Viaje de Pablo a Roma

Sun. December 31
El excelente registro histórico y náutico de Lucas del viaje de Pablo a Roma y la predicación y enseñanza de la escena final mientras espera el juicio.
7 min

Pablo ha estado languideciendo bajo arresto domiciliario en el palacio de Herodes en Cesarea del Mar. No ha sido inculpado de ningún crimen. Ha tenido audiencia ante tres gobernadores romanos diferentes durante ese tiempo (Félix, Festo y Agripa) pero ninguno de ellos ha podido identificar alguna ley romana que él haya transgredido, aparte de todas las acusaciones no confirmadas lanzadas por los judíos. Esto ha causado un callejón sin salida en los procedimientos causando la extensión del encarcelamiento de Pablo porque los oficiales romanos temen que los líderes judíos causarán problemas si lo sueltan.

Pablo rompe el impase al demandar, como ciudadano romano, su derecho de apelar su caso en el tribunal del César en Roma. Esto lo libera de un periodo sin definir de encierro en Cesarea, provee una resolución para su caso en el sistema jurídico romano y lo distancia de los judíos asesinos en Jerusalén quienes quieren matarlo.

Travesía a Roma – 27:1-28:16

Partida de Cesarea

1Cuando se decidió que deberíamos embarcarnos para Italia, fueron entregados Pablo y algunos otros presos a un centurión de la compañía Augusta, llamado Julio. 2Y embarcándonos en una nave adramitena que estaba para zarpar hacia las regiones de la costa de Asia, nos hicimos a la mar acompañados por Aristarco, un macedonio de Tesalónica. 3Al día siguiente llegamos a Sidón. Julio trató a Pablo con benevolencia, permitiéndole ir a sus amigos y ser atendido por ellos. 4De allí partimos y navegamos al abrigo de la isla de Chipre, porque los vientos eran contrarios. 5Y después de navegar atravesando el mar frente a las costas de Cilicia y de Panfilia, llegamos a Mira de Licia. 6Allí el centurión halló una nave alejandrina que iba para Italia, y nos embarcó en ella. 7Y después de navegar lentamente por muchos días, y de llegar con dificultad frente a Gnido, pues el viento no nos permitió avanzar más, navegamos al abrigo de Creta, frente a Salmón; 8y costeándola con dificultad, llegamos a un lugar llamado Buenos Puertos, cerca del cual estaba la ciudad de Lasea.
- Hechos 27:1-8

Una vez más vemos que Lucas pone atención a los detalles sociales e históricos al registrar la navegación de Pablo a Roma. Nombra al centurión, Julio y la compañía Augusta que él comandaba quien actuaba como un alguacil trabajando tras varios cuerpos policiales. Eran responsables de la comunicación entre Roma y sus armadas en tierras lejanas y también la transferencia de prisioneros como era el caso de Pablo.

Tal como viajar hoy en día donde no es siempre posible conseguir un vuelo directo a tu destino pero necesitas un vuelo de conexión, en ese entonces no podías navegar directamente a Italia de un puerto en Judea o Siria. El centurión y sus soldados, Pablo y otros prisioneros (probablemente mandados a Roma a ejecución), juntamente con Lucas (dice "nos" en el versículo 2), y otro hermano, Aristarco, de la iglesia en Tesalónica, zarparon en un barco que solía atracarse en Misia, una provincia de Asia Menor conocida hoy día como Turquía.

La primera parada del viaje es Sidón, donde el centurión gentilmente permitió que Pablo desembarcara con sus amigos. Subiendo la costa y usando a Chipre para protegerse de los vientos poderosos zarparon a Mira, una ciudad porteña en la provincia de Lidia, un viaje de 15 días. Aquí encuentran un barco más grande que los puede llevar hasta Italia. Este barco avanzó lentamente, evitando la ruta más corta y directa al norte de la isla de Chipre, zarpando al sur de la isla donde había menos viento y mejores puertos para barcos comerciales grandes como ese. Eventualmente llegaron a Lasea, un puerto en el sur de Creta.

