Sección VI - Los eventos #119-128 se discuten junto con aplicaciones prácticas.
11 min

Estamos entrando a la sexta sección de nuestro bosquejo - de la última Pascua a la crucifixión.

En el último capítulo vimos que el Señor salió de la región del norte una última vez, enseñando y haciendo milagros en el camino. La última escena fue en la casa de Simón el leproso con Lázaro, Marta y María junto con Sus Apóstoles compartiendo una cena. Esta cena se comió en Betania, unas pocas millas de Jerusalén y los enemigos poderosos que allí le esperaban.

Esta sección se divide en seis días.

Domingo - 2 de abril

119. Entrada triunfante de Jesús

Mateo 21:1-11; 17; Marcos 11:1-11; Lucas 19:29-44; Juan 12:12-19

La mayoría de las personas que llegaban a Jerusalén para la Pascua generalmente llegaban a pie. Jesús manda a Sus Apóstoles a traerle un asno para poder entrar como profetizó el profeta en Isaías 62:11; Zacarías 9:9. Esto era no solo para mostrar Su rol mesiánico divino, sino también la humildad del Cristo (el salvador mundano que los judíos esperaban habría entrado sobre un caballo).

La multitud clama, ¡Hosana! ("O salve" Salmo 118:25, una expresión de adoración) y ponen sus mantas y frondas de palmas como símbolo de respeto y honor. Las multitudes estaban emocionadas. Una vez llega al templo no encuentra una bienvenida, no hay honor y los líderes no creen en Él.

Él lamenta el juicio venidero sobre la ciudad y la nación por su reacción y vuelve a Betania a quedarse la noche.

Lunes - 3 de abril

120. Jesús maldice la higuera/purifica el templo

Mateo 21:12-19; Marcos 11:12-19; Lucas 19:45-46

La maldición de la higuera después de encontrar que no tenía higos que ofrecerle es una parábola que refleja lo que había ocurrido cuando Jesús llegó a Jerusalén y su pueblo, pero no tenían qué ofrecerle (fe y adoración). Así como la higuera se secará y morirá, también la nación.

En la segunda visita Jesús echa fuera del templo a los mercaderes y animales. Esta era la segunda vez que lo hace. La primera vez fue al principio de Su ministerio, y la segunda al final de ello.

Una vez más vuelve a Betania para pasar la noche.

Martes - 4 de abril

121. Lecciones de la higuera seca

Mateo 21:21-22; Marcos 11:20-26

Jesús vuelve al templo al día siguiente con Sus discípulos y pasan al lado de la higuera maldita y ven que se ha secado por completo literalmente de la noche a la mañana. La lección de Jesús es que con fe todo es posible. Alterar la naturaleza no es gran cosa para Él - ya sea secar un árbol o echar una montaña al mar - ambos son igual de fácil para Él. Sin embargo, lo que suelta poder espiritual es la fe y si los Apóstoles tienen fe, harán cosas aún más grandes.

Sabemos que hicieron estas cosas más grandes porque después vieron resucitar a Jesús y ellos mismos obraron milagros poderosos - incluso resucitaron a personas de la muerte.

122. Jesús enseña en el templo

Mateo 21:23-22:14; Marcos 11:27-12:12

Era la semana de la Pascua y había grandes multitudes en Jerusalén. Conscientes de que las enseñanzas de Jesús provocarían al pueblo, los líderes lo enfrentan con la intención de neutralizarlo. Desafían Su autoridad para echar fuera los mercaderes y Él les responde con preguntarles lo que creían sobre Juan el Bautista.

Recuerde que estas confrontaciones se llevaban a cabo delante de las multitudes así que los líderes estaban preocupados por lo que la gente escucharía. En cuanto a Juan, si decían que fue un profeta Jesús les preguntaría por qué no lo obedecieron. Si rechazaban a Juan abiertamente, la multitud los rechazaría porque ellos creían que él era un profeta. Al fin y al cabo, no eligieron nada diciendo no saber.

Ante esta respuesta Jesús les dice tres parábolas.

1. La parábola de dos hijos

Un padre les pide a sus dos hijos hacer algo. Uno le dice que sí pero no lo hace, el otro le dice que no pero cambia de idea y obedece al padre.

