Esta lección demuestra el papel que desempeña el Espíritu Santo en la ejecución del objetivo número uno de Dios Padre al enviar a Jesús a morir en la cruz por los pecados de toda la humanidad.
Idiomas

Hemos analizado dos puntos de vista respecto de la relación entre la Deidad/Trinidad:

  1. Hacia Dios (dentro de la Deidad): todos son similares en carácter, poder, revelación (cada uno se revela como igualmente divino).
  2. Hacia el hombre (su apariencia frente al hombre): tras la caída de la humanidad en el pecado, cada persona en la Deidad ha asumido una función diferente en el cumplimiento del plan salvífico, por la condena debida al pecado de la que todos los humanos son culpables. Si hay diferencias entre personas en la Deidad, se debe a la función y no a la naturaleza.
    1. Por ejemplo, si uno no sabe algo (como Jesús dijo que no sabía acerca del fin de los tiempos – Mateo 24:36) es porque Él, en Su papel o función de Hijo, eligió no saber.
    2. Si el Hijo se somete al Padre y es enviado por el Padre en función de sacrificio, esta sumisión es motivada por el amor y la humildad, no por razón de inferioridad.
    3. Dios Hijo es amor en cuanto se somete a la voluntad de Dios Padre para llevar a cabo el plan de salvación de la humanidad.

Hemos visto en este estudio cómo funciona el Espíritu Santo con relación a la Trinidad para llevar a cabo el plan de salvación. Hemos concluido que Él es Dios y ahora necesitamos estudiar cómo funciona para con el hombre en la realización del plan de salvación.

  1. El Padre – eligió el plan (expiación vicaria). Envió al Hijo para completar el plan
  2. El Hijo – reveló el plan a la humanidad. Cumplió el plan con Su muerte, sepultura y resurrección.
  3. El Espíritu Santo – veremos la función del Espíritu Santo para llevar a cabo el plan de salvación de Dios.

Debemos considerar previamente para ello que, aunque cada persona en la Deidad parece tener funciones diferentes, las tres actúan en una unidad perfecta sin que ninguna funcione independientemente de las demás.

Por ejemplo, el Padre escogió el plan, pero el Espíritu Santo y el Hijo lo sabían y estuvieron de acuerdo, y el Padre envió al Hijo y el Hijo se encarnó a través de un nacimiento milagroso y fortalecido por el Espíritu Santo.

La función del Espíritu Santo

A continuación, un resumen de la historia humana desde la perspectiva de Dios. Dios tiene esencialmente dos metas que cumplir en toda la historia, dos metas que determinan el lugar del hombre en la eternidad; el resto de los eventos de la historia son solo pantallas decorativas.

Meta #1

Ejecutar el plan de salvación (expiación vicaria) en tiempo real que sería la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo.

25Y a aquel que es poderoso para afirmaros conforme a mi evangelio y a la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que ha sido mantenido en secreto durante siglos sin fin, 26pero que ahora ha sido manifestado, y por las Escrituras de los profetas, conforme al mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las naciones para guiarlas a la obediencia de la fe,
- Romanos 16:25-26
3Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 4el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento[a] de la verdad. 5Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre, 6quien se dio a sí mismo en rescate por todos, testimonio dado a su debido tiempo.
- 1 Timoteo 2:3-6

Meta #2

La glorificación y exaltación de la iglesia que pertenece a Cristo, a Su regreso.

9Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, 10cuando Él venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído; porque nuestro testimonio ha sido creído por vosotros
- 2 Tesalonicenses 1:9-10

Desde la perspectiva de Dios, la primera y la segunda venida de Jesucristo son los puntos culminantes de toda la historia humana. Todos los eventos se desarrollan en función de estos dos, nos percatemos o no.

Cómo funciona el Espíritu Santo y cómo se mantiene activo para lograr estos dos objetivos es el objeto de nuestro estudio. Llegamos a saberlo analizando lo que ha hecho para lograr la realización de estas dos metas: 1) La cruz de Cristo 2) La gloria de la iglesia.

