Book:
eBook (.pdf)
 

La salvación

Por  Mike Mazzalongo Al corriente: Wed. May 15th
Esta lección presenta el plan simple pero poderoso que Dios ha iniciado para salvar a la humanidad de la condenación eterna debido al pecado personal y cómo Jesucristo se ajusta a este plan de salvación.

Cada religión tiene una idea de la salvación. Esta palabra usualmente se refiere a algún estado alterado o mejorado de estar en esta vida o una nueva existencia de algún tipo después de la muerte. Cada religión, hemos aprendido, tiene un nombre diferente para la salvación.

  • Los Taoístas lo llamaron balance (ying/yang)
  • Los budistas se refieren a la salvación como el nirvana
  • Los Hindúes lo llaman Muksha.
  • El Islam habla del paraíso.

Así que no importa cómo lo llamen otras religiones o describan su experiencia, sin embargo, todas ellas comparten un camino similar a su propio concepto de salvación.

En todas las religiones a excepción del Cristianismo, la salvación se logra por algún tipo de esfuerzo humano.

Por ejemplo, el Budismo requiere la meditación y el entendimiento, el sacrificio, para poder alcanzar su meta salvadora. El Islam exige que su lealtad, práctica y mantener los cinco ejercicios espirituales, los cinco pilares, hemos hablado sobre eso, si desean llegar al paraíso. Entonces estos son sólo dos ejemplos, pero todas las religiones, aparte del Cristianismo, exigen alguna forma de moral o ley religiosa para ser digno o aceptable de un poder más alto y así ser salvado. Entonces la premisa básica siempre es la misma:

  • La humanidad tiene defectos y está sujeta a la muerte.
  • Dios o un poder mayor o una fuerza mayor de alguna especie provee el conocimiento y el método para mejorar esta condición de defectos y finalmente escapar de la muerte de alguna forma.
  • Ese conocimiento y método está mediado por líderes religiosos que enseñan y mantienen la disciplina espiritual para ser "salvados".
  • Si trabaja suficientemente, entrena suficientemente, es suficiente ferviente en su práctica de reglas y costumbres religiosas, el individuo ganará el premio de la salvación.

A excepción de costumbres y nombres, este ha sido el patrón para obtener la salvación remarcado por la mayoría de las religiones en el mundo a través de la historia de la humanidad. La idea y el enfoque del Cristianismo a la salvación es completamente diferente.

Cristianismo y salvación

El Cristianismo comienza con la misma premisa con respecto a la condición general de la humanidad que tienen otras religiones.

El problema

Los seres humanos tienen defectos. Están sujetos al fracaso moral y al sufrimiento físico, y por último, la muerte. La Biblia, la cual revela la visión del Cristianismo de la salvación humana, enseña que la fuente de esta condición es el pecado de la humanidad. Pablo, por ejemplo, el Apóstol, resume esta idea en su epístola a los Romanos cuando él dice:

Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.
- Romanos 3:23

Y luego él declara cuáles son las consecuencias de esta este pecado:

Pues la paga que deja el pecado es la muerte
- Romanos 6:23a

En otra epístola, Juan el Apóstol esta vez describe lo que es el pecado:

Todo el que peca viola la ley de Dios, porque todo pecado va en contra de la ley de Dios;
- 1 Juan 3:4

Y luego en el Libro de Isaías, el profeta del Viejo Testamento, Isaías explica con más detalle el efecto que el pecado tiene en nosotros y por qué lleva a la muerte:

Son sus pecados los que los han separado de Dios.
- Isaías 59:2a

Así que si resumiera estos pocos versículos sobre el pecado y su efecto, podríamos decir lo siguiente:

  • El pecado es la desobediencia al deseo de Dios.
  • Todos en un momento u otro pecan.
  • Esta desobediencia entonces nos separa de Dios.
  • Esta separación finalmente lleva a nuestra muerte física así como también a nuestro sufrimiento espiritual debido a que nuestro espíritu no puede estar en paz o experimentar dicha si está separado del espíritu de Dios en cuya imagen fue originalmente creado. (Génesis 1:26)

Déjame darte un ejemplo visual de este fenómeno:

Digamos que tiene una planta. El tallo principal es Dios y las hojas son personas. Mientras las hojas estén conectadas a la planta, están vivas y producen más hojas y flores, etc. Pero si tuviera que separar una hoja de la planta principal al cortarla, ¿qué pasaría? Se vería igual, tendría el mismo color, incluso mantendría su frescura por un tiempo.

