En esta lección, Lucas describe el avance importante para la iglesia primitiva cuando Pedro comienza a proclamar el evangelio a los no judíos por primera vez.
39 min

Esta es la última sección del libro de los Hechos que trata principalmente con el ministerio de Pedro dentro de y en los alrededores de Jerusalén. Pedro ha tenido el privilegio de ser el primero en predicar el evangelio completo en el domingo de Pentecostés, y Lucas completa su recuento al describir los eventos que preceden y siguen la predicación de este Apóstol a los gentiles también por primera vez. Hasta ahora los Apóstoles y sus discípulos han estado predicando a los judíos y los gentiles convertidos al judaísmo (i. e. Felipe al eunuco). Sin embargo, Pedro romperá esta barrera de separación (judío/gentil) y traerá el evangelio a un soldado romano abriendo así la puerta para que Pablo y otros puedan proclamar libremente las Buenas Nuevas a todo hombre sin importar cultura, género, religión o posición en la sociedad.

Cornelio

1Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la cohort llamada la Italiana, 2piadoso y temeroso de Dios con toda su casa, que daba muchas limosnas al pueblo judío y oraba a Dios continuamente. 3Como a la hora novena del día, vio claramente en una visión a un ángel de Dios que entraba a donde él estaba y le decía: Cornelio. 4Mirándolo fijamente y atemorizado, Cornelio dijo: ¿Qué quieres, Señor? Y él le dijo: Tus oraciones y limosnas han ascendido como memorial delante de Dios. 5Despacha ahora algunos hombres a Jope, y manda traer a un hombre llamado Simón, que también se llama Pedro. 6Este se hospeda con un curtidor llamado Simón, cuya casa está junto al mar. 7Y después que el ángel que le hablaba se había ido, Cornelio llamó a dos de los criados y a un soldado piadoso de los que constantemente le servían, 8y después de explicarles todo, los envió a Jope.
- Hechos 10:1-8

Los judíos tenían dos tipos de conversos (Lenski, p.67):

1. Prosélitos de la Puerta: Estos conversos no fueron sujetos a la circuncisión y observaron una porción limitada de la Ley prohibiendo la idolatría, la blasfemia, la desobediencia a los jueces, el homicidio, la fornicación/incesto, el robo y el comer sangre. El eunuco que Felipe bautizó era uno de estos y probablemente Cornelio lo era también porque era un soldado romano y extranjero.

2. Prosélito de Justicia: Estos eran gentiles que se convirtieron completamente al judaísmo, aceptando la circuncisión y fueron sujetos a toda la Ley. Fueron permitidos entrar y adorar al Templo (en el Patio de los Gentiles).

Aunque era un Prosélito de la Puerta, Lucas describe a Cornelio (un centurión es un oficial romano a cargo de 100 soldados) como:

  • Devoto/piadoso: Un prosélito que adoraba al Dios de los judíos y lideró a su familia en esa dirección.
  • Benevolente: Usó su posición y riqueza para beneficiar a los pobres así confirmando que su fe era sincera.
  • Espiritual: Quería una relación espiritual con Dios y lo buscaba mediante la oración.

Sus oraciones se contestan cuando Dios le da instrucciones de mandar a traer a Pedro a su casa. Observe que el ángel pudo haberle predicado el evangelio en ese momento, pero esa tarea fue dada por Dios a los hombres no a los ángeles, entonces aunque era más complicado organizarlo, Cornelio manda traer a Pedro.

Pedro

9Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea a orar como a la hora sexta. 10Tuvo hambre y deseaba comer; pero mientras le preparaban algo de comer, le sobrevino un éxtasis; 11y vio el cielo abierto y un objeto semejante a un gran lienzo que descendía, bajado a la tierra por las cuatro puntas; 12había en él toda clase de cuadrúpedos y reptiles de la tierra, y aves del cielo. 13Y oyó una voz: Levántate, Pedro, mata y come. 14Mas Pedro dijo: De ninguna manera, Señor, porque yo jamás he comido nada impuro o inmundo. 15De nuevo, por segunda vez, llegó a él una voz: Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro. 16Y esto sucedió tres veces, e inmediatamente el lienzo fue recogido al cielo.
- Hechos 10:9-16

Dios provee una visión donde Pedro es mandado comer comida que le era prohibida por las leyes judías. El Señor preparó a Cornelio para la visita de Pedro con la aparición de un ángel quien le dio instrucciones específicas. Dios también prepara a Pedro para que puede cumplir con la misión de Dios a pesar de los desafíos que se le presentará como un judío fiel.