Por supuesto, el Espíritu Santo puede haber estado activo de otras maneras, pero examinaremos solo la información que se nos revela en la Biblia.

El Espíritu Santo – Antiguo Testamento

La actividad del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento se dirigió, principalmente, hacia la primera meta del Padre.

Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley,
- Gálatas 4:4

En Su función durante el período del Antiguo Testamento, el Espíritu Santo estuvo principalmente involucrado en dos esferas de actividad:

1. La Creación

Para que Jesús viniera, debía haber un mundo creado y sostenido.

A. El Espíritu Santo estuvo activo en la creación inicial antes de la caída del hombre.

Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.
- Génesis 1:2

B. También estuvo activo tras la caída del hombre, sosteniendo y manteniendo una creación y humanidad caídas.

24¡Cuán numerosas son tus obras, oh Señor!
Con sabiduría las has hecho todas;
llena está la tierra de tus posesiones.
25He allí el mar, grande y anchuroso,
en el cual hay un hervidero innumerable
de animales tanto pequeños como grandes.
26Allí surcan las naves,
y el Leviatán que hiciste para jugar en él.
27Todos ellos esperan en ti,
para que les des su comida a su tiempo.
28Tú les das, ellos recogen;
abres tu mano, se sacian de bienes.
29Escondes tu rostro, se turban;
les quitas el aliento, expiran,
y vuelven al polvo.
30Envías tu Espíritu, son creados,
y renuevas la faz de la tierra.
- Salmo 104:24-30

Esta intervención de Dios - Espíritu Santo fue especialmente necesaria tras la completa destrucción del mundo por el diluvio universal acontecido por la pecaminosidad del hombre. El Espíritu Santo sostiene un mundo caído habitado por una mayoría de personas caídas para que se puedan alcanzar las dos metas principales del Padre.

He aquí la función del Espíritu en la creación y tras la creación para servir al plan de Dios, así como Su función con respecto a...

2. La Nación de Israel

Para que Jesús entrara en el mundo físico como hombre, necesitaba una identidad humana, social, cultural y religiosa. Comenzando con un hombre, Abram (renombrado Abraham), que vivía en la capital mesopotámica de Ur (el actual Irak), Dios formó una familia, una tribu y, finalmente, una nación con su propia historia, cultura, leyes y religión. Fueron conocidos como judíos y a éstos se les asignó la tierra de Israel como hogar.

Según el plan de Dios, meta #1 - Jesús vendría a la tierra y entraría en la historia humana en la etapa de la nación judía. La nación judía sería el canal a través del cual Cristo vendría para completar la meta #1 (expiación vicaria) a través de Su muerte, sepultura y resurrección.

EXPIACIÓN VICARIA =
EL INOCENTE PAGANDO CONSCIENTEMENTE UNA DEUDA DEL CULPABLE.

Ahora bien, ser judío no te salvaba automáticamente; significaba que Dios ofrecería la salvación al mundo a través de alguien de tu nación. Nótese que la Biblia guarda silencio sobre la actividad directa del Espíritu Santo en el desarrollo del pueblo elegido. La interacción es, en gran medida, entre el Padre y los Patriarcas, ya que Dios Padre llama y elige a Abraham y a sus diversos descendientes (Isaac, Jacob, José, Moisés, Josué, etc.).

