Esta sesión de apertura examina la actividad principal del culto público: la comunicación con Dios, y cómo este componente esencial puede mejorarse aprendiendo el lenguaje de la comunicación con Dios.
14 min
Descargar
Idiomas

El propósito de este libro es proporcionar más información sobre la adoración pública para que la experiencia personal de la adoración sea ampliada, mejorada y cambiada para la gloria de Dios y para la edificación de la iglesia.

Comencemos hablando sobre la adoración haciéndonos una pregunta sobre los Juegos Olímpicos: ¿Qué son realmente los Juegos Olímpicos?

Dejando al margen el bombo, el marketing y la política, todo se reduce a competencia. Los Juegos Olímpicos están motivados y viven de la competencia. Los países compiten por la oportunidad de albergar el mejor y más elaborado espectáculo. Los atletas sacrifican sus vidas para competir unos con otros para convertirse en los mejores del mundo en un momento dado. La idea de fomentar la hermandad, la apertura y la amistad son elementos secundarios del verdadero "espíritu" de los Juegos Olímpicos, que es la competencia a escala mundial. Entonces en sentido amplio se podría decir que la "naturaleza" del deporte es la competición - juegas para ganar.

Digo esto porque en cada área de actividad existe una naturaleza esencial, una idea central que explica y da sentido a las actividades que lo rodean. Es por eso que los grandes entrenadores nunca olvidan que el deporte consiste en competencia, no en fama, dinero o política. Conocen el tema central (competencia) y nunca dejan que sus jugadores se alejen de esta idea. Los niños pequeños pueden jugar por diversión, por amor al juego, por la construcción del carácter, pero los profesionales, especialmente los exitosos, saben que consiste en competir y ganar.

Entonces, conocer la esencia de algo es importante si quieres tener éxito en ello.

Por ejemplo, la esencia de la escuela es la educación. Cuando trabajé en OC (Oklahoma Christian University) como Decano de estudiantes, fui testigo del fracaso de muchas personas porque no habían captado esta idea central básica. Se unían a clubes de servicios sociales, se inscribían en deportes, se regocijaban por el hecho de que había entre 800 y 1200 chicas solteras corriendo ... salían, jugaban a videojuegos en el dormitorio hasta las 4 am, pasaban el rato en el salón y, oh sí, iban a clase.

Luego, las calificaciones al cabo de 5 semanas eran enviadas a los padres y Junior obtuvo 2 Cs / 1D / 1F y una calificación incompleta porque sus deberes no fueron entregados ... Fue entonces cuando la universidad comenzó a despertar a los estudiantes para que a pesar de todas las actividades extracurriculares tomaran su tiempo, se trataba de conseguir una educación estructurada. Nadie consiguió un diploma de ping-pong. Los que triunfaron en OC fueron aquellos que entendieron la naturaleza esencial de ese lugar y se entregaron a ella: educación.

Podría continuar con otros ejemplos:

La naturaleza esencial de los negocios es la ganancia. Sin lucro, no hay negocio. No se trata de títulos, oficinas, networking, publicidad, contabilidad, etc. Todas estas cosas son parte del negocio, apoyan el elemento básico o central del negocio, que es el beneficio.A veces estoy con alguien y vemos alguna tienda o restaurante en mal estado y la persona dice: "¿Por qué están todavía abiertos, qué basura ... etc.". Mi respuesta es siempre la misma, "Están abiertos porque están obteniendo ganancias. Punto".

La única institución que permanece abierta cuando no está obteniendo ganancia es el gobierno.

Ahora, siguiendo esta línea de pensamiento, te sugiero considerar que la naturaleza esencial del culto es: comunicación. Comunicación con Dios.

Desde los primeros ejemplos elementales de personas que han adorado a Dios en el Génesis, a las exaltadas imágenes que nos ofrece Juan en el libro del Apocalipsis, la adoración ha tenido un hilo conductor: el esfuerzo que hace el hombre para comunicarse con Dios de alguna manera.

