Esta clase examinará los tres tipos de salmos que componen la categoría de salmos de "Sabiduría".
Idiomas

Reseña: Hemos visto como el Antiguo Testamento, fiel a la forma de escritura de la época, se escribió principalmente en forma de poesía y se hallaba dividido en dos categorías principales: Gnomica (sabiduría) y Lírica (expresiva). La poesía lírica incluía una variedad de estilos: Lamentaciones, poesía para el duelo; Meditativos, eran lecciones y parábolas; Bendiciones y maldiciones, eran versículos líricos que describían las recompensas y los castigos de aquellos que obedecían o desobedecían a Dios. La poesía más conocida era la contenida en los salmos con versículos líricos expresivos de diferentes emociones y pensamientos de los autores, así como sus oraciones ofrecidas a Dios.

Los salmos fueron escritos por diversos escritores a lo largo del periodo del Antiguo Testamento. Fueron originalmente recopilados por temas, palabras u ocasiones especiales. Finalmente, muchos de ellos fueron reunidos en un gran libro con 150 salmos seleccionados que usaban los judíos en su adoración, tanto en el templo como en la sinagoga. Esta colección es la que denominamos Libro de los Salmos. Contiene salmos de escritores tan antiguos como Moisés (1400 AC), hasta escritos fechados tras el regreso de los judíos del cautiverio en Babilonia (400 AC). La mayoría fueron escritos por David (70) y sus contemporáneos (Hijos de Coré, Etán, etc.).

Previamente, examinamos las características de los salmos. Fueron recursos literarios que los hicieron únicos como poesía. Incluían elementos como la asonancia (palabras que suenan de manera similar, mas tienen significados diferentes para resaltar o contrastar ideas), acrósticos (salmos ordenados con el uso del alfabeto Hebreo) y paralelismos (donde las ideas en una línea del salmo eran repetidas, aumentadas o contrastadas en otra línea con el propósito de resaltarlas).

A partir de este capítulo veremos los diferentes temas que los Salmos abordan y repasaremos varios salmos de cada grupo.

Categorías mayores

  1. De Sabiduría
  2. De Carácter
  3. Palabras de Dios
  4. Penitenciales
  5. De Adoración
  6. De Sufrimiento
  7. De Garantía
  8. De Alabanza
  9. Reales

Salmos de sabiduría

El primer tipo que examinaremos corresponde a los salmos de sabiduría, de carácter didáctico y práctico. Suelen ser resúmenes cortos de experiencia común y de sabiduría. Los salmos de sabiduría abordan la soberanía de Dios y el carácter de los justos, y cómo la búsqueda de esta justicia conduce a preguntas sobre cuestiones más profundas de moral y espiritualidad.

Los mismos salmos de sabiduría se pueden dividir en tres subcategorías:

1. De experiencia o salmos proverbiales.

Estos son "meditativos" (Maskil), dichos breves y concisos de experiencia.

1Oíd esto, pueblos todos;
escuchad, habitantes todos del mundo,
2tanto humildes como encumbrados,
ricos y pobres juntamente.
3Mi boca hablará sabiduría,
y la meditación de mi corazón será entendimiento.
4Inclinaré al proverbio mi oído,
con el arpa declararé mi enigma.
- Salmos 49:1-4

Este salmo muestra el estilo característico de la sabiduría del escritor al dirigirse al pueblo.

1Escucha, pueblo mío, mi enseñanza;
inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca.
2En parábolas abriré mi boca;
hablaré enigmas de la antigüedad,
3que hemos oído y conocido,
y que nuestros padres nos han contado.
4No lo ocultaremos a sus hijos,
sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del Señor,
su poder y las maravillas que hizo.
- Salmos 78:1-4

Nótese el comienzo similar de este salmo de sabiduría. Los versículos restantes muestran cómo la gente hizo caso omiso de la sabiduría ofrecida y fueron castigados por ello.

1Mirad cuán bueno y cuán agradable es
que los hermanos habiten juntos en armonía.
2Es como el óleo precioso sobre la cabeza,
el cual desciende sobre la barba,
la barba de Aarón,
que desciende hasta el borde de sus vestiduras.
3Es como el rocío de Hermón,
que desciende sobre los montes de Sión;
porque allí mandó el Señor la bendición, la vida para siempre.
- Salmos 133

En este salmo se nos ofrece una observación sobre las alegrías de la armonía fraternal dada por alguien que es sabio. Al margen del tema que aborda, este salmo también sirve como ejemplo de la sabiduría expresada por el sabio.

2. Salmos carácter

Estos son similares a los salmos de "sabiduría" pero escritos en un estilo diferente (generalmente más largo). A menudo se esfuerzan en dar respuesta a la pregunta: "¿Cómo debe vivir un hombre bueno ante Dios?"