Sin embargo, una vez formada la nación, el Espíritu Santo es visto como fuente de poderes extraordinarios y sobrenaturales que permitieron a algunos experimentar lo siguiente:

A. Liderazgo (sabiduría, coraje, conocimiento, etc.)

Moisés a los ancianos:

16Entonces el Señor dijo a Moisés: Reúneme a setenta hombres de los ancianos de Israel, a quienes tú conozcas como los ancianos del pueblo y a sus oficiales, y tráelos a la tienda de reunión y que permanezcan allí contigo. 17Entonces descenderé y hablaré contigo allí, y tomaré del Espíritu que está sobre ti y lo pondré sobre ellos, y llevarán contigo la carga del pueblo para que no la lleves tú solo.
- Números 11:16-17

Josué:

18 Y el Señor dijo a Moisés: Toma a Josué, hijo de Nun, hombre en quien está el Espíritu, y pon tu mano sobre él;
- Números 27:18

Sansón:

24Y la mujer dio a luz un hijo y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció y el Señor lo bendijo. 25Y el Espíritu del Señor comenzó a manifestarse en él en Mahané-dan, entre Zora y Estaol.
- Jueces 13:24-25

Saúl:

Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con gran poder, profetizarás con ellos y serás cambiado en otro hombre.
- 1 Samuel 10:6

David:

Entonces Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos; y el Espíritu del Señor vino poderosamente sobre David desde aquel día en adelante. Luego Samuel se levantó y se fue a Ramá.
- 1 Samuel 16:13

Estas personas llegaron a la conclusión de que ningún hombre era digno de liderazgo, a menos que fuera guiado por el Espíritu Santo.

B. Mano de obra (habilidad extraordinaria)

1Y el Señor habló a Moisés, diciendo: 2Mira, he llamado por nombre a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. 3Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte, 4para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, 5y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera; a fin de que trabaje en toda clase de labor.
- Éxodo 31:1-5

C. Profecía (Hablando por Dios/Futuro)

El Espíritu Santo proporcionó registros orales precisos sobre la creación: la historia humana temprana; las leyes morales; las predicciones de la venida y la obra de Jesús. Por ejemplo:

Moisés:

Entonces el Señor descendió en la nube y le habló; y tomó del Espíritu que estaba sobre él y lo colocó sobre los setenta ancianos. Y sucedió que cuando el Espíritu reposó sobre ellos, profetizaron; pero no volvieron a hacerlo más.
- Números 11:25

David:

1Estas son las últimas palabras de David.
Declara David, el hijo de Isaí,
y declara el hombre que fue exaltado,
el ungido del Dios de Jacob,
el dulce salmista de Israel:
2El Espíritu del Señor habló por mí,
y su palabra estuvo en mi lengua.
- II Samuel 23:1-2

Isaías:

El Espíritu del Señor Dios está sobre mí,
porque me ha ungido el Señor
para traer buenas nuevas a los afligidos;
me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón,
para proclamar libertad a los cautivos
y liberación a los prisioneros;
- Isaías 61:1

El Antiguo Testamento no se ocupa de la "manera de habitar", sino del hecho muy real de que ciertas cosas fueron hechas por el poder del Espíritu Santo y que no se podían hacer de otra manera. La obra del Espíritu Santo en el período del Antiguo Testamento llega a su fin y la primera de las metas del Padre está a la vista cuando observamos cómo operó en el período previo, incluida la vida de Dios - Hijo, Jesucristo.

El Espíritu Santo Antes/Durante la Vida de Jesús

A. La actividad del Espíritu Santo es más observable antes y tras la vida de Jesús que durante la misma.

Mientras Jesús está en la tierra, Él es la presencia dinámica de la Deidad activa entre los hombres. La Trinidad trabaja al unísono, pero la mayoría de las veces se revela individualmente.