Sin embargo, después de un tiempo se secaría y moriría. Esa hoja se volvería marrón y eventualmente se convertiría en polvo, no podría renovarse. La planta principal, sin embargo, y sus hojas seguirían viviendo y floreciendo.

Este no es un ejemplo perfecto pero demuestra el proceso que toma lugar por medio del pecado humano y la necesidad de la salvación. Otra palabra para salvación es "rescate." Nacimos sin pecado, unidos a Dios quien nos da vida y sostiene nuestras vidas físicas y espirituales porque estamos unidos a Él. Tarde o temprano pecamos. Desobedecemos Sus mandamientos y Sus leyes respecto al comportamiento moral y espiritual. Y al hacer esto nos separamos de Él y al hacer eso nos hacemos sujetos de más descomposición moral, muerte física, y una separación espiritual de Dios después de la muerte.

El problema aquí es que una vez que estamos cortados de Dios, no tenemos la habilidad de reunirnos a Él, y entonces estamos condenados justo como la hoja muerta que no puede reunirse de nuevo a la planta. Esta es la diferencia esencial entre el Cristianismo y las otras religiones. Otras religiones creen y enseñan que los seres humanos son capaces de reunirse ellos mismos a Dios a través de algún tipo de esfuerzo humano:

  • Adquiriendo algún tipo de conocimiento y entendimiento religioso.
  • Practicando una discipline religiosa tal como la alabanza o la meditación o rituales secretos o peregrinaje.
  • Algunas personas tratan de lograrlo mediante una negación extrema de apetitos humanos o restricciones de comida.

Cual sea la cultura, la tradición o religión, el método es siempre el mismo, un intento para estar reunido con Dios por esfuerzo humano para evitar sufrimiento, muerte, y la separación del alma de su lugar natural con Dios por siempre. El Cristianismo es único en que revela un método para rescatar al hombre basado en las acciones de Dios y no en las acciones humanas.

La solución

La Biblia enseña cómo Dios nos rescata o salva de la muerte causada por nuestra separación de Él debido a nuestros pecados y desobediencia.

1. Dios paga la deuda moral que le debemos.

Cada pecado que cometemos, cada ley que rompemos crea una deuda moral que le debemos a Dios. Esta deuda moral es la causa de nuestra culpa, nuestro remordimiento, y nuestro miedo de la muerte y del juicio porque sabemos que somos culpables. No podemos pagar esta deuda moral porque estamos contaminados por el pecado y no podemos producir la vida perfecta, sin pecado, necesaria para eliminar toda una vida de imperfección y pecado. Dios paga la deuda moral a través de Jesucristo, de esta manera Dios nos "rescata". Pablo, el apóstol, lo explica así:

6Cuando éramos totalmente incapaces de salvarnos, Cristo vino en el momento preciso y murió por nosotros, pecadores. 7Ahora bien, casi nadie se ofrecería a morir por una persona honrada, aunque tal vez alguien podría estar dispuesto a dar su vida por una persona extraordinariamente buena; 8pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. 9Entonces, como se nos declaró justos a los ojos de Dios por la sangre de Cristo, con toda seguridad él nos salvará de la condenación de Dios. 10Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos, con toda seguridad seremos salvos por la vida de su Hijo. 11Así que ahora podemos alegrarnos por nuestra nueva y maravillosa relación con Dios gracias a que nuestro Señor Jesucristo nos hizo amigos de Dios.
- Romanos 5:6-11

Este pasaje explica y señala ciertas características de la religión Cristiana:

1. ¿Por qué Dios tomó una forma humana en Jesucristo?

Sólo una vida perfecta podría ser ofrecida para la deuda moral del hombre y sólo Dios en la forma del hombre podría lograr esta vida perfecta.

2. ¿Por qué Jesús tiene que morir para obtener este perdón por la deuda moral del hombre?

La muerte era requerida porque de acuerdo con las leyes espirituales de Dios, la pecaminosidad humana sólo podía expiada mediante la muerte. Esa es la única forma en la que puedes expiar el pecado. Como dice el escritor de la epístola a los Hebreos:

De hecho, según la ley de Moisés, casi todo se purificaba con sangre porque sin derramamiento de sangre no hay perdón.
- Hebreos 9:22

Una vida perfecta era requerida para compensar la vida imperfecta de la humanidad que fue destruida por el pecado. Dios toma la forma de un ser humano, lo llamamos Jesucristo, y ofrece Su vida inocente y perfecta como un sacrificio para pagar la deuda moral del pecado por toda la humanidad.

3. ¿Cómo el sacrificio de Jesús paga por los pecados de todos?