Advertencia de Pablo

9Cuando ya había pasado mucho tiempo y la navegación se había vuelto peligrosa, pues hasta el Ayuno había pasado ya, Pablo los amonestaba, 10diciéndoles: «Amigos, veo que de seguro este viaje va a ser con perjuicio y graves pérdidas, no solo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras vidas». 11Pero el centurión se persuadió más por lo que fue dicho por el piloto y el capitán del barco, que por lo que Pablo decía. 12Como el puerto no era adecuado para invernar, la mayoría tomó la decisión de hacerse a la mar desde allí, para ver si les era posible arribar a Fenice, un puerto de Creta que mira hacia el nordeste y el sudeste, y pasar el invierno allí.
- Hechos 27:9-12

Podemos determinar la temporada del año cuando hicieron este viaje porque Lucas menciona el "ayuno". Este es el "ayuno" que los judíos hacían para el Día de la Expiación, un momento en que ayunaban y oraban mientras el Sumo Sacerdote entraba al Lugar Santísimo en el Templo en Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, primero por sí mismo y entonces para el pueblo. Puesto que estos eventos estaban ocurriendo en 59 o 60 d. C. sabemos, de acuerdo con el calendario religioso de los judíos, que el Día de Expiación para esos años cayó a principios de octubre. Historiadores marítimos nos cuentan que viajes marinos en esa región se consideraban peligrosos entre mediados de septiembre a principios de noviembre e imposibles después del 10 de noviembre cuando se suspendía toda navegación hasta el 10 de marzo (Lenski, p.1069).

Pablo les advierte del peligro si continúan con su viaje. Esto no era una profecía sino una opinión basada en la experiencia de Pablo en cuanto al viajar por mar. Después de todo, él afirma haber experimentado el naufragio tres veces en su vida (2 Corintios 11:25). No hay ninguna sugerencia de ayuda divina o angélica en esta instancia. La manera en que Lucas describe la escena indica que los marineros, el capitán y Pablo también eran todos expertos en viajar y conscientes de los riesgos en zarpar en esa temporada del año y entonces Pablo ofrece su opinión con respecto al tema. Lucas describe, en parte, el argumento del capitán que su ubicación actual no era apto para invernar su barco y basado en esto zarparon subiendo la costa de Creta hacia un mejor puerto ubicado en Fénix.

La Tormenta

13Cuando comenzó a soplar un moderado viento del sur, creyendo que habían logrado su propósito, levaron anclas y navegaban costeando a Creta. 14Pero no mucho después, desde tierra comenzó a soplar un viento huracanado que se llama Euroclidón, 15y siendo azotada la nave, y no pudiendo hacer frente al viento nos abandonamos a él y nos dejamos llevar a la deriva.16Navegando al abrigo de una pequeña isla llamada Clauda, con mucha dificultad pudimos sujetar el esquife. 17Después que lo alzaron, usaron amarras para ceñir la nave; y temiendo encallar en los bancos de Sirte, echaron el ancla flotante y se abandonaron a la deriva. 18Al día siguiente, mientras éramos sacudidos furiosamente por la tormenta, comenzaron a arrojar la carga; 19y al tercer día, con sus propias manos arrojaron al mar los aparejos de la nave. 20Como ni el sol ni las estrellas aparecieron por muchos días, y una tempestad no pequeña se abatía sobre nosotros, desde entonces fuimos abandonando toda esperanza de salvarnos.
- Hechos 27:13-20

Todo anda bien puesto que tienen un buen viento y al costear a Creta zarpan unos 40 millas (64 kilómetros) hacia Fénix. Pronto después de su partida se encuentran con lo que Pablo dice ser un tifón o lo que nosotros llamaríamos un huracán. El término "Euroclidón" o viento del "nordeste" es el apodo dado a este tipo de tormenta conocido por los marineros. Ahora controlados por el viento, los marineros están en modo de emergencia intentando que no se volcara el barco. Uno de los problemas que enfrentaban era que su bote salvavidas, que generalmente se llevaba amarrado detrás del barco, se había llenado de agua y estaba poniendo en riesgo el navío principal por el peso, el arrastre y la falta de control. No querían soltarlo porque era su única forma de escape si el barco se hundiese, así que lograron levantarlo y amarrarlo al navío principal y fuera del agua.

Otro problema que enfrentaron fue la separación de las tablas de madera en la construcción del barco. Los vientos huracanados, las olas incesantes y el estrés sobre el palo que soportaba la vela mayor causaría que las tablas, especialmente las del casco o de la parte delantera del barco, se separarían dejando entrar agua y causando el hundimiento del barco. Lucas describe cómo los marineros usaron cables para mantener las tablas unidas y prevenir que se separaran.

