En esta lección Mike discute las varias ideas a través de la historia que varios maestros han tenido con respecto al significado de la expiación así como la obra vital del Espíritu Santo en el plan de salvación.
Idiomas

Intercesión/Mediación – H. Nichols

Introducción – Revisión

A. Dos metas principales en la historia humana en las cuales el Espíritu Santo se halla activo para lograr la salvación del hombre:

  1. La cruz de cristo
  2. La glorificación de la iglesia.

B. En el período del Antiguo Testamento, el Espíritu Santo estuvo activo preparando el camino a la cruz:

  1. Creación - Dando forma a la creación real en su formato final (sobrevolar = vibrar, Génesis 1:1) de forma sostenida (la creación tras la caída del pecado, Job 34:14-15; Salmo 104:30).
  2. Nación de Israel - Les capacitó para ser el pueblo escogido de Dios. Líderes dotados, profetas inspirados, supervivencia milagrosa.
  3. Ministerio de Jesús - Lleno del Espíritu Santo, habló por el Padre. Hizo milagros. Cumplió profecías. Resucitó de entre los muertos.

Toda esta actividad del Espíritu Santo durante siglos llevó a que se lograra la primera meta de Dios Padre: la muerte de Jesús en la cruz. Meta #1 = la cruz.

El significado de la cruz

Hemos dicho que el primer objetivo de la Deidad/Trinidad fue la cruz. La pregunta en este punto es: ¿Qué sentido tiene?, ¿Por qué es tan importante la cruz? La cruz de Jesús es importante porque logra lo que llamamos la "expiación". Una palabra que no usamos en una conversación normal - solo la escuchamos en la iglesia y en los sermones - y sobre la que no siempre estamos seguros de su significado. A lo largo de los siglos se han desarrollado muchas teorías sobre su exacto significado y aplicación. Por ejemplo:

1. Teoría del rescate (un término vinculado al secuestro)

quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo.
- 1 Timoteo 2:6

El rescate es un recurso tomado de la trata de esclavos: era el precio pagado por la libertad de un esclavo. Los primeros escritores patrísticos (siglo I-V) consideraron que la muerte de Jesús en la cruz era el precio pagado al diablo a cambio de las almas de los hombres y mujeres pecadores. No hay apoyo bíblico para esta interpretación.

2. Teoría de la influencia moral – Peter Abelard, monje Benedictino

Su teoría giraba en torno a la idea que Jesús murió para mostrar al hombre cuán malvado era. Una vez que reconociera esto, le "influiría" para que se volviera a Dios. Abelard argumentó que la muerte de Jesús no fue un rescate sino un destello cegador del amor de Dios, cuyo puro poder ético y moral persuadiría a los hombres a arrepentirse.

Esta teoría, sin embargo, ignora por completo el concepto bíblico de la justicia de Dios y Su rectitud, que requiere una rendición de cuentas por el pecado ya cometido. En otras palabras, es bueno que los hombres se aparten del pecado y se vuelvan a Dios, pero ¿qué pasa con la justicia y el castigo por los errores cometidos? ¿Quiénes y cómo se atienden estas infracciones y los daños/perjuicios causados?

Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
- Romanos 6:23ª

3. Teoría de la sustitución/satisfacción (Lutero/Calvino)

Su explicación era que Jesús murió en la cruz, en lugar nuestro, sufriendo una muerte que nosotros, como pecadores, merecíamos sufrir. Esta idea fue la más desarrollada teológicamente. Hicieron hincapié en el punto de que la cruz era un pago; la idea -revolucionaria para ese tiempo- era que Dios mismo pagó por el pecado en la cruz. La creencia dominante en un momento que el catolicismo gozó de máxima influencia religiosa era que el pecador tenía un papel que jugar en su redención y que se concretaba en ciertos ejercicios religiosos (rezar el rosario, peregrinaciones, ir a misa en ciertos días, etc.). Aunque todo estaba envuelto en pompa y ceremonia católica en latín y en cierto misterio (encendido de velas, agua bendita), consistía básicamente en un sistema de salvación por obras. La reforma protestante fue en gran medida una reacción y rechazo a esta tendencia en el catolicismo.