Las leyes ceremoniales y de comida fueron dadas a los judíos por Dios para hacer una distinción entre ellos mismos como el pueblo de Dios y las otras naciones (gentiles) quienes no lo eran. Por ejemplo, todo el mundo trabajaba siete días a la semana, pero los judíos eran diferentes porque dedicaban un día (Sabbat) al Señor y descansaban. Las otras naciones comían todo tipo de comida. Los judíos eran diferentes porque lo que comían o no comían fue dictado por su ley entregada por Dios. Una vez llegado Cristo, la manera de separarse del mundo fue seguirlo y someterse a la dirección del Espíritu Santo quien guía a los cristianos mediante Su Palabra (el Nuevo Testamento) hablada por Cristo y enseñada por Sus Apóstoles (Hechos 2:42).

El problema tanto para Pedro como para los otros Apóstoles era que las prácticas que ellos seguían como judíos (leyes sobre comida, observar el Sabbat, etc.) les fueron quitadas o fueron cumplidas por Jesús, pero ellos eran lentos para entender. Por ejemplo, ellos no podían entrar a la casa de un gentil ni compartir una comida con ellos, tampoco podían los gentiles entrar a la casa de un judío o al Templo.

En la visión de la comida pura e impura y el mandamiento de comerla, Dios le estaba enseñando a Pedro dos cosas:

  1. Dios tenía la autoridad de establecer leyes, cambiar leyes, o suspenderlos porque Él era Dios, el dador de leyes.
  2. Ahora Dios estaba modificando la ley en cuanto a comidas, declarando que toda comida podía ser considerada "limpia" y por ende podía ser comida libremente por los judíos que eran cristianos (algo que Jesús había declarado anteriormente en Marcos 7:19).

17Mientras Pedro estaba perplejo pensando en lo que significaría la visión que había visto, he aquí, los hombres que habían sido enviados por Cornelio, después de haber preguntado por la casa de Simón, aparecieron a la puerta; 18y llamando, preguntaron si allí se hospedaba Simón, el que también se llamaba Pedro. 19Y mientras Pedro meditaba sobre la visión, el Espíritu le dijo: Mira, tres hombres te buscan. 20Levántate, pues, desciende y no dudes en acompañarlos, porque yo los he enviado. 21Pedro descendió a donde estaban los hombres, y les dijo: He aquí, yo soy el que buscáis; ¿cuál es la causa por la que habéis venido? 22Y ellos dijeron: A Cornelio el centurión, un hombre justo y temeroso de Dios, y que es muy estimado por toda la nación de los judíos, le fue ordenado por un santo ángel que te hiciera venir a su casa para oír tus palabras. 23Entonces los invitó a entrar y los hospedó.
- Hechos 10:17-23a

Pedro, todavía intentando procesar el significado de la visión, es informado que los hombres mandado por Cornelio están en la puerta y que él debe darles la bienvenida. Pedro les saluda y después de escuchar la razón por su viaje los invita a quedarse la noche con él y la familia de Simón. A lo mejor Pedro no entendió por completo el impacto de la visión pero igual obedeció las instrucciones de Dios de invitar entrar a los gentiles, a pesar de su incomodidad.