El próximo desafío era que necesitaban corregir su rumbo porque el viento los llevaba hacia los bancos de arena ubicados entre Cartagena y Cirene conocidos como los bancos de Sirte. Para lograr esto bajaron la velocidad del barco al dejar el ancla libre en el mar y también arrojaron su cargo y los aparejos de la nave al agua. Ahora sabemos que su estrategia funcionó, a pesar de la tormenta, se cambió el rumbo del barco lo suficiente para evitar los bancos de Sirte y zarparon 13 días más y 480 millas (772 kilómetros) cerca de la isla de Malta. Sin embargo, hasta ahora, habían hecho todo lo que humanamente podían hacer y estaban abandonados en medio del mar en una tormenta terrible sin poder navegar ni saber dónde estaban independientemente si era de día o de noche. Lucas describe el consenso de los marineros, soldados y prisioneros quienes aceptaban su aparente destino y estaban resignados a morir en esta tormenta.

Exhortación de Pablo

21Cuando habían pasado muchos días sin comer, Pablo se puso en pie en medio de ellos y dijo: Amigos, debierais haberme hecho caso y no haber zarpado de Creta, evitando así este perjuicio y pérdida. 22Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, porque no habrá pérdida de vida entre vosotros, sino solo >span class="apple-converted-space"> 23Porque esta noche estuvo en mi presencia un ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 24diciendo: «No temas, Pablo; has de comparecer ante el César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo».25Por tanto, tened buen ánimo amigos, porque yo confío en Dios, que acontecerá exactamente como se me dijo. 26Pero tenemos que encallar en cierta isla.
- Hechos 27:21-26

En este discurso de Pablo, vemos la diferencia entre la advertencia anterior sobre el riesgo que estaban tomando y las posibles pérdidas por zarpar en esa época del año (una opinión basada en experiencia). Observa que en el versículo 21 les dice que lo que les había dicho antes era un consejo, no profecía. Al recordarles de esto les está preparando para lo que les dirá ahora, lo cual será de naturaleza milagrosa y profética.

Entonces les asegura que sus vidas serán salvas y describe la visión que ha tenido de un ángel de Dios y el mensaje que este ángel le entregó. Él (Pablo) presentará su caso ante el César (Nero en ese entonces). Además de esto, todo quien está con él (no solo los cristianos) se salvarán.

La redacción de esta promesa puede llevar a varias conclusiones:

  1. Pablo ya ha estado orando que todos se salven y Dios le estaba diciendo que iba a contestar su petición.
  2. Ahora estos hombres le deben sus vidas a Pablo.
  3. Pablo estaba usando este episodio entero para dar testimonio a estos hombres paganos sobre el verdadero Dios del cielo.

Observe que la exhortación de Pablo no es un cliché banal (i. e. "No te preocupes, todo estará bien"). Su ánimo es específico: todos serán salvos; sin embargo perderán el barco; encallarán cerca de una isla. La especificidad sobre eventos del futuro es lo que convierte esto en una profecía. Su testimonio sobre todo lo demás será sin valor si a fin de cuentas cualquier detalle de su profecía es erróneo o diferente.

Rescate (27:27-44)

Lucas continúa con su descripción de los 14 días que el viento se llevó el barco eventualmente acercándose a tierra. Los marineros en este momento intentan abandonar el barco en el bote salvavidas, pero Pable le advierte al centurión que si los marineros se escapan, todos morirán. Esta vez el soldado le hace caso a Pablo e impidió que se escaparan al cortar las amarras del bote y dejarla ir.

Al amanecer el décimo quinto día de la tormenta Pablo les anima a comer algo y les recuerda de la promesa de Dios y hace una oración en presencia de todos (Lucas cuenta que hay 276 almas abordo). Presintiendo que están cerca tierra aligeran el barco aún más para ayudarles a conducirlos hacia el litoral. En este momento una de las profecías de Pablo con respecto a la nave se cumple.

