Mateo 27:3-10

3Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, 4diciendo: He pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú! 5Y él, arrojando las piezas de plata en el santuario, se marchó; y fue y se ahorcó. 6Y los principales sacerdotes tomaron las piezas de plata, y dijeron: No es lícito ponerlas en el tesoro del templo, puesto que es precio de sangre. 7Y después de celebrar consejo, compraron con ellas el Campo del Alfarero para sepultura de los forasteros. 8Por eso ese campo se ha llamado Campo de Sangre hasta hoy. 9Entonces se cumplió lo anunciado por medio del profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, el precio de aquel cuyo precio había sido fijado por los hijos de Israel; 10y las dieron por el Campo del Alfarero, como el Señor me había ordenado.

Escritura tomada de La Biblia de las Américas® (LBLA), Copyright © 1986, 1995, 1997 por The Lockman Foundation Usado con permiso. LBLA.com