Pedro Va a Cornelio

23bAl día siguiente se levantó y fue con ellos, y algunos de los hermanos de Jope lo acompañaron.
24Al otro día entró en Cesarea. Cornelio los estaba esperando y había reunido a sus parientes y amigos íntimos. 25Y sucedió que cuando Pedro iba a entrar, Cornelio salió a recibirlo, y postrándose a sus pies, lo adoró. 26Mas Pedro lo levantó, diciendo: Ponte de pie; yo también soy hombre. 27Y conversando con él, entró y halló mucha gente reunida. 28Y les dijo: Vosotros sabéis cuán ilícito es para un judío asociarse con un extranjero o visitarlo, pero Dios me ha mostrado que a ningún hombre debo llamar impuro o inmundo; 29por eso, cuando fui llamado, vine sin poner ninguna objeción. Pregunto, pues, ¿por qué causa me habéis enviado a llamar? 30Y Cornelio dijo: A esta misma hora, hace cuatro días, estaba yo orando en mi casa a la hora novena; y he aquí, un hombre con vestiduras resplandecientes, se puso delante de mí, 31y dijo: «Cornelio, tu oración ha sido oída, y tus obras de caridad han sido recordadas delante de Dios. 32Envía, pues, a Jope, y haz llamar a Simón, que también se llama Pedro; él está hospedado en casa de Simón el curtidor, junto al mar». 33Por tanto, envié por ti al instante, y has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí presentes delante de Dios, para oír todo lo que el Señor te ha mandado.
- Hechos 10:23b-33

Lucas describe ambas preparaciones de Cornelio para recibir a Pedro (no dudó que vendría). También hay una imagen maravillosa de estos dos hombres humildes y piadosos defiriéndose el uno al otro. Cornelio, un centurión romano, postrado delante de este pescador galileo en presencia de su familia y amigos. Y el siervo del Señor rehusando este tipo de homenaje declarando la verdad de que ante Dios ambos son solo hombres (hombres pecadores).

Pedro empieza con hablar del tema obvio, "¿Qué hace un grupo de hombres judíos visitando/entrando a la casa de un gentil?", algo que todo sabían no se le permitía a los judíos. No describe su visión, como lo hará Cornelio en un momento, pero demuestra que ha entendido el significado de la visión que Dios le dio y que lo ha obedecido. Cornelio explica su propia visión y cómo esto llevó a la llegada de Pedro a su casa. El escenario ahora está preparado para la primera instancia de la proclamación del evangelio a los gentiles.

Pedro Predica a los Gentiles (10:34-43)

La lección de Pedro asume que sus oyentes están familiarizados con los hechos del evangelio como lo eran la mayoría de las personas que vivían en esa área y conocían de Jesús, tanto de Su ministerio como de Su muerte y los informes acerca de Su resurrección. También incluye la nueva información que Dios le dio en la visión, de que el evangelio es para todos, no solo los judíos a quienes había estado predicando desde Pentecostés. Su punto principal es que él y los Apóstoles son testigos oculares de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús.

39Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. Y también le dieron muerte, colgándole en una cruz. 40A este Dios le resucitó al tercer día e hizo que se manifestara,41no a todo el pueblo, sino a los testigos que fueron escogidos de antemano por Dios, es decir, a nosotros que comimos y bebimos con Él después que resucitó de los muertos. 42Y nos mandó predicar al pueblo, y testificar con toda solemnidad que este Jesús es el que Dios ha designado como Juez de los vivos y de los muertos. 43De este dan testimonio todos los profetas, de que por su nombre, todo el que cree en Él recibe el perdón de los pecados.
- Hechos 10:39-43

La Respuesta a la Prédica de Pedro (10:44-48)

44Mientras Pedro aún hablaba estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que escuchaban el mensaje. 45Y todos los creyentes que eran de la circuncisión, que habían venido con Pedro, se quedaron asombrados, porque el don del Espíritu Santo había sido derramado también sobre los gentiles, 46pues les oían hablar en lenguas y exaltar a Dios. Entonces Pedro dijo:
- Hechos 10:44-46

Antes de que Pedro puede terminar con animar a su público de arrepentirse y bautizarse como lo hizo con la multitud el domingo de Pentecostés, Cornelio y los otros oyentes empiezan hablando en lenguas y alabando a Dios. Lucas describe este fenómeno como, "el don del Espíritu Santo derramado sobre los gentiles."