39Cuando se hizo de día, no reconocían la tierra, pero podían distinguir una bahía que tenía playa, y decidieron lanzar la nave hacia ella, si les era posible. 40Y cortando las anclas, las dejaron en el mar, aflojando al mismo tiempo las amarras de los timones; e izando la vela de proa al viento, se dirigieron hacia la playa. 41Pero chocando contra un escollo donde se encuentran dos corrientes, encallaron la nave; la proa se clavó y quedó inmóvil, pero la popa se rompía por la fuerza de las olas. 42Y el plan de los soldados era matar a los presos, para que ninguno de ellos escapara a nado; 43pero el centurión, queriendo salvar a Pablo, impidió su propósito, y ordenó que los que pudieran nadar se arrojaran primero por la borda y llegaran a tierra, 44y que los demás siguieran, algunos en tablones, y otros en diferentes objetos de la nave. Y así sucedió que todos llegaron salvos a tierra.
- Hechos 27:39-44

Al ver la playa los marineros intentan conducir el barco hacia la bahía para salvarlo, pero lo encallan sobre un banco de arena. La proa se trancó y las olas, por el viento violento, rompieron la popa. Los soldados, sabiendo que serían responsables si algún prisionero escapara, se prepararon para matarlos todos (Incluyendo a Pablo) pero el centurión, queriendo salvar a Pablo quien no tenía cargos en su contra, los detiene. El centurión ordena que todos abandonen el barco y, tal como Pablo había dicho, todos se salvaron, la nave se destruyó porque lo encallaron en un banco de arena cerca de la isla donde encontrarían refugio (Malta).

Pablo en Malta – 28:1-10

Lucas informa que los pasajeros de la nave estuvieron en la isla tres meses y mientras allí Pablo retomó su patrón normal de ministerio por un tiempo breve (obrar milagros y sanaciones seguido por enseñanza).

Lucas describe un tal evento. Mientras está haciendo un fuego en la playa, un serpiente venenoso mordió a Pablo pero él no sufre ningún mal efecto. Esto asombra a los nativos presentes y le piden que sane el padre del líder de la isla, lo cual hace. Después Lucas nos dice que todos los habitantes de la isla llegaban donde él para sanación y a causa de Pablo honraron a todos en el barco, el pueblo de la isla los trató bien y les dieron provisiones cuando dejaron la isla.

Lucas no lo menciona específicamente pero sería difícil imaginar a Pablo obrando milagros sin predicar el evangelio, porque en primer lugar esto era el propósito de su ministerio de sanación.

Pablo en Roma – 28:11-31

11Después de tres meses, nos hicimos a la vela en una nave alejandrina que había invernado en la isla, y que tenía por insignia a los Hermanos Gemelos.12Cuando llegamos a Siracusa, nos quedamos allí por tres días. 13Y zarpando de allí, seguimos la costa hasta llegar a Regio. Y al día siguiente se levantó un viento del sur, y en dos días llegamos a Puteoli. 14Allí encontramos algunos hermanos, que nos invitaron a permanecer con ellos por siete días. Y así llegamos a Roma. 15Cuando los hermanos tuvieron noticia de nuestra llegada, vinieron desde allá a recibirnos hasta el Foro de Apio y Las Tres Tabernas; y cuando Pablo los vio, dio gracias a Dios y cobró ánimo. 16Cuando entramos en Roma, el centurión entregó los presos al prefecto militar, pero a Pablo se le permitió vivir aparte, con el soldado que lo custodiaba.
- Hechos 28:11-16

Lucas rápidamente resume el tramo final de su viaje y el encuentro de Pablo con los hermanos que vivían en la región. El hecho que se queda allí una semana demuestra la confianza que había entre él y Julio en centurión asignado a protegerlo y llevarlo a Roma. Eventualmente Julio entregó a Pablo al oficial imperial junto con la carta de Festo explicando el caso y su propio informe. La carta de Festo no contuvo ningún cargo criminal en su contra y seguramente el reporte de Julio le era favorable así que no estaba acuartelado con los otros prisiones sino fue permitido tener habitaciones privados (probablemente con Lucas y Aristarco) por dos años cuando su caso por fin llegó ante el César. Lucas indica que solo había un soldado de guardia.

Pablo y los Judíos en Roma (28:17-28)

Pablo no se demora mucho en empezar su ministerio bajo arresto domiciliario en Roma. Lo primero que hace (al tercer día de su llegada) es llamar a los líderes judíos para intentar explicar por qué lo han arrestado, antes de que lleguen los alborotadores de Jerusalén y continúan con sus ataques en su contra. Sorprendentemente, dicen que no están conscientes de ningún problema que ha tenido con los líderes en Jerusalén, pero que sí saben que él se ha unido a la secta que antes perseguía y están curiosos sobre todo esto.

En ese entonces, muchos judíos consideraban al cristianismo simplemente como una extensión o secta del judaísmo. Esto cambió drásticamente después de la destrucción de Jerusalén en 70 d. C.