El punto de la parábola fue mostrar que los líderes judíos fueron encargados con un deber que habían aceptado pero no cumplieron, y quienes anteriormente habían desobedecido y descuidado la tarea (los pecadores y los gentiles) algún día obedecerían al Padre a cambio de ellos.

2. Parábola de los labradores malvados

Jesús describe a unos labradores malvados quienes se niegan a pagar lo que deben al dueño de la viña. Rechazaban o mataban a todos los que llegaban a cobrar el arriendo, incluso al hijo del dueño. Al final, Jesús profetiza que el dueño llegará eventualmente a castigarlos. Una vez más, el blanco y el significado de la parábola es obvio.

3. Parábola del banquete de bodas

Un rey prepara un banquete pero ninguno de los invitados quiere venir, hasta golpean y matan a los mensajeros que les entregaron la invitación. El rey los destruye y para poder tener la fiesta de bodas para su hijo, invita a los pobres y destituidos a ser sus huéspedes, ponerse el ropaje de bodas y disfrutar del banquete. Uno se niega a usar el traje ofrecido por el rey y es echado fuera de la fiesta.

Por supuesto que las parábolas fueron dirigidas a los líderes religiosos quienes Jesús ahora está reprochando públicamente por su incredulidad en Él como el Mesías. Como resultado desean matarlo.

123. Jesús responde a preguntas

Mateo 22:15-23:39; Marcos 12:13-40; Lucas 20:20-47

Mientras está en el templo llegan muchos a Él con preguntas y desafíos.

1. Los Fariseos y Herodianos con respecto a los impuestos

Una vez los sacerdotes han fallado en su intento de destruir la credibilidad de Jesús, los Fariseos juntamente con los herodianos (un grupo que apoyaba la posición de Herodes como rey y temían que las enseñanzas de Jesús derrocaran su tenue posición de poder), intentaron desafiarlo al preguntarle si pagar impuestos al Cesar era lícito de acuerdo con la ley de Dios.

Este impuesto era un símbolo del estatus sometido de los judíos bajo Roma. Si Jesús contestaba que sí, enajenaría a Sus seguidores que odiaban la autoridad romana. Si decía que no, lo acusarían de insurrección.

Jesús responde simplemente que el impuesto le pertenece al César (su cara aparece en la moneda) y dárselo no ofendía a Dios puesto que le pertenecía. Pero el Señor dejó en claro que lo que pertenece a Dios también le debe ser entregado. Jesús implica aquí que lo que pertenece a Dios no se debe dar al César y viceversa, lo que delimita hasta dónde llega el gobierno humano y que la autoridad divina continua.

2. Los saduceos preguntan sobre la resurrección

La pregunta anterior era política, la próxima es teológica. Los saduceos no creían en la resurrección o en los ángeles. Rechazaban a los milagros y no aceptaban los libros de los profetas como autoritarios. Solo aceptaban el pentateuco como su autoridad (Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio). Le presentan a Jesús una historia ridícula sobre 7 hermanos quienes tuvieron que casarse con la misma mujer y le preguntan de cual hermano sería la esposa cuando llegan al cielo. La pregunta fue diseñada para burlarse de la idea de la resurrección.

Jesús muestra que su incredulidad y sus errores se basaban en que malentendían el mismo texto que aceptaban. Les mostró que en Éxodo 3:6 Dios se refirió a Sí mismo como el que cuidaba de hombres que tenían mucho tiempo de muertos. Esto significaba que estos hombres continuaban existiendo ante Él de alguna manera. ¡Esto comprobaba el concepto de vida después de la muerte de su propio texto! (YO SOY el Dios de Abraham...).

También les dice algo que solo Dios sabría: que los hombres no tienen esposas en el cielo porque son como los ángeles en su naturaleza (espiritual). No solo contesta su pregunta en sus propios términos pero revela su ignorancia al hacerlo.

3. La pregunta del intérprete de la ley sobre el gran mandamiento

Judíos piadosos repetían a menudo el Shema (Deuteronomio 6:4-5): " Escucha, o Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza."