Piense en otros momentos en el libro de Hechos cuando se menciona el Espíritu Santo y conteste esta pregunta, "¿Qué pasó aquí: es el empoderamiento por el Espíritu Santo o la morada del Espíritu Santo?" La respuesta es: el empoderamiento. El Espíritu Santo empoderó a estas personas a hablar en lenguas. Yo creo que esto pasó para convencer a aquellos que no tuvieron una visión (los compañeros de Pedro) que Dios estaba extendiendo el evangelio a los gentiles, no solo a los judíos. Había muchos profetas que profetizaron sobre esto (Miqueas 4:2; Zacarías 8:22; Amós 9:12) incluyendo Jesús mismo en Marcos 13:10.

47¿Puede acaso alguien negar el agua para que sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros? 48Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces le pidieron que se quedara con ellos unos días.
- Hechos 10:47-48

Ahora Pedro termina su lección al indicar que estos nuevos creyentes deben ser bautizados porque si hubiese alguna duda de que el evangelio era para los gentiles también, sus dudas habían sido respondidas por el Espíritu Santo mismo cuando los empoderó para hablar en lenguas. Pedro menciona que ellos recibieron el empoderamiento por el Espíritu Santo tal como lo habían recibido los Apóstoles, sin intervención humana (la imposición de manos). También insiste en que se bautizan para obedecer el evangelio y recibir la morada del Espíritu Santo (Hechos 2:38).

Así que Dios usa la aparición de un ángel, una visión especial y el empoderamiento de los gentiles para dirigir a Pedro a abrir el evangelio a los no-judíos. Nos enteramos de que todo esto y más sería necesario para convencer a la iglesia primitiva, compuesta exclusivamente por cristianos judíos, a aceptar esta directiva de Dios.

Pedro Lleva un Informe a Jerusalén – 11:1-18

Lucas describe el regreso de Pedro a la iglesia en Jerusalén y su explicación del avance del mensaje del evangelio que ahora incluye los gentiles. Al regresar se enfrenta a la reacción escéptica de los cristianos judíos preocupados de que se ha asociado con y predicado a los gentiles. Estos judíos se habían convertido al cristianismo pero estaban operando emocional y culturalmente desde una cosmovisión judía. Entonces Pedro recuenta su visión y la visión de Cornelio que lo impulsó a mandarlo a traer en primera instancia, junto con lo que pasó cuando les predicó, y la iglesia llegó a la conclusión que esto era de Dios.

Es interesante observar que Pedro, el Apóstol, tenía que explicar sus acciones a la iglesia para garantizar y comprobar que lo que hacía era de Dios y no de su propia iniciativa. Hoy día, líderes y maestros son sujetos a la iglesia quien usa las Escrituras para juzgar sus enseñanzas y ministerios (2 Timoteo 2:15).

La Iglesia de Antioquía – 11:19-30

19Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que sobrevino cuando la muerte de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando la palabra a nadie, sino solo a los judíos. 20Pero había algunos de ellos, hombres de Chipre y de Cirene, los cuales al llegar a Antioquía, hablaban también a los griegos, predicando al Señor Jesús. 21Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número que creyó se convirtió al Señor. 22Y la noticia de esto llegó a oídos de la iglesia de Jerusalén y enviaron a Bernabé a Antioquía, 23el cual, cuando vino y vio la gracia de Dios, se regocijó y animaba a todos para que con corazón firme permanecieran fieles al Señor; 24porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.
- Hechos 11:19-24

Aquí vemos la providencia de Dios en ordenar los eventos a favor de Su reino en la tierra, la iglesia. Pedro ha abierto la puerta a los gentiles. Los cristianos, expulsados de Jerusalén, predican a los gentiles durante sus viajes. Esta noticia llega a los líderes en Jerusalén, quienes ya han dado su bendición para la evangelización de los gentiles. Bernabé, quien ha probado su fidelidad y generosidad a la iglesia, es mandado a enseñar a estos hermanos quienes han formado o se han unido a la iglesia en Antioquía. Lucas escribe que el ministerio de Bernabé allí era exitoso y la iglesia creció.