4. La teoría del mártir (teólogos liberales modernos)

Esta teoría, que explica la cruz y la expiación, sostenía que Jesús fue un gran mártir que murió por ciertos principios divinos. Dieron crédito al movimiento cristiano sobre Jesús y Su muerte, así como a Martin Luther King, a quien se atribuye el movimiento por los derechos civiles en los EE.UU. Sin embargo, esta teoría también negaba Su deidad.

5. La Teoría Justa/Justificadora (la más desarrollada y precisa bíblicamente)

para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que Él sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús.
- Romanos 3:26

Habla del motivo de la muerte de Cristo en la cruz y del significado esencial de la expiación. Explicación:

A. Justo

  • La perfecta santidad y justicia de Dios (Él es el dador, el guardián y ejecutor de la Ley) ... exige que la maldad, el pecado, la violación de Su Ley sean castigados.
  • La muerte (separación del alma de la Divinidad y separación del alma de Dios) es el castigo.
  • La divinidad de un Dios justo requiere que Él lleve a cabo las demandas de Su Ley sin excepciones, de lo contrario la ley se ve comprometida y anulada.

B. Justificador

  • Dios es amor (1 Juan 4:8)
  • El amor perfecto de Dios obliga a servir al pecador perdido.
  • Su amor por la humanidad le mueve a encontrar la manera de rescatarle sin comprometer su justa Ley.

C. El plan de expiación Le permite cumplir Su perfecta justicia y Su perfecto amor en un solo acto.

  • El diccionario define la palabra expiación como "una reparación por un mal o daño".
  • Algunos sinónimos de la palabra expiación son restitución, redención, enmienda, expiación, propiciación. La Biblia usa estas diversas palabras cuando habla de lo que Jesús logró con Su muerte en la cruz.

La expiación permite que Dios sea tanto el Justo como el Justificador, al mismo tiempo. La expiación vicaria es cuando alguien que no es la parte culpable paga el precio que la Ley exige por el pecado: la muerte.

  • Se podría decir: ¿Por qué Dios no perdona a todo el mundo? Al fin y al cabo, Él es Dios y puede hacer lo que quiere.
  • La respuesta es que salvar a la humanidad con un perdón general solo resuelve una parte del problema.
  • ¿Quién o cómo se paga la deuda requerida por la Ley perfecta de Dios?

Una vista previa de este dilema se muestra en Daniel 6:13-23. En esta historia Darío, rey de los medos, promulgó una ley condenando a muerte a cualquiera que no adorara su imagen (fue una maniobra política para consolidar su poder y el trono sobre una población muy diversa). Daniel, un judío exiliado en Babilonia, a quien el rey favorecía por su sabiduría y servicio a la corona, se negó a inclinarse porque violaría la prohibición de Dios de adorar ídolos e imágenes. Finalmente, Daniel fue acusado de un delito capital por otros funcionarios del rey, celosos del favor de Daniel con el monarca. El rey Darío se enfrentó a un dilema imposible: cómo salvar a alguien a quien deseaba favorecer sin poner en peligro la integridad de su ley (si dejaba ir a este, ¿quién tomaría la ley en serio?) Si debilitaba la ley del rey, debilitaba al rey y la estabilidad de su reino que descansaba en la ley.

