En esta sesión, Mike examina las cualidades bíblicas que tanto los predicadores como los ancianos necesitan desarrollar para ser efectivos y, por lo tanto, exitosos en el desempeño de sus respectivos roles en el ministerio.
13 min
Idiomas

El título para este libro está basado en el libro de Steven Covey llamado, 7 Hábitos de gente altamente efectiva (Free Press, 1989). En su libro, el Sr. Covey analizó dos cientos años de literatura de "éxito" y encontró que sin importar su edad, cultura o profesión, las personas efectivas y por ende exitosas compartían ciertas características comunes que resumió en siete hábitos para su libro.

He usado esta misma estrategia usando la Biblia y mi experiencia en la obra de la iglesia a través de los años para identificar las siete características más comunes de cristianos efectivos. En este capítulo continuaremos este estudio al enumerar los siete hábitos de ministros y ancianos efectivos.

3 Hábitos de Predicadores / Ministros efectivos

Empecemos con los hábitos de predicadores efectivos; hay muchos pero mencionaré tres que son muy importantes. Ahora debo repetir que lo que estamos haciendo es describir hábitos comunes que todo cristiano necesita tener independiente de que si es diácono, predicador, anciano o santo sin algún rol en el liderazgo, para ser efectivo.

Como he dicho, muchos dicen ser cristianos, muchos han sido asignados como diáconos y ancianos, muchos han sido comendados en el ministerio de predicar la Palabra, ¡pero no son efectivos en estos roles! Si solo tener el título de predicador hiciera que fuera efectivo entonces una iglesia podría seleccionar cualquier predicador para servirles como ministro. Pero las iglesias no lo hacen así porque han aprendido por experiencia que no todos predicadores son iguales de efectivos y algunos no son efectivos para nada.

En este capítulo estamos definiendo los hábitos que predicadores y ancianos efectivos deben cultivar para alcanzar el éxito en lo que hacen. En cuanto a los predicadores, hay 3 hábitos o características principales que identifican a un ministro verdaderamente efectivo. Pablo los describe en su carta al joven evangelista llamado Timoteo en II de Timoteo.

Hábito #1
Los predicadores efectivos se purifican

Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos.
- II Timoteo 1:6

Timoteo se estaba reprimiendo su ministerio por su juventud y la presencia de muchas distracciones mundiales. También era tímido por miedo de persecución por los judíos y ciertamente por los romanos. Pablo lo anima a renovar su don y purificarse continuamente al separarse de las cosas que le impidieran, distrajeran o disminuyeran su ritmo.

Aún predicadores se estancan; a causa de fatiga, aburrimiento, pereza o pecado. Generalmente en un estancamiento el predicador empieza a poner énfasis en cosas menos importantes para evitar el trabajo duro y verdadero del ministerio. Los predicadores efectivos tienen el hábito de purificarse continuamente para mantenerse renovados, abiertos y sensibles al liderazgo del Espíritu.

Los predicadores efectivos cultivan hábitos espirituales que sirven para constantemente purificar sus mentes y corazones:

  • Leen sus biblias continuamente y no solo en preparación para un sermón.
  • Toman tiempo para la oración privada no solo la oración durante la adoración pública.
  • Leen y estudian materiales que amplían sus mentes y ministerios.
  • Cultivan amistades que los mantienen responsables porque cada ministro necesita a alguien, aparte de su esposa, que le dirá cuando está equivocado.
  • Participan en actividades que sirven a la hermandad en general no solo para la iglesia local. Esto sirve para ampliar su visión del reino.
  • Hacen lo difícil primero. Conocí a un predicador quien odiaba el estudio y la preparación de lecciones pero le encantaba trabajar con el computador. Duraba 3 días preparando el boletín de la semana, preparando informes de misiones con estadísticas, gráficas, etc. Hacía mandados y atendía la oficina. Finalmente el sábado por la noche preparaba la lección para la mañana del domingo y ¡se notaba!

Predicadores efectivos constantemente se purifican y purifican sus ministerios para mantener el entusiasmo y pasión que caracterizaba su llamado original al ministerio.

Hábito #2
Los predicadores efectivos predican

8Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios, 9quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, 10y que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Cristo Jesús, quien abolió la muerte y sacó a la luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio, 11para el cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro. 12Por lo cual también sufro estas cosas, pero no me avergüenzo; porque yo sé en quién he creído, y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito hasta aquel día.
- II Timoteo 1:8-12

Pablo aún mantiene su pasión por el evangelio, aún cuando se refiere a él en una carta a un compañero y colega. A pesar de que ha sufrido por el evangelio, todavía está completamente convencido y comprometido con la difusión de las Buenas Nuevas.