25Y Bernabé salió rumbo a Tarso para buscar a Saulo; 26y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía. Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.
- Hechos 11:25-26

Iglesias que están creciendo necesitan ministros, así que Bernabé encuentra a Saulo, ya que como un ciudadano romano, él será efectivo en la enseñanza de estos conversos gentiles. Podemos entender que la palabra "cristiano" fue acuñado en Antioquía ya que necesitaban un nombre conciso que eliminaría cualquier identidad cultural, social o previamente religiosa para describir un grupo cultural mixto (judío y gentil). El término "cristiano" logró estas metas perfectamente.

27Por aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. 28Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que ciertamente habría una gran hambre en toda la tierra. Y esto ocurrió durante el reinado de Claudio. 29Los discípulos, conforme a lo que cada uno tenía, determinaron enviar una contribución para el socorro de los hermanos que habitaban en Judea. 30Y así lo hicieron, mandándola a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.
- Hechos 11:27-30

Surge una verdadera prueba de comunión para los cristianos gentiles. Uno de los profetas de Jerusalén pronostica una hambruna y pide ayuda también. Esta es la primera instancia de cooperación inter-congregacional con el propósito de ayuda y benevolencia. El desafío de Antioquía era si los hermanos gentiles mandarían dinero a sus hermanos y hermanas judíos quienes, antes de que fueran cristianos, los habían aborrecido. El desafío para los cristianos judíos en Jerusalén era lo opuesto, ¿podrían aceptar caridad de gentiles, aún si habían confesado a Cristo?

La respuesta se encuentra en el versículo 29, donde Lucas informa que todo quien tuvo la habilidad (tanto judío como gentil) dio, y dos maestros principales: Bernabé (nombrado primero porque hasta este momento todavía está discipulado a Saulo) y Saulo son encomendados a entregar este regalo a la iglesia en Jerusalén. La manera en que manejaron todo esto es un testimonio sobre como los Apóstoles en Jerusalén y los maestros (Bernabé y Saulo) en Antioquía estaban siendo exitosos en sus ministerios de enseñanza y predicación.

Arresto y Liberación de Pedro – 12:1-25

1Por aquel tiempo el rey Herodes echó mano a algunos que pertenecían a la iglesia para maltratarlos. 2E hizo matar a espada a Jacobo, el hermano de Juan.3Y viendo que esto agradaba a los judíos, hizo arrestar también a Pedro. Esto sucedió durante los días de los panes sin levadura. 4Y habiéndolo tomado preso, lo puso en la cárcel, entregándolo a cuatro piquetes de soldados para que lo guardaran, con la intención de llevarlo ante el pueblo después de la Pascua.5Así pues, Pedro era custodiado en la cárcel, pero la iglesia hacía oración ferviente a Dios por él.
- Hechos 12:1-5

Lucas elige concluir su narrativa sobre el ministerio de Pedro con su arresto por Herodes y su liberación milagrosa por la mano de un ángel. Lucas también agrega más información de la iglesia primitiva al incluir la muerte del Apóstol Jacobo. La iglesia en Jerusalén está experimentando varias pruebas y desafíos durante este tiempo:

  1. Desafíos por un crecimiento rápido (miles de personas en unos pocos años).
  2. Necesidades de benevolencia (requiriendo siete diáconos para operar el servicio de comida para viudas).
  3. Una hambruna local para la población en general (profetizado por Agabo).
  4. La persecución de la iglesia empezando con la muerte de Esteban y la dispersión de muchos miembros.

Ahora Lucas agrega que matan a Jacobo y arrestan a Pedro, esta vez por Herodes y no los líderes religiosos de los judíos. No era Herodes Antipas quien había interrogado a Jesús y solo gobernaba en la región del norte de Galilea. Este era Herodes Agripa I, un nieto de Herodes el Grande, quien ahora gobernaba toda la región y tenía su trono en Jerusalén. Arrestó a Pedro para ganar el favor de los líderes judíos.