Si Jesús sólo fuera un hombre, incluso un hombre bueno y santo, Su sacrificio podría expiar por él mismo y tal vez por otra persona. Un hombre puede paga por otro individual. Pero debido a que Jesús es Dios y tiene una naturaleza divina, el valor intrínseco de Su vida y entonces Su sacrificio es diferente. Como Dios, el sacrificio de Su vida divina es capaz de pagar por los pecados de toda la humanidad:

Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios. Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu.
- 1 Pedro 3:18

4. ¿Cuál fue el propósito del pueblo Judío?

Dios escogió un hombre, Abraham, y de él creó una gente especial. Él les dio su religión. Él les dio un país, él les dio leyes y formó su cultura e historia y su religión. Leemos sobre esto en el viejo testamento. La razón para esto fue para proveer un escenario religioso, cultural e histórico en el cual apareciera como Jesucristo. Su propósito fue el de ofrecer su vida por los pecados de la humanidad. El pueblo Judío fue el vehículo utilizado para hacer su apariencia humana y para ser también la primera nación en la cual este perdón sería ofrecido.

5. ¿Cuál es el papel de la Biblia?

La Biblia es el recuento inspirado del plan de Dios para salvar a la humanidad a través de Jesucristo. Registra el comienzo del mundo pero después se enfoca en la formación del pueblo Judío, y luego continúa relatando su historia hasta la aparición de Jesús y sigue con los relatos de los testigos de Su muerte y su entierro, resurrección, Su ascensión. La Biblia termina con la historia de la formación de Su iglesia y la propagación del Cristianismo en el primer siglo.

Su tema principal, sin embargo, es la salvación de la humanidad por medio de Jesucristo. Pablo el Apóstol resume esta idea en escrito a un joven ministro cuando dice lo siguiente.

Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús.
- 2 Timoteo 3:15

Y así el Cristianismo presenta una forma única de tratar con las consecuencias de la debilidad humana y el fracaso moral, no por esfuerzo humano y práctica religiosa o intentos para lograr la perfección moral, pero Dios mismo a través de Jesucristo se ofrece como un pago por la muerte de nuestros pecados. En el Cristianismo, Dios nos rescata de la muerte, de la separación, de la condena porque nosotros mismos no tenemos el poder de rescatarnos . No es decir que los humanos no tengan participación en el rescate. Ofrecemos algo a Dios, pero es la única cosa que verdaderamente le tenemos que dar a Dios y eso es nuestra fe.

Esto nos trae a la segunda enseñanza importante en la Biblia con respecto a este tema de salvación.

La salvación está basada en la fe, no en el esfuerzo humano.

En el Cristianismo, Dios hace lo que es imposible para la humanidad. Y eso es pagar la deuda moral del pecado, y el hombre hace lo que es humanamente posible, él confía en Dios. Esta es la suma de la salvación. Dios le ofrece al hombre el rescate de la muerte y la separación causada por el pecado y el hombre cree y confía en Dios para lograr esto de Su parte. Ese es el trato. "Te rescato." "Confías en mí para hacer el trabajo." Esta hermosa reconciliación es descrita en varias formas en la Biblia.

Por lo tanto, ya que fuimos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe, tenemos paz con Dios gracias a lo que Jesucristo nuestro Señor hizo por nosotros.
- Romanos 5:1
»Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
- Juan 3:16

Regresando a mi ejemplo de la separación con la planta utilizada anteriormente en esta lección; en el Cristianismo es como si Dios tomara la rama cortada y la reuniera de vuelta con Él mismo. La gente hace esto todo el tiempo. con las plantas y árboles dañados Se llama injertar. Cortan un trozo y reúnen las ramas dañadas de la hoja y lo sostienen en su lugar con un tipo de envoltura.

De la misma forma Dios nos injerta de regreso a Él mismo y el elemento que nos sostiene en nuestro lugar, por así decirlo, es la fe. La fe es lo que nos sostiene y nos injerta de vuelta a la vida de Dios, la persona de Dios. Esta es la doctrina clave de la religión Cristiana. La salvación por fe mediante la gracia. En otras palabras, debido a la generosidad de Dios, Su gracia, Él nos ofrece salvación, rescate, basada en nuestra fe en Jesucristo y no basada en bien personal o esfuerzo humano.