Esto se hace evidente en la observación de las acciones y palabras utilizadas en la Biblia por la gente, cuando está adorando. Tanto al postrarse, ofrecer sacrificio, expresar oraciones, tocar instrumentos en el Antiguo Testamento, cantar himnos en el Nuevo Testamento, comer la Pascua o compartir la comunión, la gente no hacia estas cosas para sí mismos o para otros creyentes (esto se entendió). La razón subyacente de todas estas cosas y otras muchas era que Dios estaba escuchando, mirando, recibiendo de alguna manera el mensaje de fe, de amor, de aprecio, de arrepentimiento y de necesidad por aquellos que intentan comuníquese con Él desde aquí en la tierra.

Lo interesante en todo esto es que la comunicación con Dios es la naturaleza esencial de todo tipo de adoración, no solo de la adoración judeocristiana.

  • Los peregrinos musulmanes que van a La Meca quieren comunicarse con Allah.
  • Los hindúes que se bañan en el Ganges realizan este rito para conectarse con Brahma (el primer dios de la trinidad hindú y creador del universo).
  • Los nativos americanos usan cabañas de sudor para ayudarlos a estar más en sintonía con sus "espíritus".
  • Los zoroastrianos de la antigüedad encendían piras para honrar a su dios Zoroastro.

No estoy diciendo que todos estos métodos sean efectivos e incluso aceptables para el Dios de la creación, el Padre, el Señor Jesucristo. Simplemente digo que la naturaleza esencial de la adoración es la comunicación. El hombre trata comunicarse de alguna manera con lo divino. Este es la premisa básica y la idea central que informa y da significado a las otras actividades que rodean la adoración.

Afortunadamente tenemos la revelación de Dios a través de Cristo en Su Palabra para enseñarnos sobre todas las cosas, incluida la adoración y cómo podemos comunicarnos verdaderamente con Dios en espíritu y en verdad.

9Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos cesado de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios; 11fortalecidos con todo poder según la potencia de su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo 12dando gracias al Padre que nos ha capacitado para compartir la herencia de los santos en luz. 13Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado,
- Colosenses 1:9-13

En Cristo obtenemos la capacidad, la sabiduría y el conocimiento para no solo vivir de una manera que agrada a Dios, sino también para adorar (comunicarse) con Él también. Esto es parte de la herencia que recibimos en Cristo: verdadera comunicación con el Dios verdadero.

¿Por qué es esto tan importante?

He pasado buena parte del tiempo configurando esta básica premisa: la naturaleza esencial de la adoración es la comunicación.

¿Porque es esto importante? Es importante porque no saber o bien olvidar o no priorizar esta idea central nos lleva a una adoración que no es en espíritu ni en verdad.

Como los entrenadores que se olvidan de la esencia de la competición o los empresarios que descuidan el resultado final de la rentabilidad, las iglesias que ignoran el hecho de que la adoración consiste básicamente en comunicación pierden el beneficio de la adoración, que es la trascendencia, cuestión discutida en el último capítulo de este libro.

Las iglesias cometen uno de los dos errores básicos cuando se trata de culto (adoración) público:

1. Hacen del medio el fin

En otras palabras, la idea de comunicación se pierde o se subvierte por los "métodos" de comunicación.

Es como comprar un ordenador caro con mucho software, todo tipo de gadgets pero sin molestarse en conectarlo a Internet. Tienes un ordenador impresionante que no puede comunicarse con nadie excepto con el dueño!

Las iglesias hacen esto cuando la atención y el coste se centra en el lugar de culto, en el equipo para adorar, en el orden de la adoración, en el método de adoración, etc., pero ningún esfuerzo por examinar si hay comunicación con Dios a través de todo ello. Creemos que, si usamos el "método" correcto, entonces la comunicación tiene lugar, pero tener el método correcto es solo una parte de lo que se requiere para comunicarse realmente con Dios.