Salmo 1

Llamado el "Salmo del umbral" porque comienza el Libro de Salmos. Se ha comparado con el Sermón de la Montaña. El Salmo 1 es un salmo de sabiduría y es un "tipo carácter" de Salmo sapiencial donde el autor contrasta dos formas distintas de vida al responder a la pregunta: "¿Cómo se llega a ser un hombre piadoso y cuál será su destino?"

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la silla de los escarnecedores,
- Salmos 1:1

Esta sección establece la importancia de saber qué evitar en la edificación del carácter del hombre piadoso. El hombre piadoso evita las ideas, actividades y compañía de los pecadores (rebeldes y desobedientes). Nótese el paralelismo sinónimo donde cada punto en la primera línea repite la misma idea básica, que es evitar a los pecadores.

sino que en la ley del Señor está su deleite,
y en su ley medita de día y de noche!
- Salmos 1:2

El alimento del hombre piadoso es la Ley (la Palabra) de Dios. Se llena de la palabra de Dios. Así es como, y por qué un hombre común se convierte en un hombre piadoso. Nótese el paralelismo sinónimo, de nuevo, donde la misma idea se repite con diferentes palabras en los dos puntos de la misma línea.

Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua,
que da su fruto a su tiempo,
y su hoja no se marchita;
en todo lo que hace, prospera.
- Salmos 1:3

Los resultados de deleitarse y pensar en la ley de Dios:

  • Acceso a una reserva de alimento para el crecimiento, que es abundante e interminable.
  • Productividad, porque se planta en un buen lugar.
  • Renovación continuada.
  • Ser bendecido en todo lo que hace.

El hombre que se nutre de la Palabra es piadoso y produce fruto espiritual. Nótese el paralelismo sintético donde cada punto completa y amplifica la línea anterior.

4No así los impíos,
que son como paja que se lleva el viento.
5Por tanto, no se sostendrán los impíos en el juicio,
ni los pecadores en la congregación de los justos.
- Salmos 1:4-5

Se refiere ahora a la miseria y el destino de los impíos. En el versículo 4 declara que los impíos no serán capaces de soportar la menor adversidad porque son desarraigados e incrédulos. En el versículo 5 se nos dice que no podrán soportar el juicio y situarse junto a los piadosos.

Porque el Señor conoce el camino de los justos,
mas el camino de los impíos perecerá.
- Salmos 1:6

Resumen final: Dios conoce a los suyos, castigará a los malvados y bendecirá a los piadosos. Nótese el paralelismo antitético en este versículo donde la idea del segundo punto contrasta con la idea expuesta en el primer punto.

Salmos 15

Otro salmo de sabiduría tipo "carácter" donde esta vez la pregunta es, "¿Quién es el adorador digno?"

Señor, ¿quién habitará en tu tabernáculo?
¿Quién morará en tu santo monte?
- Salmos 15:1

La pregunta planteada es, "¿Quién es el aceptable en la adoración a Dios?, y ¿quién es digno de presentarse ante Él?". La tienda y el monte santo son el templo de Jerusalén o, simbólicamente, la presencia de Dios. El versículo 1 es un ejemplo de paralelismo sinónimo donde la idea del segundo versículo es la misma que la del primero, si bien expresada con palabras distintas.

Los versículos 2-5 responden esta pregunta de modo positivo y negativo.

El que anda en integridad y obra justicia,
que habla verdad en su corazón.
- Salmos 15:2

Modo positivo: El que camina con integridad (regla de vida, hombre de principios). Aquel cuyas obras son justas: acciones hechas de acuerdo con la voluntad de Dios.

El que no calumnia con su lengua,
no hace mal a su prójimo,
ni toma reproche contra su amigo;
- Salmos 15:3

De modo negativo: Aquel que no calumnia a los demás. La expresión de esa persona es prudente y ejerce control sobre su lengua. No hace mal a su prójimo ni busca derribar a los otros. Tiene cuidado de no afligir a sus amigos con comentarios negligentes sobre las cosas que han hecho y de las que se han arrepentido.

en cuyos ojos el perverso es menospreciado,
pero honra a los que temen al Señor;
el que aun jurando en perjuicio propio, no cambia;
- Salmos 15:4

Modo positivo: Odia a los injustos y no da honor a los hombres malvados. Por el contrario, da favor a los que honran a Dios. Esta persona mantiene su palabra incluso cuando el hacerlo le causa inconvenientes o pérdidas económicas.

el que su dinero no da a interés,
ni acepta soborno contra el inocente.
- Salmos 15:5a-5b

Modo negativo: No practica la usura, que es aprovecharse de los pobres cobrándoles intereses por préstamos financieros que les produce la ruina (era contrario a la Ley prestar a un compañero Israelita y cobrarle interés). El hombre justo no frustra el proceso de justicia ni es inducido a aceptar un soborno para dañar a quien es inocente.