Los predicadores efectivos son efectivos porque el mensaje los apasiona, no donde predicarán el mensaje ni cuantas personas estarán presentes. Pablo es ferviente y simplemente está escribiendo a ¡una sola persona! Lo que hace que el predicador sea efectivo es que quiere predicar siempre, a tiempo y fuera de tiempo, mucha o poca gente, oidores amigables o escépticos, locales o internacionales, en persona, en la televisión, la radio, en imprenta, o por el internet. ¡Solo quieren predicar!

Los predicadores efectivos están convencidos que el evangelio es la verdad de Dios para el hombre y están ansiosos, incluso incómodos si no predican.

Hábito #3
Los predicadores efectivos perseveran

Cuando digo perseverar, quiero decir que los predicadores quienes alcanzan el éxito en el ministerio son aquellos que son capaces de persistir, perduran, no se rinden, tienen un espíritu perseverante.

En su carta a Timoteo, Pablo lo anima a perseverar en 3 áreas:

A. Perseverar en la doctrina

13Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. 14Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado.
- II Timoteo 1:13-14
1Tú, pues, hijo mío, fortalécete en la gracia que hay en Cristo Jesús. 2Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
- II Timoteo 2:1-2

Perseverar en la doctrina o la enseñanza significa continuar diligentemente enseñando la Palabra de Dios aún cuando sea inconveniente, o cuando las personas no escuchan u obedecen. También significa perseverar cuando hay oposición de adentro y afuera de la iglesia. Finalmente, la perseverancia requiere enfrentar a aquellos que están en error y entrenar a otros en la enseñanza apropiada de la Palabra.

La labor del predicador es de ministrar la Palabra en cada circunstancia y predicadores efectivos y exitosos se aseguran de cumplir con esa labor primaria en su trabajo multifacético.

B. Perseverar en el ministerio

3Sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. 4Ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado. 5Y también el que compite como atleta, no gana el premio si no compite de acuerdo con las reglas. 6El labrador que trabaja debe ser el primero en recibir su parte de los frutos. 7Considera lo que digo, pues el Señor te dará entendimiento en todo. 8Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, descendiente de David, conforme a mi evangelio; 9por el cual sufro penalidades, hasta el encarcelamiento como un malhechor; pero la palabra de Dios no está presa. 10Por tanto, todo lo soporto por amor a los escogidos, para que también ellos obtengan la salvación que está en Cristo Jesús, y con ella gloria eterna. 11Palabra fiel es esta:
Que si morimos con Él, también viviremos con Él;
12si perseveramos, también reinaremos con Él;
si le negamos, Él también nos negará;
13si somos infieles, Él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo.
- II Timoteo 2:3-13

En otras palabras hay muchas distracciones y tentaciones en el mundo y los ministros necesitan tener cuidado de no atraparse en ellas. Algunos ministros se pierden en preocupaciones o pecados porque el predicador se involucra con algo más que el ministerio y esto lo lleva a la ruina. Los predicadores exitosos y efectivos mantienen su mirada en el premio y sus manos al aro del ministerio sin desvíos. Me han ofrecido colaborar en muchas aventuras pero siempre he negado involucrarme porque sería una distracción. No quiero preocuparme con cualquier cosa que no sea mi familia o mi ministerio.

C. Perseverar en el amor a la iglesia

Encontramos muchos comentarios más de Pablo a Timoteo en ambas cartas sobre el ser un buen predicador. Basta decir que los predicadores más efectivos que he conocido y visto son aquellos que aman la iglesia del Señor. Sin importar cómo se les tratan; si están en un lugar muy creyente o haciendo misiones; ellos son constantes en su amor hacia la iglesia del Señor y se sacrifican por ella.

No importa cuanta educación tienes o cuanta capacidad para el oratorio, si no amas a la iglesia no puedes ser un ministro efectivo. Las personas son sensibles a esto y responderán en acuerdo a tu dedicación a la iglesia.

