En esta lección Mike examina los primeros pasajes del Génesis que revelan claramente la evidencia inicial de la naturaleza de Dios o lo que a menudo se denomina la Trinidad.
Idiomas

Por su propia naturaleza este curso no pretende ser sencillo, aun cuando aborda cuestiones que conozcas o sobre las que incluso ya convengas. Estas lecciones resultan complejas en ocasiones, porque no todas las premisas son obvias y requerirá un esfuerzo para mantener el foco. Sin embargo, compensa a aquellos que permanecen. Ofrece:

  1. Una comprensión mayor y más precisa de quién es el Espíritu Santo, qué hace y cuál es la naturaleza de su relación con el Padre y el Hijo.
  2. Una visión general de la Biblia desde una nueva perspectiva.
  3. Los presentes capítulos proporcionarán una mayor comprensión a los creyentes pentecostales y carismáticos del porqué piensan de la manera que lo hacen acerca del Espíritu Santo y de los dones milagrosos del Espíritu Santo.
  4. Ojalá logremos apreciar con mayor perfección la obra divina de la redención.

Reglas de juego

Una de las razones principales por las que tenemos problemas para hablar y comunicarnos de modo efectivo sobre nuestra fe (cristiandad del Nuevo Testamento) con otro creyente en Cristo (católico) es que usamos las mismas palabras (sacerdote, iglesia, bautismo, autoridad religiosa, etc.) atribuyendo a las palabras significados diferentes.

Por ejemplo:

Cristiano del Nuevo Testamento

Católico romano

Sacerdote

Sacerdote judío que ofreció sacrificios en el Templo Judío de Jerusalén.

Sacerdote

Mismo concepto de sacerdocio bíblico en el Antiguo Testamento de la Biblia.

Rol espiritual de cada hombre o mujer cristiana que ofrece su servicio y se ofrece en pureza a Dios (1 Pedro 2:9; Romanos 12:1).

Ministro local en una parroquia de barrio que dirige misa y administra los sacramentos a los fieles católicos.

La meta espiritual del cristiano.

El título de nivel más bajo entre clérigos católicos.

Bautismo

La inmersión en agua de un creyente arrepentido como expresión de fe, momento en el cual esta persona recibe el perdón de los pecados y la presencia del Espíritu Santo que mora en nosotros. Dios lo agrega a la iglesia.

Bautismo

La aspersión de agua sobre un bebé fundamentada en la fe de sus padres para quitar el pecado original y unirlo a la iglesia católica. Esta misma persona recibe el Espíritu Santo de manos del obispo cuando es mayor (10-12 años) en una ceremonia llamada confirmación.

38Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame. 40Y con muchas otras palabras testificaba solemnemente y les exhortaba diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. 41Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil almas.
- Hechos 2:38-41

Podríamos continuar mostrando las diferencias en los significados de las palabras religiosas que se utilizan y se observaría lo mismo: diferentes grupos atribuyendo diferentes significados y aplicaciones; y, sin embargo, todos afirmando ser cristianos y creer en la Biblia.

Este fenómeno – mismas palabras / diferentes significados es, hasta cierto punto, la razón de tanta división dentro del cristianismo y explica porqué es tan difícil mantener el diálogo necesario para crear unidad en la iglesia.

Por lo tanto, cuando menciono reglas básicas, me estoy refiriendo a una regla que guiará nuestro estudio para que todos podamos estar de acuerdo en las conclusiones a las que lleguemos en nuestro estudio del Espíritu Santo. Y es una: la Biblia es la única fuente confiable de información acerca de Él.

Algunos podrían preguntarse por qué es así. Hay dos razones:

1. La Biblia fue escrita por el Espíritu Santo, quien capacitó a diferentes escritores para escribirla y preservarla.

pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios.
- 2 Pedro 1:21

2. No se ha revelado información nueva alguna que no esté ya contenida en la Biblia.

Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.
- Judas 3

Ahora bien, con ello no decimos que no existan más "experiencias" de Dios, sino que toda experiencia y conocimiento de Él, que sea genuina, siempre estará confirmada por la Biblia.

Por lo tanto, el presente estudio del Espíritu Santo se fundamenta únicamente en lo que la Biblia enseña sobre Él y cómo interactuó con diferentes personas; y no en experiencias que yo o alguien que conozca o escuche, sienta o experimente sobre el poder o la presencia del Espíritu. La regla de principio sobre la que podemos estar de acuerdo para mantener conclusiones objetivas -no subjetivas- es que toda la información que examinemos sobre el Espíritu Santo provendrá de la Biblia, no se utilizarán otras fuentes materiales.