En Hechos 12:6-19, Lucas menciona que a pesar de sus muchas pruebas y desilusiones, la iglesia oró para la liberación de Pedro. El escape milagroso de Pedro por un ángel se describe con detalles que solo un testigo ocular puede entregar. Lucas también agrega un relato cómico de como el entusiasmo de una sirvienta dejó a Pedro en la calle tocando la puerta de la casa de María (madre de Juan Marcos) mientras ella anunciaba que Pedro estaba en la puerta. Eventualmente dejan entrar a Pedro y él les instruye a contarle a Jacobo (el hermano del Señor, no el Apóstol que había sido asesinado por Herodes) y otros de su liberación. Es probable que Pedro se escondió para evitar los intentos de Herodes de capturarlo de nuevo. Lucas menciona a Pedro otra vez en el capítulo 15 donde él y otros conversan de ciertos temas que ocurrían en la iglesia en Antioquía.

Hechos 12:20-23: Como un epílogo, Lucas agrega unos versículos describiendo la muerte de Herodes poco después del escape de Pedro. Esto produce una pausa en la persecución constante que experimentaba la iglesia y Lucas termina esta sección sobre el ministerio de Pedro de manera optimista y esperanzada.

24Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.25Y Bernabé y Saulo regresaron de Jerusalén después de haber cumplido su misión, llevando consigo a Juan, llamado también Marcos.
- Hechos 12:24-25

Lecciones

Obedecer lo que Sabes

No siempre tenemos todos los datos o vemos claramente el plan de Dios o Su propósito para nosotros al decidir obedecer Su voluntad en un asunto particular. En este tipo de situación lo más sabio es obedecer o seguir los caminos o mandatos del Señor que sí sabemos y de los cuales estamos seguros. Después de todo, vivimos por fe, no por vista. A veces hay que obedecer y orar que Dios nos dé entendimiento en algún momento. Imagínese si Pedro, al no entender el gran plan de Dios, hubiese sido terco y rehusado (como era su costumbre de toda la vida) de asociarse con gentiles. Dios habría usado a otro siervo y otra manera de traer el evangelio a los gentiles, ¡pero piense en la oportunidad y las bendiciones que Pedro habría renunciado!

Dios Bendice a Aquellos que Bendicen a Otros

En Hechos 10:4 Lucas dice que las oraciones y limosnas (donaciones a los pobres) de Cornelio fueron reconocidos por Dios. No es que su piedad y benevolencia lo salvaron, sino que sus buenas obras fueron sinceras, y Dios le recompensa con la oportunidad de escuchar el evangelio. Hay una lección aquí tanto para la persona buena que es cristiana como para la buena persona que no lo es:

  1. El cristiano necesita recordar que no es la bondad o generosidad de una persona que los salva, sino es el evangelio y su obediencia a él. Al hablar de nuestra justicia personal el profeta Isaías dice, "como trapo de inmundicia [son] todas nuestras obras justas;" (Isaías 64:6). Como cristianos no debemos asumir que personas buenas, amables y generosas no necesitan escuchar y obedecer el mensaje del evangelio. "Todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios" (Romanos 3:23).
  2. También hay una lección para la persona buena y honrada que nunca hizo daño a nadie y siempre dio lo mejor de sí. Estas personas no deben depender de su propia bondad para ser salvos si no son cristianos. El galardón de una buena vida no es la salvación. El galardón de Dios a la persona "buena" es ser expuesta al mensaje del evangelio. Solo puedes ofrecer el sacrificio de Cristo (por medio de fe expresada en el arrepentimiento y el bautismo) a cambio de la vida eterna con Dios, porque Él no aceptará tu vida, no importa cuán buena crees que es.
Tarea de lectura: Hechos 13:1-15:35

Preguntas de discusión

  1. En tu opinión, ¿quién es la persona más difícil de convertir?
    • Ateo o Agnóstico
    • Otra religión (que no sea cristiana)
    • Otra _____________ 
      • ¿Por qué?
      • ¿Cómo lo abordarías?
  2. ¿Cuáles tradiciones religiosas en las Iglesias de Cristo necesitan cambiar / poner al día / eliminar? ¿Cómo harías esto? ¿Reemplazados con qué?
  3. En tu opinión, ¿cuál es el peligro más grande que enfrenta la iglesia hoy día? ¿Cómo debe la iglesia manejarlo?