En esta sesión, Mike examina la actitud y los hábitos básicos que todos los cristianos deben tener para crecer espiritualmente.
10 min
Idiomas

La idea y el enfoque de este libro viene del libro popular de Stephen Covey titulado, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva (Free Press, 1989). Hablaré un poco más sobre esto más adelante pero basta decir que la investigación del Sr. Covey encontró que las personas altamente efectivas y por ende exitosas, quienes habían tenido un impacto en sus diversos áreas, compartían un conjunto específico de características y hábitos los cuales él analizó y resumió en siete categorías.

Creo que podemos decir lo mismo de la iglesia y quienes juegan diferentes papeles dentro de ella. Desde los santos en la banca a los ministros en el púlpito, desde quienes tienen responsabilidades específicas a quienes son responsables por el liderazgo en general. Hay características y hábitos que destacan tanto quienes son efectivos y exitosos en su caminar personal con Jesús en su vida cristiana como quienes sirven de predicadores, diáconos y ancianos.

Como cristianos, todos necesitamos examinarnos a nosotros mismos para desarrollar un ministerio más dinámico entre nosotros y hacia la comunidad. Creo que es importante tener un estándar claro por alcanzar y por qué medirnos mientras servimos a Cristo en los distintos roles que hemos recibido del Espíritu.

Por favor entiendan que todos tendrán algunos de estos hábitos desarrollados a varios niveles dependiendo de su madurez, conocimiento y compromiso. Por favor dense cuenta también que ninguno de nosotros tendremos todos estos hábitos perfectamente desarrollados. Lo que le estoy dando es una ideal por alcanzar y un patrón a copiar en su lucha de crecer como cristianos en cada nivel de madurez y responsabilidad.

Recuerde que el título de la serie enfatiza el hecho que los cristianos en cada etapa tienen ciertos hábitos que les permite ser efectivos y así exitosos. Entonces, si analizamos el título, tenemos dos palabras claves:

HÁBITOS

Estas son acciones que están arraigadas, se han vuelto naturales por una constante repetición. Son las cosas que hacemos sin pensar pero logramos hacerlos con destreza y precisión.

EFECTIVO

Esta palabra se refiere a la calidad de nuestras vidas y nuestro servicio. Personas pueden ser cristianos, diáconos, predicadores y ancianos solo de nombre y título. Pero para ser efectivos como discípulos de Jesús, o efectivos como Sus ministros, ancianos o diáconos, tenemos que producir fruto tanto en nuestras vidas espirituales personales como también en nuestros ministerios particulares. Una persona puede tener un título o una posición sin ser efectiva.

Este libro, entonces, describirá los hábitos cultivados y arraigados en aquellos quienes actualmente son efectivos como cristianos y como líderes cristianos, algo que espero que todos empiecen a alcanzar desde hoy en adelante.

Sabemos que el simple hecho de salir de las aguas del bautismo no hace que el cristiano sea un santo efectivo inmediatamente. Observamos que mediante la práctica y la disciplina en el Espíritu Santo ellos cultivan hábitos que llegan a ser una parte natural de sus vidas y que eventualmente les permite llegar a ser más efectivos como cristianos en el servicio al Señor y Su iglesia. Hay muchos, pero he elegido siete hábitos comunes de cristianos altamente efectivos que he visto en las Escrituras o en los últimos treinta y cinco años en hermanos y hermanas quienes han tenido gran éxito como discípulos de Cristo.

Hábito #1
Los cristianos efectivos leen y obedecen la Palabra de Dios

Los cristianos efectivos son efectivos porque sus vidas son potenciadas por la Palabra de Dios. Ellos saben lo que Dios dice y ese conocimiento les capacita para tomar decisiones correctas de manera consistente. Ellos resisten la tentación porque tienen la Palabra de Dios en sus corazones y en sus mentes. Son más capaces de defender lo correcto, dar consejos ciertos, decir lo correcto en el momento apropiado porque conocen lo que es correcto, hasta lo pueden recitar.

Pablo felicita a Timoteo en II Timoteo 3:15 porque él conocía las Escrituras Santas desde una temprana edad, y este conocimiento lo llevó a la salvación. Pero este conocimiento también lo llevó a su vocación de evangelista, como socio de Pablo en misiones y como un ejemplo de un cristianismo efectivo para generaciones futuras.

No puedes ser muy efectivo como cristiano (en preservar su fe o compartirla con otros) si no conoces y obedeces la Palabra y no la puedes conocer si no la lees. Los cristianos efectivos dejan atrás la inmadurez y su enredo con el pecado y el mundo a medida que desarrollan el hábito #1 de leer la Biblia regularmente.