Pablo el Apóstol lo dice de esta manera:

21Pero ahora, tal como se prometió tiempo atrás en los escritos de Moisés y de los profetas, Dios nos ha mostrado cómo podemos ser justos ante él sin cumplir con las exigencias de la ley. 22Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere.
- Romanos 3:21-22

Claro que hay varias facetas y detalles de la religión Cristiana que no he mencionado aquí, pero la cuestión de la salvación y cómo es producida por Dios y recibida por el hombre es la enseñanza principal de la Biblia y de la fe Cristiana. Ahora, hay algunas preguntas que naturalmente surgen de esta enseñanza y que la mayoría de nosotros ya sabe sobre el Cristianismo.

¿Qué es la fe y qué debemos creer exactamente?

Creencia, por simple definición, es aceptar algo como verdad. En el Cristianismo, aceptamos como verdad que Jesucristo es el hijo de Dios. Cuando fue retado a creer, Pedro, uno de sus apóstoles, demostró la esencia de la creencia Cristiana cuando dijo lo siguiente. "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" Mateo 16:16.

Hay muchas otras enseñanzas y detalles de la fe Cristiana que uno debe conocer y entender y creer. Sin embargo, por el bien de la salvación, el asunto esencial es lo que creemos sobre Jesucristo. Claro que esta creencia incluye nuestra confianza en que Su muerte paga por nuestros pecados y nuestra fe en Él nos compensa ante Dios.

¿Qué hay del arrepentimiento y el bautismo?

En la Biblia, la fe casi siempre está asociada y acompañada por el arrepentimiento y el bautismo. El arrepentimiento se refiere al cambio de opinión. Un punto de inflexión de la no creencia y el pecado hacia la creencia y un deseo de complacer a Dios. La palabra en Inglés "Bautismo" viene de una palabra Griega la cual significa caer o sumergir en agua. Y entonces en la Biblia aquellos que creyeron en Jesús expresaron esa creencia o esa fe por medio del arrepentimiento, esa decisión de cambiar su actitud y el bautismo, inmersión en agua.

Por ejemplo, Cuando Pedro el Apóstol predicó sobre la muerte y resurrección de Jesús, él motivó a la gente a creer. Y cuando ellos le respondieron y le preguntaron cómo iban a hacer esto, esto fue lo que les dijo.

Pedro contestó: —Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
- Hechos 2:38

En otro pasaje, Pablo el Apóstol describe lo que le fue dicho antes de que fuera bautizado por un hombre llamado Ananías,

¿Qué esperas? Levántate y bautízate. Queda limpio de tus pecados al invocar el nombre del Señor".
- Hechos 22:16

Para resumirlos. Dios ofrece la salvación a través del sacrificio de Jesucristo. Y aceptamos ese sacrificio para nuestros pecados personales por fe, eso es al creer que Jesús es el hijo de Dios. Y expresamos esa fe de acuerdo al mandamiento de Dios en arrepentimiento y bautismo.

¿Quién se puede convertir en un Cristiano y cuándo una persona puede ser bautizada?

Jesús responde esta pregunta cuando Él habló con Sus apóstoles, registrado en el Evangelio de Marcos.

15Entonces les dijo: «Vayan por todo el mundo y prediquen la Buena Noticia a todos. 16El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que se niegue a creer, será condenado.
- Marcos 16:15-16

Y así el mismo Jesús dice que las buenas nuevas de la salvación son para todos. Cualquiera que crea y sea bautizado, de acuerdo a Jesús, es salvado. No hay excepciones basadas en color o raza, perdón. Educación, género, posición social. Sin embargo, Él también aclara que aquellos quienes se rehúsan a creer no tienen una forma alternativa para ser salvados. Eso significa que cuando venimos a creer, entonces no debemos dudar en expresar esa fe en la forma en que Dios deseó por medio del arrepentimiento y el bautismo.

Entonces conforme cerramos esta lección en la salvación, déjenme motivar a todos los que escuchen este mensaje a creer en Jesucristo y confiar en la manera de salvación que sólo Él ofrece. Si aun no has expresado tu fe y arrepentimiento y bautismo, entonces necesitas hacerlo tan pronto como sea posible.

Preguntas de discusión

  1. ¿Cuál es la visión más común de la salvación entre las principales religiones y por qué han llegado a esta conclusión?
  2. ¿Por qué crees que muchas personas no tienen "sentimientos" de pérdida? ¿Qué se puede hacer para revelarles esto?
  3. ¿Por qué crees que algunas personas abandonan el cristianismo para convertirse en musulmanes, budistas o hindúes?

"BibleTalk materials are well done and contain sound Bible Teaching. I encourage churches to become aware of this excellent service."


Dr. Stafford North
Professor of Bible
Oklahoma Christian University