Resúmen I

Hay muchos que dicen ser un ministro/predicador. Las universidades e institutos de capacitación producen nuevos candidatos cada año. Pero los predicadores efectivos logran el éxito porque han cultivado 3 hábitos importantes:

  1. Constantemente se purifican mediante la oración y la lectura de la Palabra limpiadora de Dios.
  2. Constantemente predican el evangelio con entusiasmo y evitan debates sobre opiniones y personalidades.
  3. Constantemente perseveran en la enseñanza de la Palabra a otros, el servicio a otros y la promoción de la iglesia de Cristo al mundo.

Esto es lo que los motiva, lo que es primordial para ellos. Si lo único que recuerdas del predicador es su pasatiempo o su pasión por el fútbol, ¡algo anda mal! Por supuesto hay muchos otros factores que contribuyen a un ministerio exitoso. Cosas como relaciones interpersonales y conocer la cultura de quienes están escuchando sus prédicas; sin embargo, sin los hábitos de los cuales he hablado, un hombre no llegará a ser un ministro efectivo sin importar cuantos amigos tiene en la iglesia o cuán bien entiende la cultura.

4 Hábitos de ancianos altamente efectivos

Es difícil decir todo lo que hay que decir en cuanto al rol de los ancianos, así que tendré que resumir y comprimir mis comentarios en 4 hábitos claves para ser un anciano efectivo.

Hábito #1
Los ancianos efectivos tienen cuidado

28Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él compró con su propia sangre. 29Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, 30y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos.
- Hechos 20:28-30

En este pasaje Pablo manda llamar a los ancianos y los exhorta de tener cuidado en tres áreas:

A. Cuidan de ellos mismos

Los ancianos efectivos se guardan y cuidan su conducta y su actitud antes que nada. Los ancianos que no muestran un deseo de crecer y desarrollar la madurez personal y espiritual no tienen el respeto de los hermanos y sin respeto no pueden ser efectivos. La iglesia será paciente y perdonará las debilidades de un anciano si está luchando por mejorar. Muchos ancianos pierden su efectividad porque piensan equivocadamente que el ser anciano les permite no pelear contra hábitos y caracteres pecaminosos como es el orgullo, la pereza, el chisme y el ser mundano.

B. Cuidan del rebaño

Los ancianos efectivos entienden que una vez llegan a ser ancianos tienen que cambiar sus prioridades. Muchas veces hombres toman el rol de anciano y lo perciben como una obligación más, como un pasatiempo religioso que agregan a sus agendas. Pero el ser anciano es como el matrimonio, cambia tu vida entera y también tu agenda. Los ancianos más efectivos son aquellos que guardan el rebaño 24/7, no solo en los servicios de los domingos y los miércoles. No puedes ser un pastor efectivo sin estar profundamente involucrado en las vidas de las ovejas siete días a la semana.

C. Cuidan de la Palabra

Observe que en la exhortación de Pablo hacia los ancianos no hablaron de edificios, dineros o programas. Estos temas eran para los diáconos. Los ancianos efectivos se preocupan del desarrollo espiritual personal, las necesidades y la dirección espiritual de las vidas de los miembros y la correcta enseñanza y prédica de la Palabra de Dios. Un buen pastoreo requiere de hombres que resisten la tentación de hacer el trabajo más tangible que pertenece a los diáconos, ¡para abordar el trabajo más complejo y demandante de construir el reino dentro de los miembros!

La Palabra nos dice que los ancianos efectivos aceptan y sobresalen en cuidarse a ellos mismos, en cuidar a la iglesia y en cuidar a la Palabra ante el mundo y las fuerzas de maldad y oscuridad.

Hábito #2
Los ancianos efectivos trabajan

Esta es una observación personal, pero he notado que los ancianos más exitosos son aquellos que llevan la vara de pastor dondequiera que vayan. En otras palabras, sus vidas se definen por su rol como ancianos en la iglesia. Lo ves en la manera que hablan, en su conducta y la manera en que reaccionan ante temas dentro o fuera de la iglesia. Algunos ancianos son ancianos cuando están en el edificio o en una reunión. Pero ancianos efectivos son ancianos en los partidos deportivos, los picnic, el trabajo y dondequiera que estén. Ningún otro rol, ya sea en su trabajo o su pasatiempo favorito, es más decisivo que su rol de anciano. Cuando se da a conocer a otros que son ancianos nadie se sorprende.

Ancianos que trabajan se dan cuenta de que en este mundo hay muchas ovejas perdidas que están buscando un pastor y ellos han sido encomendados por Dios para encontrarlos donde sea estén.

