Mike habla de la relación entre la influencia del Espíritu Santo y la disciplina del autocontrol.
Idiomas

Llegar a ser piadoso es la verdadera llamada de cada cristiano en respuesta a la pregunta: "¿Qué haré con mi vida y por qué estoy aquí?" Estamos, por tanto, estudiando 10 disciplinas espirituales que nos ayudarán a avanzar en este proceso: intimidad, sencillez, silencio, solitud, entrega, oración, humildad. Revisaremos estos en la última lección, pero por ahora, examinemos la octava disciplina espiritual que es el autocontrol.

El problema

14Porque sabemos que la ley es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado. 15Porque lo que hago, no lo entiendo; porque no practico lo que quiero hacer, sino que lo que aborrezco, eso hago. 16Y si lo que no quiero hacer, eso hago, estoy de acuerdo con la ley, reconociendo que es buena. 17Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 18Porque yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada bueno; porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no. 19Pues no hago el bien que deseo, sino que el mal que no quiero, eso practico. 20Y si lo que no quiero hacer, eso hago, ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. 21Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. 22Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, 23pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros. 24¡Miserable de mí! ¿Quién me libertará de este cuerpo de muerte? 25Gracias a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que yo mismo, por un lado, con la mente sirvo a la ley de Dios, pero por el otro, con la carne, a la ley del pecado.
- Romanos 7:14-25

En este pasaje, Pablo está describiendo la batalla que tiene lugar dentro de cada creyente, la lucha entre la carne y el espíritu. ¿Todo cristiano tiene este problema? ¡Sí! Incluso el gran apóstol Pablo.

¿Cuál es exactamente el peligro aquí? Que la carne nos podrá y dominará. ¿Cuál es el objetivo del cristiano en esta situación? El creyente quiere que el espíritu domine la carne. El pecado y el deseo de la carne todavía están presentes, todavía se sienten, pero es el espíritu el que domina, no la carne. ¿Cómo llegas a este punto? Haciendo ejercicio, practicando el autocontrol.

No puedes convertirte en una persona piadosa a menos que el Espíritu domine y el Espíritu no puede dominar a menos que practiquemos el autocontrol.

Conoce a tu enemigo

Muchas personas no logran cultivar el autocontrol en sus vidas porque realmente no conocen muy bien a su enemigo. Nuestro enemigo, cuando se trata de autocontrol, somos nosotros mismos.

Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues estos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.
- Gálatas 5:17

Pablo dice que la batalla que se libra dentro de nosotros nos deja incapaces de hacer lo que queremos, bueno o malo. Mi fe echa a perder los placeres del mal. Mi carne interrumpe mi comunión con Dios.

Cuando te conviertes en cristiano, recibes el Espíritu Santo (Hechos 2:38) y tu vida se redirige; sin embargo, tus viejos hábitos y deseos pecaminosos siguen atrayéndote continuamente. El Espíritu y la carne luchan por dominar y, por lo general, puedes saber quién está ganando por la naturaleza del fruto o las acciones que produce tu vida.

18Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, 21envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, 23mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley. 24Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
- Gálatas 5:18-24

Ceder a nuestras tentaciones, debilidades, malos deseos e influencias mundanas da poder a la carne para dominarnos y eventualmente destruirnos. Sin embargo, el ejercicio del dominio propio permite que el Espíritu domine y fortalezca y, en última instancia, nos libere del dominio de la carne y de su resultado natural, que es la muerte tanto física como espiritual.

Si la recompensa de la humildad en esta vida es la paz, entonces el premio del dominio propio es la capacidad de experimentar gozo como fieles discípulos de Jesús.

Ganando la guerra

No basta con conocer al enemigo y cómo opera, debemos tener nuestra propia estrategia para la victoria. He aquí algunas estrategias sobre cómo cultivar el autocontrol para que el Espíritu pueda dominar y bendecir vuestras vidas:

1. Pon la mirada en el premio

Los atletas olímpicos se motivan imaginando el momento en que ganan el oro y lo que eso significaría:

  • Obrar en los libros de historia
  • Prestigio, fama, riqueza
  • Ser el mejor del mundo
24¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos en verdad corren, pero solo uno obtiene el premio? Corred de tal modo que ganéis. 25Y todo el que compite en los juegos se abstiene de todo. Ellos lo hacen para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. 26Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, 27sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado.
- 1 Corintios 9:24-27

Pablo usa esta misma analogía del deporte para enfatizar la idea de que el autocontrol es la base del éxito tanto en el deporte competitivo como en la competencia entre el Espíritu y la carne por el dominio sobre nuestros cuerpos. Inicialmente, nuestro premio es el gozo que experimentamos cuando vemos al Espíritu dominando nuestras vidas con el fruto espiritual que se produce como prueba.

En última instancia, nuestra corona o ofrenda floral es la vida eterna y la llamada del Señor a estar con Él en el cielo como siervos buenos y fieles. La respuesta a la tentación en todas sus formas es: "No vales la pena".

2. Muéstra a tu cuerpo quién manda

El adagio "Sin pena no hay gloria" es igualmente cierto en la batalla espiritual que libramos. El autocontrol es doloroso porque el cuerpo, el vientre, los ojos, el corazón, todos quieren, y si no te rindes pagarás el premio. Tienes que correr, como dice Pablo, de tal manera que ganes, no pierdas. Hacer el bien, evitar el mal y resistir el impulso de ceder no es fácil ni indoloro, pero con el tiempo y la práctica, cada uno de estos se vuelve más fácil y menos doloroso. La clave es recordar que siempre vale la pena el esfuerzo, ¡siempre!

3. El autocontrol es un asunto personal

Tu cónyuge, amigo, padre o ministro no puede infundirte autocontrol; solo tu con la ayuda de Dios. Si eliges la carne, la carne te dominará, si apelas al Espíritu, el Espíritu te dará poder y dominará tu vida y se mostrará.

12Así que, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir conforme a la carne, 13porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 14Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. 15Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
- Romanos 8:12-15

Recuerda esta importante regla general: habitualmente, solo tienes 3 segundos para decidir quién gana la batalla de entregarse a la carne o seguir el ejemplo del Espíritu.

Si en esos 3 segundos usas tu autocontrol para invocar al Espíritu, Él te dará poder para hacer lo correcto y acercarte a la piedad que estás persiguiendo. Creces 3 segundos a la vez.

Preguntas de discusión

  1. ¿A cuáles eres más vulnerable, a las tentaciones del cuerpo (consumo, placer ilícito, violencia, etc.) o a las tentaciones del corazón (orgullo, honestidad, celos, autocompasión, etc.)? ¿Por qué crees que es así?
  2. ¿Por qué crees que algunas personas creen que Dios no perdonará sus pecados (o un pecado en particular)?
  3. Cuando no resistes una tentación, ¿cuál es la razón habitual de tu fracaso?
  4. Describe tu mayor éxito en el ejercicio de autocontrol para resistir la tentación o el regreso a un mal hábito.
    • ¿Cómo te hizo sentir esto?
    • ¿Cómo afectó a otras áreas de tu camino espiritual con Cristo?
  5. ¿Crees en la regla de los 3 segundos mencionada al final de la lección?
    • En caso afirmativo, explica por qué y describe cómo funciona.
    • Si no, ¿por qué?