El que hace estas cosas no será sacudido jamás.
- Salmos 15:5c

Resumen conciso: Una persona con tales cualidades nunca será desplazado, y será digno de estar y permanecer en la presencia de Dios. Téngase en cuenta el contraste y el equilibrio de ideas positivas y negativas sobre el mismo tema en este tipo de salmo de sabiduría.

3. Salmos éticos

Un tercer tipo de salmo de sabiduría es el salmo "ético". Tratan los problemas más profundos de la religión y de la ética.

Salmo 49

Este salmo pregunta: "Si Dios es, por encima de todo, soberano, ¿Por qué permite que los impíos prosperen y escapen de los castigos, mientras que a las almas piadosas se les niega el éxito y la felicidad?" En el salmo original hay instrucciones al coro para el canto y el autor es uno de los hijos de Coré.

1Oíd esto, pueblos todos;
escuchad, habitantes todos del mundo,
2tanto humildes como encumbrados,
ricos y pobres juntamente.
3Mi boca hablará sabiduría,
y la meditación de mi corazón será entendimiento.
4Inclinaré al proverbio mi oído,
con el arpa declararé mi enigma.
- Salmos 49:1-4

Véase la apertura típica de un salmo de sabiduría.

5¿Por qué he de temer en los días de adversidad
cuando la iniquidad de mis enemigos me rodee,
6de los que confían en sus bienes
y se jactan de la abundancia de sus riquezas?
- Salmos 49:5-6

El problema: ¿Debe un hombre pobre temer cuando el rico está contra él? ¿Qué sucede con la justicia para los pobres y los oprimidos?

7Nadie puede en manera alguna redimir a su hermano,
ni dar a Dios rescate por él,
8porque la redención de su alma es muy costosa,
y debe abandonar el intento para siempre,
9para que viva eternamente,
para que no vea corrupción.
10Porque él ve que aun los sabios mueren;
el torpe y el necio perecen de igual manera,
y dejan sus riquezas a otros.
11Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas,
y sus moradas por todas las generaciones;
y a sus tierras han dado sus nombres.
12Mas el hombre, en su vanagloria, no permanecerá;
es como las bestias que perecen.
- Salmos 49:7-12

La primera parte de la respuesta está contenida en los versículos 7-9: La riqueza no puede sobornar a Dios, cuando llega la muerte.

Versículos 10-11: El autor explica que todos mueren y la tumba es la respuesta a los que querían perpetuarse dando sus nombres a grandes latifundios.

Versículo 12: Él afirma que la muerte es el gran igualador porque todos los hombres y las bestias mueren de modo similar. Esta es una respuesta parcial, pero no muy reconfortante.

13Este es el camino de los insensatos,
y de los que después de ellos aprueban sus palabras. (Selah)
14Como ovejas son destinados para el Seol,
la muerte los pastoreará,
los rectos los regirán por la mañana;
su forma será para que el Seol la consuma,
de modo que no tienen morada.
15Pero Dios redimirá mi alma del poder del Seol,
pues Él me recibirá. (Selah).
- Salmos 49:13-15

La segunda parte de la respuesta se da en los versículos 1-14. La auténtica respuesta a la pregunta original radica en lo que sucede más allá la tumba. Los necios (ricos opresores) serán guiados por la muerte (pastor) al "Seol", el lugar del sufrimiento para los muertos. Su riqueza ya no tendrá poder para salvarlos en ese lugar. Su dinero no los comprará. En el versículo 15 el escritor dice que Dios salvará al hombre pobre (justo) proporcionando un rescate para sacarlo (Dios pagará la salida del justo del "Seol", para que esté con Él).

16No temas cuando alguno se enriquece,
cuando la gloria de su casa aumenta;
17porque nada se llevará cuando muera,
ni su gloria descenderá con él.
18Aunque mientras viva, a sí mismo se felicite
(y aunque los hombres te alaben cuando prosperes),
19irá a reunirse con la generación de sus padres,
quienes nunca verán la luz.
20El hombre en su vanagloria, pero sin entendimiento,
es como las bestias que perecen.
- Salmos 49:16-20

Las lecciones están contenidas en los versículos 16-20:

En primer lugar, el conocimiento del "Seol" quita el brillo de la riqueza del hombre rico, aquí. Las tinieblas allí son mayores que la gloria de la riqueza de uno, aquí.

En segundo lugar, un hombre que vive sin considerar la salvación eterna de su propia alma (comprensión) aunque sea rico, famoso o poderoso, no es de mejor condición que un animal porque al final ambos perecen (mueren sin esperanza tras la tumba).

Estas son una muestra de los tres tipos de Salmos de sabiduría: experiencia, carácter, ética.