Los líderes vuelven con muchos otros judíos y Pablo les predica el evangelio con los mismos resultados que había tenido cuando predicó en las sinagogas de Judea, Siria y otros lugares por el Imperio Romano.

23Y habiéndole fijado un día, vinieron en gran número adonde él posaba, y desde la mañana hasta la tarde les explicaba testificando fielmente sobre el reino de Dios, y procurando persuadirlos acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.24Algunos eran persuadidos con lo que se decía, pero otros no creían. 25Y al no estar de acuerdo entre sí, comenzaron a marcharse después de que Pablo dijo una última palabra: Bien habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio de Isaías el profeta,26diciendo: Ve a este pueblo y di: «Al oír oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis; 27porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, y con dificultad oyen con sus oídos; y sus ojos han cerrado; no sea que vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan con el corazón, y se conviertan, y yo los sane».
28Sabed, por tanto, que esta salvación de Dios ha sido enviada a los gentiles. Ellos sí oirán.
- Hechos 28:23-28

A parte del mensaje del evangelio, Pablo le dice a su público judío que tiene planes de predicar este mismo mensaje a los gentiles porque la intención de Dios es que es para ellos también y de acuerdo con su experiencia, seguramente ellos creerán aunque los judíos no lo creen.

Epílogo (28:29-31)

29Y cuando hubo dicho esto, los judíos se fueron, teniendo gran discusión entre sí. 30Y Pablo se quedó por dos años enteros en la habitación que alquilaba, y recibía a todos los que iban a verlo, 31predicando el reino de Dios, y enseñando todo lo concerniente al Señor Jesucristo con toda libertad, sin estorbo.
- Hechos 28:29-31

Lucas termina su informe al decir que los judíos salieron divididos, algunos creyendo y algunos no. Por un periodo de dos años Pablo continúa predicando a judíos y gentiles desde la cárcel en Roma. ¿Los resultados?

  1. Estos conversos judíos y gentiles en Roma serían quienes llevan el evangelio de la ciudad capital del imperio a los confines de la tierra.
  2. Sería de este lugar de detención que hasta los élites guardias pretorianos se convertirían a Cristo (Filipenses 1:13), junto con muchos de la casa del César.
  3. Mientras estaba bajo arresto domiciliario, Pablo escribió las cartas de Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón.

Tanto en Filipenses 1:23 como Filemón 1:22, escritos casi al final de su segundo año de encarcelamiento, Pablo escribe que está confiadamente esperando su liberación. La tradición nos dice que después de su absolución planeaba un viaje a España (Romanos 15:24, 28) y que también visitó a varias congregaciones que había establecido en sus primeros dos viajes misioneros.

En 66 d. C., encarcelado por segunda vez durante la persecución de cristianos por Nero, escribió su última carta, 2 Timoteo. Pablo fue decapitado en Roma en 67 d. C.

La Lección Principal:
Dios Te Puede Usar

Hay tantos personajes, eventos y detalles sobre la vida, obra y personas de iglesia en el libro de Hechos que es difícil seleccionar un solo tema o lección principal. Uno que sí viene a la mente es que sin importar quien eres o dónde estás, Dios puede usarte.

Por ejemplo, Pedro, un pescador sin educación y viviendo lejos de la cede del poder religioso y político judío, es usado por Dios para proclamar el mensaje más importante de la historia a su pueblo y sus gobernantes. Pablo, un fanático religioso judío, es usado por Dios para enseñar y madurar los creyentes de una religión que odiaba e intentó destruir. Ambos hombres sirvieron de una posición de debilidad (un pobre pescador, el otro que practicaba una religión extraña) y sin embargo ambos fueron usados por Dios para establecer una fe y una práctica religiosa que hoy día se conoce en todo el mundo.

¿La lección aquí? Dios te puede usar, si lo permites. ¿La promesa aquí? Dios te puede usar para hacer cosas que jamás imaginarías, si lo permites. ¿La pregunta aquí? Dios te puede usar, ¿lo permitirás? ¿La oración aquí? Señor, heme aquí, por favor úseme.

Preguntas de discusión

  1. ¿Cuál es tu emoción "favorita" cuando enfrentas problemas o peligro? ¿Qué puedes aprender de enfrentar problemas o peligro de la vida de Pablo?
  2. Describe una instancia de tu pasado donde crees que Dios te usó. ¿Qué talento o recurso tienes que todavía no has ofrecido a Dios para que lo use? ¿Cómo crees que te usaría hoy día si lo permitieras?