Es como decir que para competir en el fútbol hay que asegurarse que cada jugador tenga su nombre en su camiseta y que conoce y sigue las reglas del juego. Tener el equipo y conocer las reglas te permiten jugar, ¡pero necesitas más que eso para ser competitivo y ganar! De la misma forma, conocer los métodos y seguir las reglas pueden producir lo que calificamos como adoración, pero esto no garantiza que realmente te comuniques con Dios y recibas auténtica bendición como resultado. Comentaré algunas otras cosas necesarias para adorar realmente en espíritu y en verdad, algo más adelante en este capítulo.

2. Algunos inventan sus propios métodos

En su libro, "La idea peligrosa del cristianismo", el autor Alister McGrath afirma que el pentecostalismo explica el mayor crecimiento del cristianismo producido en los últimos 50 años. Su investigación muestra que el movimiento pentecostal es mayor que todos los demás grupos evangélicos juntos. En el cristianismo mundial, está el catolicismo, a continuación el pentecostalismo, y luego todos los demás.

Lo que resulta realmente interesante en la teoría de McGrath (Catedrático de Ciencia y Religión de la Universidad de Oxford) es la razón por la que esto es así. Dice que, a diferencia de otros grupos que tienen un marco religioso para funcionar internamente, los pentecostales no tienen ninguno.

Los Católicos, por ejemplo, tienen la historia de la iglesia, la ley de la Iglesia, el voto de los cardenales, las encíclicas del Papa y la Biblia para guiar, restringir o permitir lo que se puede o no hacer.

Nosotros, las Iglesias de Cristo, usamos solo la Biblia y tenemos un marco de reglas para guiar nuestra interpretación. También tenemos enseñanzas tradicionales ampliamente aceptadas que permiten o restringen nuestras acciones (por ejemplo, enseñanza sobre el uso de instrumentos en la adoración).

Las Pentecostales no tienen nada de esto. Sus enseñanzas son fluidas y toman en consideración las necesidades y circunstancias del momento, especialmente cuando se trata de adorar.

Lo menciono porque son un excelente ejemplo de las que generan sus propios métodos y reglas sobre la adoración -el polo opuesto de aquellos cuya adoración consiste en reglas. Para los Pentecostales es aceptable todo lo que resulte necesario para lograr una adoración dinámica, emocional, significativa, entretenida y espiritual, porque nada les impide por lo que se refiere al método.

El problema, por supuesto, es que definen la comunicación con Dios basada en sus métodos, no en los resultados autenticados por la Biblia.

Es como un equipo de hockey juzgando su éxito por el color de sus uniformes y la calidad del juego previo mostrado, y no por la puntuación final.

Creo que su error es que juzgan la eficacia de la adoración por la forma en que se sienten acerca de la adoración en sí, en lugar de cómo la adoración afecta en el modo se sienten acerca de Dios.

En las Iglesias de Cristo existe el deseo de ir por este camino y justifican los medios para el fin, también. Muchas congregaciones, sintiendo que no están recibiendo los beneficios de la adoración y que no logran el objetivo central de la adoración (comunicación) están empezando a jugar con los "métodos" y las "reglas", pensando que esto marcará la diferencia. Para ello agregan instrumentos, teatro, ayudas audiovisuales, equipos de adoración o incluyen mujeres en roles de liderazgo, o experimentan con ideas carismáticas como aplaudir o hablar en lenguas, incluso imitando la
la "jerga" religiosa pentecostal de profecía y visiones especiales.

Y es normal que esto sea lo que intenten ya que creen que el método produce los resultados, por lo tanto, ¿por qué no cambiar el método?

Por supuesto, otros reaccionan ante estos cambios (particularmente ante los cambios no bíblicos) y el debate se centra en los métodos mientras nada cambia realmente, excepto que genera más división y menos comunicación entre nosotros y con Dios también.

