, junto con sus dos hijos, eventualmente fueron bautizados por Pedro y Juan, y murió en 52 d. C.

El Castigo por el Concilio

40Ellos aceptaron su consejo, y después de llamar a los apóstoles, los azotaron y les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús y los soltaron. 41Ellos, pues, salieron de la presencia del concilio, regocijándose de que hubieran sido tenidos por dignos de padecer afrenta por su Nombre. 42Y todos los días, en el templo y de casa en casa, no cesaban de enseñar y predicar a Jesús como el Cristo.
- Hechos 5:40-42

Los líderes siguen el consejo de Gamaliel hacia la prudencia, pero intentan de nuevo de asustar y disuadir a los Apóstoles y les advierten de dejar de predicar y refuerzan esta advertencia con tortura. El azote eran 39 palizas en la espalda y los lados con palos (Mateo 10:17; 2 Corintios 11:24). Observe que todos los Apóstoles recibieron estos azotes. Su reacción era completamente opuesta a lo que los líderes judíos esperaban: miedo, desánimo, dudas de su causa y misión. Lucas escribe que al contrario, se regocijaron porque este evento comprobó varias cosas:

  1. Eran sinceramente fieles. Al recibir esta paliza y los amenazas sin perder la fe demostró la calidad y la fuerza de su creencia.
  2. Este evento comprobó la certeza de la palabra y promesa de Jesús.
16Mirad, yo os envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sed astutos como las serpientes e inocentes como las palomas. 17Pero cuidaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; 18y hasta seréis llevados delante de gobernadores y reyes por mi causa, como un testimonio a ellos y a los gentiles.
19Pero cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué hablaréis; porque a esa hora se os dará lo que habréis de hablar. 20Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
- Mateo 10:16-20

Lo malo que había dicho que ocurriría pasó pero también se cumplió la promesa de saber qué decir cuando enfrentaban el momento crítico.

  1. Sus acciones demostraron la debilidad de la oposición. Pedro había hablado delante de los líderes judíos dos veces ya y ambas veces no había ningún contraargumento a su predicación del evangelio. Estos supuestos maestros, hombres sabios, líderes de Israel no tenían respuesta ante las acusaciones y afirmaciones de estos humildes pescadores de Galilea.
  2. Dios les consideró dignos (fieles) de sufrir por el nombre de Cristo. No invitaron el rechazo y la violencia pero cuando tuvieron que enfrentarlo a causa de su fe, fueron asegurados de que estaban siguiendo el ejemplo de Jesús quien también había sufrido por hacer la voluntad de Dios.

Ya que los azotes se llevaban acabo en la presencia del sanedrín, la reacción gozosa de los Apóstoles seguramente incomodó a estos hombres quienes presenciaron estas palizas.

Lucas concluye esta sección al destacar un nuevo elemento en el desarrollo de la iglesia primitiva, enseñanza de casa en casa. Probablemente hicieron esto por dos razones:

  1. La congregación estaba creciendo más allá de lo que podían ministrar efectivamente en un solo lugar.
  2. Para evitar la oposición creciente de los líderes judíos quienes controlaban el área del templo donde se reunía la iglesia.

Lecciones

Dios Sabe

Pedro sabía de la decepción de Ananías y Safira porque le fue revelado por el Espíritu de Dios. Es sorprendente como creyentes, quienes deben saber mejor, piensan que pueden esconder sus pecados o motivos de Dios. En el final, no seremos juzgados por nuestros cónyuges o amigos, ni siquiera por nosotros mismos, es el Dios omnisapiente quien nos juzgará.

Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.
- Mateo 12:36

Siempre Hay un Costo

Lucas nos dice que muchos se estaban haciendo cristianos pero la mayoría de las personas, aunque les respetaban, no se unieron a ellos. Es admirable que el pueblo respetara la iglesia pero el respeto no salva ni perdona tus pecados. Para eso son necesarios la fe y la obediencia. Aunque estas personas respetaban la sinceridad, espiritualidad y la bondad de los discípulos, no querían pagar el precio (fe y el posible rechazo de sus familiares y amigos). Entonces no les quedó otra que observar y admirar algo que jamás tendrían, una vida eterna y llena del Espíritu.

Dios es Más Fuerte

Necesitamos recordar que en tiempos de problemas y tristeza, que Dios es más fuerte de lo que nos opone. A lo mejor nosotros no somos más fuerte de lo que nos está doliendo pero Él sí lo es. Lucas describe las líneas de batalla en Hechos: el liderazgo judío, la tradición, el imperio romano, el mundo pagano contra los 12 Apóstoles y una iglesia joven. Con la certeza de la retrospectiva sabemos que eventualmente cada uno de estos fueron vencidas para hacer el camino para Jesús y Su iglesia. Juan dice, "mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo." (1 Juan 4:4). Mantén esto en mente cuando te desanimas: el Espíritu de Dios que mora en ti es mayor que el espíritu del que gobierna este mundo. No siempre será evidente, pero la prueba final será vista cuando nos resucita de la muerte y destruye al malo y todo lo que se nos opone, una vez por todas.

Tarea de lectura: Hechos 6:1-7:60

Preguntas de discusión

  1. ¿En qué maneras le "mentimos" al Espíritu Santo hoy en día? ¿Qué sería un arrepentimiento adecuado por esto? 
  2. Frente a tanta evidencia, ¿por qué crees que los líderes judíos siguieron en su incredulidad? En tu opinión, ¿cuál es la razón que personas hoy día rechazan a Cristo cuando presentados con un evangelio y argumentos similares? 
  3. Describe una manera o un momento en que sufriste por Cristo y cómo te sentiste después. ¿Cómo fue afectada tu fe?