B. La obra del Espíritu Santo antes del nacimiento de Jesús

1. Envío de Juan el Bautista:

13Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas, porque tu petición ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre 13Pero el ángel le dijo: No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y lo llamarás Juan. 14Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento. 15Porque él será grande delante del Señor; no beberá ni vino ni licor, y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre.
- Lucas 1:13-15

2. La primera meta de Dios a la vista y anunciada:

E irá delante de Él en el espíritu y poder de Elías para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los desobedientes a la actitud de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto.
- Lucas 1:17

3. María concibe:

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.
- Lucas 1:35

C. La obra del Espíritu Santo en la vida de Jesús.

1. El bautismo de Jesús

13Entonces Jesús llegó de Galilea al Jordán, a donde estaba Juan, para ser bautizado por él. 14Pero Juan trató de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? 15Y respondiendo Jesús, le dijo: Permítelo ahora; porque es conveniente que cumplamos así toda justicia. Entonces Juan se lo permitió. 16Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él. 17Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido.
- Mateo 3:13-17

Esta fue la unción de Jesús (como David cuando fue ungido rey). Sin embargo, la unción de Jesús fue distinta: cumplió todas las prefiguraciones del Antiguo Testamento acerca del que había de venir. Ninguna otra persona fue ungida como rey, profeta y sacerdote al mismo tiempo.

Además, las tres personas en la Deidad se manifiestan al mismo tiempo y lugar. El Padre habla, el Hijo está presente en Jesús y el Espíritu Santo aparece como paloma. Para el propósito de este estudio, el Espíritu Santo está presente en la unción de Jesús donde comienza Su ministerio.

La obra del Espíritu Santo en...

2. El ministerio de Jesús

Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu en el desierto
- Lucas 4:1

Jesús fue colmado por el Espíritu Santo, habitado y empoderado. Ello se muestra tanto en Su vida santa, piadosa y fiel como en el poder milagroso que mostró.

3. La muerte de Jesús

Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu
- Juan 19:30

Jesús ofrece su vida perfecta en pago de los pecados de la humanidad y muere así en una etapa de la historia humana preparada y sostenida por el Espíritu Santo.

4. La Resurrección de Jesús

Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros.
- Romanos 8:11

La resurrección de Jesús, impulsada por el Espíritu Santo, confirma la legitimidad del primer objetivo de Dios y de todas las enseñanzas de Jesús que viene antes y después a través de los apóstoles.

3acerca de su Hijo, que nació de la descendencia de David según la carne, 4y que fue declarado Hijo de Dios con poder, conforme al Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos: nuestro Señor Jesucristo,
- Romanos 1:3-4

Resumen

La actividad del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento tenía como propósito preparar el escenario para que la primera meta de Dios pudiera ser alcanzada y revelada: la cruz de Jesús (incluyendo Su muerte, sepultura y resurrección).

Pues ya que la ley solo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan.
- Hebreos 10:1

Cuando estudiamos la Biblia comenzando por el Antiguo Testamento, lo que vemos es la sombra, antes que el objeto, esto es, la acción o la persona que causa la sombra. Por ejemplo:

  1. Los reyes, profetas y sacerdotes y su obra eran solo sombras de Cristo y Su obra. Los judíos no entendieron esto.
  2. La nación judía era solo una sombra de lo que Dios deseaba en última instancia: un reino/iglesia glorioso santificado por la sangre de Cristo, no por la sangre de los animales.
  3. El gran templo con su elaborado sistema de sacrificios era solo un anticipo del sacrificio perfecto por venir.

La muerte expiatoria de Jesús iba a ser el acto supremo de amor y servicio de adoración, ya que estaba contenido en una demostración perfecta del amor de Dios por el hombre (su redención del pecado, la condenación y la muerte). La cruz (expiación vicaria) también fue una muestra perfecta del amor del hombre por Dios (Jesús - hombre, obedeció a Dios hasta la muerte).

Finalmente, fue una demostración perfecta del amor del hombre por los demás (Jesús, el hombre inocente que da su vida por sus enemigos, culpables de pecado). Aquellos, por lo tanto, que desean adorar en Espíritu y Verdad deben hacerlo a la luz de la cruz de Jesucristo porque:

  • Es adoración dirigida por el Espíritu Santo.
  • Es adoración basada en la verdad.
  • Es adoración hecha posible por los esfuerzos combinados y la manifestación de la Divinidad completa: Padre, Hijo y Espíritu Santo.