Hábito #3
Los ancianos efectivos enardecen

1En la iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simón llamado Niger, Lucio de Cirene, Manaén, que se había criado con Herodes el tetrarca, y Saulo. 2Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. 3Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron.
- Hechos 13:1-3
3Así que, siendo enviados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, relatando detalladamente la conversión de los gentiles, y causaban gran gozo a todos los hermanos. 4Cuando llegaron a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia, los apóstoles y los ancianos, e informaron de todo lo que Dios había hecho con ellos.
- Hechos 15:3-4

Doy estos pasajes para señalar que había ancianos (maestros) en la gran obra misionera de Pablo hacia los gentiles. Hubo gran valentía de parte de los cristianos judíos para apoyar y animar este tipo de actividad entre los gentiles, pero eran entusiastas por el evangelio.

Muchas veces los ancianos se reducen a ser un grupo que meramente toma decisiones dando el sí o el no en cuestiones de presupuestos, en vez de estar a la vanguardia de lanzar nuevas ideas y esfuerzos tanto de alcanzar a los perdidos como servir a los santos. Los ancianos que están "encendidos" sobre el evangelismo o la benevolencia hacia los pobres o el fortalecimiento de la iglesia proveen el tipo de liderazgo que la gente seguirá. Los ancianos efectivos lideran por su ejemplo, ancianos altamente efectivos lideran por inspiración, y la inspiración es lo que lleva a la iglesia a hacer grandes cosas para Dios.

Hábito #4
Los ancianos efectivos están en la misma pista

2con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, 3esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.
- Efesios 4:2-3

Pablo entendía que cuando tomas a personas que están divididas por cultura, posición social, educación, cada uno con su naturaleza pecaminosa propia, e intentas formar un solo cuerpo unido de estas diferentes partes, ¡es trabajo! No hay ninguna diferencia con los ancianos y sus esfuerzos de trabajar juntos como un grupo unido. ¿Por qué crees que las calificaciones de un anciano ponen énfasis en aquellas cosas que ayudan a que un hombre se lleve bien con otros? I Timoteo 3:2-7 enumera dieciséis calificaciones describiendo al candidato a ser anciano. De estas dieciséis, ocho se refieren a su habilidad de relacionarse con otros, especialmente con otros ancianos porque estos son los hombres con quienes pasará mucho de su tiempo.

Los ancianos efectivos son aquellos que realmente son temperados, prudentes, hospitalarios, no adictos al vino (o cualquier otra cosa), no son polémicos, no son argumentativos, no son egocéntricos ("tener que hacerlo de mi manera"), no son arrogantes (no pueden admitir debilidad o falta). Los ancianos efectivos trabajan en sus relaciones los unos con los otros. Invierten tiempo y energía en esto por varias razones:

  1. El primer plan de ataque de Satanás es siempre causar división y conflicto entre los ancianos.
  2. Pastorear es un "trabajo en grupo" no una tarea individual, así que entre más unidos y orientados como equipo más exitosos serán.
  3. La iglesia es una reflexión de sus ancianos. Un grupo de ancianos divididos que no hacen nada producirán una congregación igual.

Los ancianos efectivos reconocen que un grupo de ancianos sanos, abiertos y unidos es bíblico y una fuente de consolación y confianza para la congregación. No nos gusta ver pelear a nuestros padres, y tampoco a nuestros ancianos.

No solo saben esto sino toman pasos concretos para mantener la unidad del Espíritu, y trabajan diligentemente para mantener la paz entre ellos, y lo hacen por amor a Cristo y las ovejas que salvó con Su muerte.

Resúmen II

Obviamente, hay mucho más que se podría decir sobre este tema tan importante, pero estos cuatro bastarán. Un pastoreo efectivo requiere que estos hombres cuiden cada día del bienestar de ellos mismos, la iglesia y la enseñanza de la Palabra.

Necesitan estar encendidos para inspirar a la iglesia con su fervor al servir al Señor, la iglesia y los perdidos. Si los ancianos no inspiran, ¿quién lo hará? No puedes contratar la inspiración.

Los ancianos efectivos también son una fuerza para la unión, paz y reconciliación. Esto se nota en el liderazgo y como resultado penetra la congregación entera. Un liderazgo efectivo en la iglesia es la clave al crecimiento porque la iglesia no puede crecer más allá de su liderazgo. Espero que continuarás orando y apoyando a sus ancianos mientras ellos buscan ser más y más efectivos con cada año que pasa.