13Entonces ellos respondieron y dijeron al rey: Daniel, que es uno de los deportados de Judá, no te hace caso, oh rey, ni del mandato que firmaste, sino que tres veces al día hace su oración. 14Al oír estas palabras, el rey se afligió mucho y se propuso librar a Daniel; y hasta la puesta del sol estuvo buscando la manera de librarlo. 15Entonces aquellos hombres vinieron de común acuerdo al rey y le dijeron: Reconoce, oh rey, que es ley de los medos y persas que ningún mandato o edicto que el rey establezca, puede ser revocado. 16El rey entonces dio órdenes que trajeran a Daniel y lo echaran en el foso de los leones. El rey habló a Daniel y le dijo: Tu Dios, a quien sirves con perseverancia, Él te librará. 17Trajeron una piedra y la pusieron sobre la boca del foso; el rey la selló con su anillo y con los anillos de sus nobles, para que nada pudiera cambiarse de lo ordenado en cuanto a Daniel. 18Después el rey se fue a su palacio y pasó la noche en ayuno; ningún entretenimiento fue traído ante él y se le fue el sueño.
19Entonces el rey se levantó al amanecer, al rayar el alba, y fue a toda prisa al foso de los leones. 20Y acercándose al foso, gritó a Daniel con voz angustiada. El rey habló a Daniel y le dijo: Daniel, siervo del Dios viviente, tu Dios, a quien sirves con perseverancia, ¿te ha podido librar de los leones? 21Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre. 22Mi Dios envió su ángel, que cerró la boca de los leones, y no me han hecho daño alguno porque fui hallado inocente ante Él; y tampoco ante ti, oh rey, he cometido crimen alguno. 23El rey entonces se alegró mucho y mandó sacar a Daniel del foso. Cuando Daniel fue sacado del foso, no se encontró en él lesión alguna, porque había confiado en su Dios.
- Daniel 6:13-23
  • Verso 14 – El rey trató de encontrar una escapatoria para salvar a Daniel, pero no la halló.
  • Verso 15 – Una ley es una ley, sin excepciones.
  • Verso 18 – ¡El rey oró por una solución porque no tenía forma de guardar su ley y salvar a su amigo!
  • Versículo 22: Daniel fue salvado por Dios, porque obedeció la ley superior de Dios, incluso si ello significaba su muerte.
  • Verso 23 – La fe fue la base para la victoria.

De este modo, lo que Darío no pudo hacer - ser justo y misericordioso al mismo tiempo - Dios lo logró a través de la expiación vicaria. Él fue justo porque satisfizo las demandas de Su ley: muerte por desobediencia; y fue misericordioso porque envió a Su Hijo en forma de hombre -el hombre no podía hacerlo- vicariamente (en lugar de otra persona) sufrió la muerte (sistemática de Dios) como pago (expiación) por los pecados de toda la humanidad. Como la vista previa que vimos en Daniel, Jesús fue salvado (resucitado) porque era inocente.

Gracias a la cruz:

  1. Se hace Justicia – la Ley es satisfecha
  2. Se tiene misericordia – el hombre pecador es salvado

Otra pregunta: ¿qué tiene esto que ver con la Trinidad?

Respuesta: Para ello tiene que haber una Trinidad/Divinidad dinámica.

- Sin Trinidad - Sin Jesús - Sin expiación vicaria - Sin perdón – No hay salvación - Ni vida eterna - Ni evangelio - Ni esperanza.

Resumen: preguntas y respuestas

P: ¿Qué tiene que ver toda esta discusión sobre la cruz y la expiación, con el Espíritu Santo?

  • R: La cruz es la respuesta a la pregunta: ¿Qué hace exactamente el Espíritu Santo?
  • R: Porque al final Él realmente hace una cosa.

P: Pensaba que el Espíritu Santo hacía muchas cosas en relación con el hombre (mantenía la creación, la nación judía, el ministerio de Jesús, etc.)…

  • R: Cierto, hace todas estas cosas, pero todas ellas están directamente relacionadas con la principal.
  • R: Son como los radios de una rueda, cuyo centro es la cruz de Jesucristo. Si se quita el cubo y los radios no están conectados, la rueda no puede funcionar y pierde su sentido.

P: Así pues, el Padre inicia el plan de salvación - una expiación vicaria - y elige o escoge al Hijo; el Hijo revela el plan y cumple la expiación requerida con su muerte en la cruz, sepultura y resurrección. ¿Qué hace entonces el Espíritu Santo en este plan de salvación?

  • R: El Espíritu Santo levanta la cruz de Cristo ante los hombres.
Y yo, si soy levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.
- Juan 12:32

Toda la actividad del Espíritu Santo, desde la creación hasta el mismo momento de la segunda venida de Jesús en el final del mundo, está conectada con la resurrección de la cruz de Cristo, tanto cuando actúa externamente en el mundo como cuando actúa internamente, en el corazón de cada uno. Es este levantamiento de la cruz de Cristo hasta que Él regrese, el rol del Espíritu Santo respecto al plan de salvación de Dios Padre.

Preguntas de discusión

  1. ¿Qué tiene que ver la cruz y la expiación, con el Espíritu Santo?
  2. ¿Dónde encaja el Espíritu Santo?
  3. ¿Qué acomete el Espíritu Santo en el plan de Salvación?