Hábito #2
Los cristianos efectivos tienen una vida de oración activa

No podemos experimentar efectivamente la vida de Cristo sin leer de ella en la Palabra de Dios. Dios no puede efectivamente cambiar, formar y moldear nuestras vidas al menos que las compartimos con Él en oración. Mira a las personas en el Nuevo Testamento que Dios usó en grandes maneras, ¿acaso no eran hombres y mujeres de oración? Jesús oró en cada paso de Su ministerio. Juan el Apóstol estaba orando cuando tuvo la visión de escribir el libro del Apocalipsis. Pablo oraba constantemente para dirección en su ministerio. Lydia estaba asistiendo una reunión de oración cuando se convirtió. (Hechos 16:13-15)

El hábito de la oración es lo que nos mantiene sintonizados con Dios y sensibles al Espíritu. Sin el hábito de la oración las demandas bulliciosas del mundo y los impulsos de nuestra carne son las únicas cosas que podemos oír. El cristiano efectivo logra mantener y crecer en su fe porque mantiene el contacto con el Espíritu de Dios por medio de la oración.

Hábito #3
Los cristianos efectivos fijan metas "espirituales"

Existe un dicho en el mundo de los negocios, "Si no planificas para el éxito, estás planificando para el fracaso." Ya sea un negocio o una escuela, una familia o un equipo deportivo, todos necesitan planificar para el futuro. ¿Por qué pensar que nuestra vida espiritual sea diferente? Un cristianismo efectivo requiere que fijemos metas espirituales y personales y que trabajemos activamente hacia ellas, haciendo los sacrificios necesarios para eventualmente alcanzarlos. Ningún medallista de oro olímpico llegó a ese podio sin haber tomado la decisión de perseguir una meta personal mucho antes. Ningún político jamás ganó una elección sin haber fijado su victoria como parte de su estrategia.

Entonces ya sea ser más fieles en asistir a los servicios, o empezar a ayudar de alguna forma; un compromiso de cambiar un hábito malo por uno bueno, o hacer un mejor desempeño en algo que ya tenemos que hacer...no llegamos a ser cristianos efectivos sin antes visualizar una meta realista, planificar una manera de alcanzarla y comprometernos a alcanzarla en un tiempo definido con la ayuda de Dios mediante la fe en Cristo.

Pablo el Apóstol vio y escuchó a Jesús, podía hacer milagros, estableció la iglesia en el Imperio Romano, pero estaba constantemente fijando nuevas metas personales (de viajar hacia el oriente a Asia, de evangelizar a España) para así ampliar su visión del futuro y mantener a nivel su adrenalina espiritual.

Hábito #4
Los cristianos efectivos cultivan los talentos de otros

No se donde estaría yo sin Jim Meador, Emmie Brown, Charles Branch, Stafford North, Louis Thompson, Edsel Hughes para nombrar algunos. Son personas que en algún momento en mi vida cristiana me ayudaron a crecer espiritualmente. Cada uno de ellos fueron cristianos efectivos quienes tomaron el tiempo de ayudar a cultivar aspectos diferentes de mi caminar y ministerio cristiano. Fueron mentores en diferentes etapas de mi desarrollo. Jim me enseñó cómo estudiar la Palabra. Emmie me animó a predicar. Charles hizo posible que me capacitara para predicar. Louis me mostro cómo hacer la obra local y la exhortación de Edsel me dio la fortaleza de cambiar a mi familia a un lugar donde no conocía a nadie. Parte de su efectividad fue ayudarme llegar a ser más efectivo como cristiano y entonces como ministro.

Bernabé era una de aquellas personas en la Biblia quien claramente demostró este hábito, comenzando con Pablo como recién convertido y más tarde continuando con Marcos el joven misionero.

Los cristianos efectivos se dan cuenta muy temprano que para continuar siendo efectivos necesitan edificar a otros en el cuerpo.

Salomon dice:

El hierro con hierro se afila,
Y un hombre aguza a otro.
- Proverbios 27:17

Pablo lo dice de otra manera:

15sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, 16de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.
- Efesios 4:15-16

Observe que el cuerpo se edifica a sí mismo. Cuando yo te edifico, también me edifico. Los cristianos efectivos son fáciles de notar, ellos son quienes piden por voluntarios.

Hábito #5 Los cristianos efectivos toman la responsabilidad por las almas

Pablo le dice a los filipenses en el capítulo 2, versículo 12 de su carta,

…ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;

Y de los de Berea se dijo que, "...(examinaban) las Escrituras diariamente."

Los de Berea lo hicieron para verificar si las prédicas de Pablo eran veraces según la Palabra de Dios. Los cristianos efectivos toman la responsabilidad por sus propias almas y las almas de otros, especialmente los perdidos. Son efectivos porque saben que el cristianismo no es un juego y la fe no es una muleta para el débil. Los cristianos efectivos marcan una diferencia en sus congregaciones y en el mundo porque entienden que hay mucho en juego (la vida eterna) y el enemigo es muy peligroso (Satanás).

Harry Truman, anterior presidente de los Estados Unidos, se conocía como un líder práctico y tenaz. Tenía un letrero en su escritorio que decía, "Me hago responsable." Esto significaba que él era el presidente, era el responsable y lo sabía.