Cuando un intérprete de la ley le pregunta a Jesús cuál es el mandamiento más grande, el Señor recita el Shema, pero le agrega este versículo acompañante en Levítico 19:18: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Esto lo hace para mostrar que amar a Dios no solo se demuestra en ceremonias y adoración en el templo (lo cual también era importante), sino de manera muy real al mostrarse como amor hacia otros. Nuestro amor a Dios tiene un impacto sobre el mundo solo cuando amamos a otros en Su nombre.

El maestro de la ley concuerda con Jesús y el Señor le dice que no está lejos del reino (lo que le falta por supuesto es tener fe de que Él era el Mesías).

4. Jesús les hace una pregunta

Después de que Sus adversarios han hecho sus preguntas, Él les hace una pregunta con respecto a lo que las Escrituras enseñan sobre el Mesías. Su concepto de Mesías era que sería descendiente del gran rey David y, similar a David, llevaría a la nación a un gran poder político y económico. Jesús corrige esta noción al mostrarles con la Escritura que David mismo describió al Mesías como un ser divino en forma de hombre por el linaje de David (Salmo 110:1: El Señor dijo a mi Señor).

Los judíos entendían las implicaciones de esto (que Jesús afirmaba no solo ser el Mesías, sino el Mesías Divino) y se callaron, sin atreverse decir una sola palabra más.

5. La última advertencia de Jesús

Una vez terminado con sus enseñanzas y respuestas, Jesús reprocha a los sacerdotes, los Fariseos y los escribas. Les reprende por su orgullo (querer el honor de hombres en vez de Dios), hipocresía (no hacer lo que enseñan), legalismo (no enseñar la gracia de Dios) e incredulidad (mataban a los profetas mandados por Dios). Les condena y lamenta sobre la ciudad que lo ha rechazado y que sufrirá destrucción a consecuencia de esto.

124. La ofrenda de la viuda

Marcos 12:41-44; Lucas 21:1-4

Por supuesto no todos los judíos eran como los líderes: avaros, incrédulos y arrogantes. Jesús elogia el amor y la generosidad de la viuda pobre quien da todo lo que tiene como ofrenda para mostrar su fe y confianza en Dios. Se describe esta escena para mostrar la tremenda diferencia entre el siervo humilde y aceptable de Dios (quien tenía poco pero dio mucho) y los rechazados por Dios (quienes fueron dados mucho pero no devolvieron nada).

125. Algunos griegos quieren ver a Jesús

Juan 12:20-36

El grupo final que llega buscando a Jesús eran griegos conversos al judaísmo quienes son poco respetado entre los judíos. Sus ansias por ver y escucharlo, le motiva a ofrecer una oración en la cual:

  • Predice Su muerte otra vez y el fruto que resultará cuando resucita.
  • Se escucha una voz del cielo respondiendo a Su oración de glorificar el nombre del Padre.
  • Anima a la multitud a creer y les advierte de las consecuencias de la incredulidad.

Después de dirigirse al público en general deja el templo de nuevo.

126. Jesús profetiza con respecto a la destrucción de Jerusalén y el fin del mundo

Mateo 24:1-42; Marcos 13:1-37; Lucas 21:5-36

Jesús trae a Pedro, Santiago, Juan y Andrés consigo afuera de la ciudad para enseñarles sobre cosas venideras. En estos pasajes largos Jesús habla acerca de un evento en el futuro cercano (el final de la nación judía con la destrucción de la ciudad y el templo por los romanos - 70 d. de C) como también un evento en el futuro lejano que sería el fin del mundo a Su segunda venida.

Hay algunos que interpretan estos pasajes exclusivamente como escenarios pertenecientes al fin del mundo, sin embargo, Jesús menciona específicamente que estas cosas pasarían en la generación presente en Mateo 24:34.

Es útil si nos damos cuenta de que este pasaje tiene 3 puntos de vista históricos:

  1. Un panorama de la historia mundial que incluye el tiempo presente cuando hablaba Jesús, el futuro cercano refiriéndose a la destrucción de Jerusalén en 70 d. de C., y el final del tiempo cuando Jesús vuelve. (vv. 4-14)
  2. Jesús se extiende a eventos que llevan a la destrucción de Jerusalén en 70 d. de C. (vv.15-35)
  3. Se extiende de nuevo a Su segunda venida al final de los tiempos. (vv. 36-42)

Todo esto es para preparar Sus discípulos para el futuro cercano (70 d. de C.) y lejano (final del mundo).

