En esta sesión, Mike corrige algunos de los conceptos erróneos que muchas personas tienen sobre la oración.
Idiomas

Hemos dicho que el objetivo de esta serie es que seamos más como Dios, más piadosos, más parecidos a Cristo; este sería el carácter del nuevo yo espiritual. La pregunta es, "¿Por qué este objetivo o intención?"

La respuesta es que este objetivo cumple el propósito de nuestras vidas (¿Por qué estoy aquí?)

7Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros. 8Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; 9perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; 10llevando siempre en el cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. 11Porque nosotros que vivimos, constantemente estamos siendo entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo mortal.
- 2 Corintios 4:7-11

Estamos estudiando disciplinas que nos ayuden en esta transformación espiritual:

  • Intimidad: acercándonos conscientemente a Dios.
  • Sencillez: despejando nuestras vidas
  • Silencio y solitud: escuchando en silencio a Dios y para Él
  • Entrega: dejando la responsabilidad de nuestra transformación en Dios.

En esta sesión veremos el sexto paso / disciplina que es la oración. En otras palabras, entender cómo comunicarnos con Dios cuando le hablamos.

¿Qué es la oración?

Cada uno completa en su mente la siguiente frase: "Para mí la oración es ___________________".

1. La oración no consiste en un regateo.

En este tipo de intercambio, una persona intenta cambiar la mente de Dios u ofrecerle algo para que Él actúe a nuestro favor. (Si me sanas, estaré bien, iré a la iglesia).

2. La oración no es un plan para enriquecerse.

La oración no genera automáticamente bendiciones en abundancia. A veces Dios permite que la gente muera o permanezca en sufrimiento o dificultad.

3. La oración no es una lista de deseos.

No usamos a Dios como un sello para obtener todo lo que queremos. Algunos piensan que la oración es solo la expresión de nuestros deseos ante Dios.

4. La oración no es un ritual ni un encanto.

Por ejemplo, si llevas a cabo una cierta cantidad de oraciones, o las dices de cierta manera, o en un día u orden en particular, serán efectivas. Ésta es la base de la magia y de lo oculto, no de la espiritualidad madura.

Como debe ser la oración

Para ser eficaz en el desarrollo de un carácter piadoso, la oración debe ser lo siguiente:

1. Una llamada a Dios

La oración es una conversación personal con Dios que incluye alabanza, acción de gracias, petición, arrepentimiento ... por nombrar algunos elementos. En la oración, clamamos a Dios para conocer Su voluntad con respecto a los asuntos que le hemos presentado.

2. La oración debe ser una prioridad

1Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; 2por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad.
- 1 Timoteo 2:1-2

3. La oración debe convertirse en nuestro remedio ... ante la preocupación

Jesús revela que la verdad sobre el valor de la preocupación es cero.

Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería.
- Mateo 6:7

Los cristianos piadosos y con madurez reemplazan la preocupación por la oración en sus vidas. Buscamos las soluciones de Dios para nuestros problemas a través de la oración, en lugar de preocuparnos más.

4. La oración debe ser constante

Pablo dice, "Orad sin cesar" en Filipenses 4:4-7. No te preocupes por nada, reza por todo. ¿Por qué? Te preguntarás – Porque los problemas y el estrés están siempre ahí, de modo que la oración también debe estar presente todos los días.

Como seres humanos, naturalmente nos afectan las enfermedades y las pruebas, pero la preocupación es diferente a la afectación. La afectación trata los asuntos con seriedad, confiando en que Dios proporcionará lo que se necesita a través de la oración. Preocuparse es elegir ansiarse y revisar el problema sin dárselo a Dios en oración. El problema con la preocupación es que no contiene fe en ella misma, en vez, es una acción no espiritual que no tiene ningún efecto en la situación, más que debilitar al individuo.

Los peligros y las promesas de la oración

A continuación, presentamos algunos consejos para quienes estén dispuestos a dedicar más tiempo y energía a la oración. Recuerda:

1. La oración no sustituye a la responsabilidad humana.

Ora, trabaja, sirve, busca y persevera. Sí, reza por el éxito en el examen, ¡pero no te olvides de estudiar!

2. Ora al Dios verdadero.

El Dios verdadero no es tu abuelo, ni tu amigo, ni un juez lejano ... Él es el creador de todo y un ser todopoderoso para quien nada es imposible; confía en ello cuando ores.

3. Dios responde las oraciones a su manera, no a la tuya.

Dios siempre escucha las oraciones de los santos, pero Sus respuestas cumplen Su voluntad y propósito. La oración de Pablo en 2 Corintios 12.

7Y dada la extraordinaria grandeza de las revelaciones, por esta razón, para impedir que me enalteciera, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca. 8Acerca de esto, tres veces he rogado al Señor para que lo quitara de mí. 9Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 10Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
- 2 Corintios 12:7-10

Ten en cuenta que Dios dio a Pablo lo que necesitaba (humildad) y no lo que quería (salud). Dios quería ser glorificado a través de la debilidad de Pablo más que por su fuerza.

4. Pase lo que pase, ¡Dios está contigo!

Independientemente de la respuesta o el período de tiempo, dado que estás orando, Dios está contigo. Al final, estar con Dios es lo que trae paz y gozo, no que sus oraciones sean contestadas.

Preguntas de discusión

  1. Comparte con el grupo una oración tuya que fuera contestada / o no respondida y cómo eso afectó a tu fe.
  2. En tu opinión, ¿cuál es el mayor error que la gente tiene sobre la oración? ¿Por qué?
  3. ¿Cuál es el mayor obstáculo en tu vida de oración? ¿Cómo te ha afectado esto?
  4. ¿Cómo animarías a alguien que se ha rendido y ya no ora? ¿Qué dirías o harías para revivir su vida de oración?
  5. Si tuvieras el tiempo o la oportunidad de ofrecer una sola oración, comparte con el grupo cuál sería esa oración.