Hablaremos más sobre reglas y métodos en el próximo capítulo, por ahora repasemos los requisitos divinos para comunicación con Dios.

Comunicación con Dios ¿Qué es lo que realmente requiere?

1. Darse cuenta de que la comunicación con Dios debe existir personalmente, antes de que pueda existir corporativamente

Jesús entrenó a sus apóstoles en oración privada durante tres años antes de que comenzaran a adorar corporativamente como una Iglesia.

Si el culto de una congregación no es efectivo es porque las personas de dicha iglesia no saben cómo adorar a Dios en privado. Y si los líderes de la iglesia no tienen una comunicación privada activa, efectiva y continua con Dios, tampoco hay muchas posibilidades de que la iglesia lo logre. La adoración en espíritu y en verdad no comienza con nuevos cancioneros, comienza con la paciente enseñanza de cada miembro para obtener un corazón nuevo y abierto a Dios en adoración personal.

Es por eso que Pedro en Hechos 6 se negó a renunciar a su ministerio de oración por el trabajo de distribución de alimentos. Como un verdadero líder, estaba atento a los elementos centrales de la iglesia: la adoración y la enseñanza de la Palabra de Dios.

2. Reconocimiento de la presencia de Dios en la adoración

Las personas que se aburren en la adoración no logran reconocer la presencia de Dios. Las personas que - durante la reunión de la iglesia - revisan sus mensajes de texto, sueñan despiertos, departen con su vecino, o están distraídos de alguna otra manera, no logran cantar, decir amén, etc., hacen todas estas cosas porque su fe en Su verdadera presencia es débil.

Estoy convencido de que Dios se da cuenta de que el canto puede ser deficiente, o que el predicador resulta un poco monótono, o que los bebés se quejan. En definitiva, Él ve y oye lo que tu ves y oyes. Pero Él está presente en Cristo, porque la iglesia se ha reunido en Su nombre. Como mínimo deberíamos prestar la misma atención que Él! Su presencia no depende de nuestro rendimiento en la adoración, sino más bien en Su promesa de estar con nosotros siempre que dos o tres se reúnan en Su nombre (Mateo 18:20).

No podemos comunicarnos verdaderamente con Dios a menos que primero reconozcamos y respetemos el hecho de que Él está realmente allí, de conformidad con su promesa.

3. Un sentido de nosotros mismos

Sé que la adoración se centra en Dios, pero nada enfoca más nuestras mentes en Dios como obtener un verdadero sentido de nosotros mismos primero.

El grito más ferviente del apóstol Pablo, su oración más sincera, su visión y comunicación más clara con Dios se produjo cuando declaró:

¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte?
- Romanos 7:24
Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu.
- Romanos 8:1

Todo hombre que se encuentra cara a cara con Dios (la última comunicación/adoración) ha experimentado este sentido de sí mismo.

Por ejemplo, Isaías, quien fue elocuente en palabras y consejo para los reyes, sólo fue consciente de la impureza e indignidad de sus labios y palabras cuando fue puesto al día por el Espíritu ante Dios (Isaías 6:5).

Y Juan, el apóstol fiel que había visto a Jesús resucitado, todavía cayó al suelo como hombre muerto cuando se enfrentó al Señor en Su estado celestial (Apocalipsis 1:17).

Cuanto más nos vemos a nosotros mismos por quiénes somos y por lo qué somos, más el Señor abre nuestros ojos a Su propia gloria y al abismo de justicia y gloria que se extiende entre nosotros. Esta nos permite experimentar asombro, agradecimiento, alivio y alegría porque es entonces cuando podemos ver y valorar el don que es nuestro en la cruz de Cristo.

Este era el problema de los fariseos. Estaban tan llenos de su propia justicia que no podían ver su verdadera condición y necesidad, y por lo tanto, no podían ver o comunicarse con Jesús y lo que dijo e hizo.