127. Las últimas parábolas

Mateo 24:43-25:46

Habiendo dado Sus últimas enseñanzas y advertencias a los judíos juntamente con la preparación de Sus Apóstoles con respecto al fin del estado judío, Jesús sigue con contarles parábolas sobre las siguientes personas.

  1. El hombre bueno y la casa
  2. Los siervos sabios y malos
  3. Las diez vírgenes
  4. Los talentos
  5. Las ovejas y cabras

Todas estas tienen un tema similar: que uno no sabe cuando llegará el juicio pero debe estar listo en todo momento para el juicio final.

Miércoles - 5 de abril

Mientras se pone el sol, Jesús está enseñando en el Monte de Olivos preparando a Sus Apóstoles por lo que viene. Oficialmente, el próximo día empieza después de esto así que vemos que mientras emerge el siguiente día el Señor continúa enseñando y capacitando a Sus Apóstoles.

128. Judas conspira traicionar a Jesús

Mateo 26:1-5; 14-16; Marcos 14:1-2; 10-11; Lucas 22:1-6; Juan 12:36-50

Por supuesto, después de ese reproche hiriente, los líderes judíos se ponen de acuerdo para matar a Jesús tan pronto termina la Pascua (para evitar la reacción de las multitudes y disturbios). Judas cayó en su juego al acercarse en este momento preciso con un plan de traicionar al Señor y ellos acuerdan pagarle. Mientras tanto, los escritores dicen que las multitudes todavía están indecisas con respecto a creer quien era Jesús. Muchos de los líderes creían pero temían reconocerlo abiertamente. Jesús pronuncia juicio sobre todos ellos diciendo que al final Sus palabras les juzgaría (queriendo decir que su reacción a Su enseñanza les juzgará ante Dios).

Lecciones

1. Habrá un fin

Los líderes judíos se negaban creer que habría un fin a su nación como Jesús predijo. La historia demuestra que estaban terrible y trágicamente equivocados. Jesús también ha profetizado el fin de nuestro mundo y cómo tenemos que estar listos para eso. Aprendamos de su error y creamos a Jesús cuando nos advierte de esto.

2. Su Palabra juzgará

Padres no juzgarán, la Ley no juzgará, nuestra conciencia no juzgará; el juez final será el Nuevo Testamento. Nuestra reacción a las palabras de Jesús determinará lo que pasa con nosotros en el final. Las ovejas serán quienes siguieron las palabras de Jesús y las cabras serán quienes no pensaban que eran importantes o dignos de ser creídos y obedecidos.

Nuestro estudio bíblico no es un simple ejercicio de aprendizaje, también es un acto de preparación para el final.

LECTURA PARA EL CAPITULO 12

  1. Mateo 26:17-19; Marcos 14:12-16; Lucas 22:7-13
  2. Mateo 26:20-25; 31-35; Marcos 14:17-21; 27-31; Lucas 22:14; 21-38; Juan 13:1-38
  3. Mateo 26:26-29; Marcos 14:22-25; Lucas 22:15-20
  4. Juan 14:1-17:26
  5. Mateo 26:30; 36-56; Marcos 14:26; 32-52; Lucas 22:39-53; Juan 18:1-12
  6. Mateo 26:57-68; Marcos 14:53-72; Lucas 22:54-71; Juan 18:13-27
  7. Mateo 27:1-2;11-30; Marcos 15:1-19; Lucas 23:1-25; Juan 18:28-19:16
  8. Mateo 27:3-10
  9. Mateo 27:31-44; Marcos 15:20-32; Lucas 23:26-38; Juan 19:16-22
  10. Mateo 27:45-61; Marcos 15:33-47; Lucas 23:39-56; Juan 19:23-42
  11. Mateo 27:62-66


Preguntas de discusión

  1. Resuma las siguientes acciones de Jesús:
  2. ¿Por qué Jesús nos enseñaría sobre el fin del mundo pero no nos diría cuándo ocurrirá?
  3. ¿Cómo puedes usar esta lección para crecer espiritualmente y ayudar a otros a tener una relación con Jesús?