Cada uno tiene la responsabilidad de su propia alma (no el predicador ni los ancianos), al final seremos juzgados basado en lo que dijimos e hicimos ([II Corintios 5:10]]). Los cristianos efectivos saben esto y no malgastan su tiempo o su energía espiritual en cosas que ponen en peligro esta posesión más preciada. Tienen el hábito de fijar lo que es bueno para los almas primero. Es por esto por lo que estos hermanos se interesan tanto en salvar almas, porque son aptos para ello, trabajan fuertemente en la evangelización y la visitación: conocen el valor del alma humano. Piense en la persona que te trajo a Cristo o quien te trajo de vuelta a Cristo...estoy seguro de que el hermano o la hermana calza muy bien en mi perfil del cristiano efectivo.

Hábito #6
Los cristianos efectivos sirven a otros

Jesús dijo:

...el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir ...
- Mateo 20:28

¿Crees que estaríamos aquí si Cristo hubiese venido como un rey real con siervos y recibiendo el reconocimiento que efectivamente merecía? No, estamos aquí con la esperanza del cielo hoy porque Jesucristo "se vació," como Pablo dice en Filipenses 2:7, "...tomando la forma de un siervo." Lo que nos salvó fue Su muy efectivo servicio en la cruz sangrienta del Calvario. Lo que continúa la salvación que Él entregó una vez por todas es el servicio efectivo de millones de hombres y mujeres que se entregan en servicio para alcanzar cada generación nueva de almas que están perdidas sin Cristo.

Los cristianos efectivos han cultivado el carácter de Cristo dentro de ellos mismos al cultivar Su carácter de humilde servicio hacia otros para su bien, su ventaja y su salvación. Para los cristianos efectivos, el servicio no es una molestia que deben cargar para evitar el sentimiento de culpabilidad. No, como Epafrodito, el servicio es una manera de vivir basado en amor hacia Jesús.

Hábito #7
Los cristianos efectivos mantienen su enfoque en el Reino

Más cristianos pierden su camino simplemente ¡porque no ponen atención! En la parábola del sembrador y la semilla, Jesús describe a la persona que recibe la Palabra y crece por un tiempo pero las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahoga la Palabra y detiene su crecimiento (Mateo 13:23). Observe que el hombre no era un gran pecador, él creía, practicaba su fe, ¡creció! Lo que destruyó su alma fueron las cosas que todos enfrentamos cada día como cristianos: las cosas que no parecen ser peligrosas: la preocupación por fechas de entrega, deudas, salud, familia, ocupaciones, actividades, emergencias, alcanzando el éxito, manteniendo la imagen, siguiendo el ritmo de vida de otros. Puso énfasis en estas cosas y estas consumieron su atención, su energía y eventualmente su alma.

Los cristianos efectivos han aprendido que deben mantener el reino en primer lugar y no han dejado que las "preocupaciones" y el "deseo por las riquezas" tomen el control de sus vidas espirituales. Cuando pasa, rápidamente se arrepientan y enfocan su atención nuevamente en donde debe estar. De hecho, los cristianos efectivos continuamente aumentan su participación, su amor, sus vidas mismas en los asuntos del reino y disminuyen su participación, su amor y sus vidas en el mundo. Los cristianos efectivos saben que el reino es eterno, es realidad, es vida misma y que el mundo es temporario, es pecaminoso, y lleno de muerte. Ellos saben esto y viven de acuerdo con esto.

Resúmen

Pues, allí tienes, los 7 hábitos de los cristianos altamente efectivos. Hay cristianos que han logrado cultivar un estilo de vida que incorpora estos hábitos. En otras palabras, el practicar estos hábitos ha creado un cierto carácter cristiano y habilidad que marca a estos hombres y mujeres altamente efectivos como discípulos de Cristo. Si eres un cristiano nuevo preguntándote "¿ahora qué? o ¿hacia dónde voy ahora?", o si has sido cristiano por muchos años queriendo alcanzar un nivel más avanzado, el incorporar estos 7 hábitos en su vida proveerán dirección para ser más efectivos en la vida y el servicio cristiano.

Una vez más, para llegar a ser más efectivo como cristiano, necesitas desarrollar los hábitos de:

  • La lectura regular de tu Biblia
  • La oración diaria a Dios
  • Determinar metas espirituales personales
  • Tomar la responsabilidad personal por su alma y entonces las almas de quienes son débiles o perdidos
  • Incrementar tu participación e intensidad de servicio
  • Mantener tu enfoque en cosas espirituales en vez de las cosas mundanas

Por supuesto, todas estas cosas son para aquellos que quieren llegar a ser cristianos efectivos en vez de quienes quieren simplemente aparentar ser cristiano.

Para algunos, la efectividad espiritual no es posible porque el Espíritu no está dentro de ellos. No han obedecido el llamado del Espíritu para arrepentirse y ser bautizado para el perdón de sus pecados y poder llevar el nombre y la persona de Cristo.

Para quienes son hermanos, espero que verán más claramente el camino estrecho delante de ustedes en Cristo que lleva a una vida efectiva, gozosa y llena del Espíritu, empoderada por la cultivación de estos hábitos.

Dios te bendiga mientras creces para llegar a ser un cristiano altamente efectivo.