Nada mejora nuestra adoración (comunicación) con Dios como un autoexamen sobrio e implacable. Esto revela nuestra necesidad, y nuestra necesidad abre los ojos de nuestro corazón.

4. Necesitamos conocer el idioma de comunicación

Todo tiene un "lenguaje" peculiar a sí mismo:

  • Deportes (hat trick, touchdown)
  • Negocio (cuenta de pérdidas y ganancias)
  • Ordenadores (software, fallo de disco duro)

La adoración también tiene su propio idioma y no es cultural (como Inglés o Español). Es espiritual. El lenguaje espiritual de la adoración incluye los siguientes tipos comunicación con Dios (esta no es una lista exhaustiva, pero una buena muestra de la oración de Nehemías):

4Y cuando oí estas palabras, me senté y lloré, e hice duelo algunos días, y estuve ayunando y orando delante del Dios del cielo. 5Y dije: Te ruego, oh Señor, Dios del cielo, el grande y temible Dios, que guarda el pacto y la misericordia para con aquellos que le aman y guardan sus mandamientos, 6que estén atentos tus oídos y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que yo hago ahora delante de ti día y noche por los hijos de Israel tus siervos, confesando los pecados que los hijos de Israel hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. 7Hemos procedido perversamente contra ti y no hemos guardado los mandamientos, ni los estatutos, ni las ordenanzas que mandaste a tu siervo Moisés. 8Acuérdate ahora de la palabra que ordenaste a tu siervo Moisés, diciendo: «Si sois infieles, yo os dispersaré entre los pueblos; 9pero si volvéis a mí y guardáis mis mandamientos y los cumplís, aunque vuestros desterrados estén en los confines de los cielos, de allí los recogeré y los traeré al lugar que he escogido para hacer morar allí mi nombre». 10Y ellos son tus siervos y tu pueblo, los que tú redimiste con tu gran poder y con tu mano poderosa. 11Te ruego, oh Señor, que tu oído esté atento ahora a la oración de tu siervo y a la oración de tus siervos que se deleitan en reverenciar tu nombre; haz prosperar hoy a tu siervo, y concédele favor delante de este hombre. Era yo entonces copero del rey.
- Nehemías 1:4-11

Examinemos la oración de Nehemías al cerrar este capítulo, para ver los tipos de lenguajes de oración que él utiliza:

  • Alabanza - vs. 4-5 – Una breve reseña de algunas de las cosas buenas de Dios.
  • Súplica - vs. 6a – Realizar peticiones específicas en nombre de otra persona.
  • Confesión - vs. 6b-7 – Reconocimiento, revisión, rechazo, duelo por los pecados cometidos.
  • Confirmación - vs. 8-10 – Revisión y petición de las promesas y bendiciones hechas por Dios para uno mismo. (Tu dijiste te daría esto y estoy reclamando esa promesa.)
  • Protección / Misericordia - vs. 11 – Una solicitud ayuda, protección y misericordia personal ante una dificultad o un peligro.

Cinco son los tipos diferentes de oración que se llevan a cabo. Cinco los idiomas distintos utilizados en las oraciones en 10 versos. Este es el lenguaje de comunicación de Dios. No palabras largas o floridas, ni siquiera citas de las Escrituras.

El lenguaje de adoración o comunicación con Dios es alabanza, misericordia, súplica, petición, confesión, confirmación, recuerdo, esto es lo que Dios escucha y responde! No bandas, grandes o pequeñas multitudes, no personas rezando sino personas orando y comunicándose con Él en este idioma!

Resumen

En consecuencia, la esencia de la adoración es la comunicación y Dios nos ha mostrado a través de Su Palabra revelada que hay un lenguaje particular que escucha y al que responde.

Si nuestra adoración no ha sido satisfactoria espiritualmente, puede ser que no estemos tratando de comunicarnos, o puede ser que no estemos usando el lenguaje correcto para comunicarnos eficazmente con él.