Concepto de Deidad – Historia

El fundamento para entender al Espíritu Santo se halla en Su posición y rol dentro de la Trinidad.

Se podría pensar que ya estamos violentando la regla básica de este estudio (que todas las enseñanzas deben provenir de la Biblia) y que la palabra "Trinidad" ni siquiera aparece en el Antiguo o Nuevo Testamento. Y se estará en lo cierto porque el término Trinidad no aparece; pero sucede que la naturaleza dinámica de Dios requiere una palabra para captar Su esencia, por lo que se han acuñado palabras como Deidad y Trinidad para ello. Podemos rastrear el uso de este término (Trinidad) y encontrarlo en el siglo III DC con Tertuliano, "padre" o líder de la iglesia primitiva.

Hubo muchas teorías y pronunciamientos doctrinales que intentaron explicar con mayor precisión la naturaleza del ser de Dios. Tertuliano ofreció la primera defensa de la doctrina de la Trinidad que definió explícitamente como Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y lo hizo -como sucedió también con la compilación de los textos oficiales del Nuevo Testamento (canon)- para responder y refutar una herejía promulgada por Praxeas que estaba circulando y ganando popularidad dentro de la iglesia, la cual sostenía que que Dios era Uno y que todas las referencias a la deidad -tales como el Hijo de Dios, el Espíritu Santo- eran simplemente formas diferentes de referirse al Dios Único. Trataba de hacer emerger las enseñanzas del Antiguo Testamento acerca de Dios frente a las revelaciones contenidas en el Nuevo Testamento acerca de la naturaleza dinámica de Dios.

El tratado escrito por Tertuliano (un escritor apologista cristiano que vivía en Cartago) aclara la naturaleza trina de Dios en la Biblia. Dicho tratado, titulado "Contra Praxeas" logró eliminar las ideas de Praxeas promoviendo el concepto trino así como el término "Trinidad", por el cual se explicaba el misterio en forma abreviada. Tertuliano fue, por ello, el primero en usar el término Trinidad en el siglo III. Escribió: "... el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son uno en esencia, no uno en persona".

Sus ideas no fueron aceptadas de inmediato por los cristianos pero, con el tiempo, su idea de que la Biblia en realidad enseñaba que la naturaleza de Dios era trina y que Trinidad resultaba una manera precisa de referirse a ella se volvió aceptable para la mayoría de los creyentes. Por supuesto, incluso hoy en día todavía hay muchos que rechazan este término y la idea de la naturaleza trina de Dios, por lo que revisaremos los textos del Antiguo y del Nuevo Testamento que nos enseñan sobre la composición y la naturaleza del ser de Dios.

Naturaleza de la Deidad – El Dios Trino – Trinidad

El Antiguo Testamento enseña implícitamente la idea del Dios Trino (se encuentra ahí, pero no se menciona expresamente).

Sin embargo, se enfatiza la Unidad de Dios. Por ejemplo, en Deuteronomio 6:4 - Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. - El Shemá

Este enfoque temprano acerca de un solo Dios y ningún otro, fue un énfasis natural para la religión de un pueblo que tradicionalmente había seguido e incluido muy diversos dioses en su culto personal y colectivo.

El primer paso en la adoración del Dios vivo y verdadero era reconocer que solo había uno como Él, que no había otros como Él, y que no toleraba otros dioses en su lugar. Ello no quiere decir sin embargo el Antiguo Testamento no mencionara su naturaleza dinámica. La idea de un Dios trino (Trinidad) se sugiere implícitamente en el relato inicial de Génesis.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
- Génesis 1:1

Téngase en cuenta que Dios se presenta inicialmente como una persona distinta de su creación. Esto no es panteísmo donde hay muchos dioses o bien el Dios es una fuerza impersonal o múltiple en el universo (la idea subyacente en Star Wars y otros libros y películas de ciencia-ficción). Además, el concepto de "Madre Naturaleza", es una personificación de la idea de Fuerza. Nótese también que esta primera mención de Dios en Génesis no es monismo, donde todo es Dios y Dios está en toda su creación (naturaleza y religiones orientales). La Biblia dice claramente que Dios creó el mundo, pero aparte de él. Un árbol es solo un árbol, es parte de la creación de Dios, pero no parte de Dios.

Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.
- Génesis 1:2

El Espíritu se menciona como un ser separado, "distinto", pero no personificado tan tempranamente en el desarrollo de la revelación. "Revelación progresiva" es un término usado para describir la forma en que Dios se mostró a sí mismo y su plan de salvación. Podría no haber existido revelación alguna: viviríamos, moriríamos y, desde Adán hasta la última persona en la tierra, generación tras generación, no sabríamos nada acerca de Dios y su propósito (lo que produciría desesperación, sin respuesta alguna al pecado ni percepción del amor de Dios).

Por el contrario, podríamos haber nacido con todo el conocimiento Divino ya cargado en nuestro cerebro, en cuyo caso el problema hubiera sido que violaría el libre albedrío del hombre y nos hubiera transformado en humanos autómatas sin alma.

La tercera opción es la revelación progresiva acerca de Dios mismo, de Su voluntad para la humanidad y Su plan de salvación. Ello mantiene el estado de libre albedrío del hombre, brinda esperanza frente al pecado insuperable y la destrucción inevitable y hace posible la experiencia de gozo, ya que tenemos la posibilidad, en cada generación, de descubrir y crecer continuamente en el conocimiento continuo e interminable de Dios mismo y del plan de Dios para la salvación del hombre, cuyo conocimiento y anuncio nunca envejece ni se agota.

A través de esta revelación progresiva que Dios utiliza para revelarse a sí mismo y Su plan, comenzamos y seguimos aprendiendo sobre el Espíritu Santo (así como del Padre y del Hijo) desde Génesis hasta Apocalipsis. Por ejemplo, aprendemos de David y de Job que el Espíritu Santo sustenta el mundo creado.

14Si Él determinara hacerlo así,
si hiciera volver a sí mismo su espíritu y su aliento,
15toda carne a una perecería,
y el hombre volvería al polvo.
- Job 34:14-15
Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.
- Salmo 104:30

Estos relatores están escribiendo unos seis siglos después de los comentarios inspirados preliminares de Moisés sobre el Espíritu Santo en Génesis, y cada uno agrega información nueva y más precisa sobre el papel del Espíritu Santo en la creación. En estos pasajes, escritos por diferentes creyentes inspirados, vemos el progreso de la información dada por Dios acerca del Espíritu Santo (Su poder, Su obra, etc.). Este es un ejemplo de revelación progresiva.

Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz.
- Génesis 1:3

En este pasaje vemos que la Palabra de Dios se da como poder distinto. Dios habla y lleva al mundo a la existencia. Esta idea se confirma en el Nuevo Testamento.

Por la fe entendemos que el universo fue preparado por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.
- Hebreos 11:3

Juan amplía esta idea al explicar el presente dinámico de la Deidad, donde Dios remodela la esencia misma de su ser de acuerdo con su voluntad y propósito.

1En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.
14Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
- Juan 1:1;14

En estos dos versículos, Juan se refiere a tres entidades distintas de Dios: a Dios, a la Palabra y al Hijo (Verbo hecho carne). Ahora bien, en este punto, alguien podría argumentar razonablemente que los tres (Dios, Verbo, Hijo) son la misma persona -Dios- y Juan solo describe las transiciones que tienen lugar en la naturaleza de Dios: Dios – Verbo – Hijo.

Sin embargo, a través de la revelación progresiva en el evangelio de Juan pronto nos percatamos que hay tres seres distintos unidos dentro de una sola Deidad, existiendo, funcionando y expresando su deidad, sin separar o comprometer la unidad del "Shemá" judío que declaraba:

Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es.
- Deuteronomio 6:4.

La Trinidad es sugerida en los primeros versículos de Génesis. He aquí un ejemplo más:

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.
- Génesis 1:26

Véase que la Biblia dice: "Hagamos al hombre...". El hebreo pluraliza para enfatizar. No sólo afirma que Dios es el que hace al hombre y que el hombre es un ser creado, no evolucionado. El pasaje también revela algo acerca de la creación: el término "Elohim" es la forma plural de Dios. Por qué dice, "hagamos al hombre..."

En el estudio de la Trinidad y del Espíritu Santo en particular, observamos que las Escrituras sugieren ya, desde el principio, la naturaleza dinámica y diversa de Dios. No proporcionan toda la información o imagen que permitan una comprensión completa desde el inicio, si bien a través de un proceso de revelación progresiva Dios mostrará claridad y mayor conocimiento acerca de un gran número de verdades clave, tales como la condición del hombre, el plan de Dios para salvarlo y su verdadera naturaleza y ser. Esta es la promesa de Dios.

Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido.
- 1 Corintios 13:12
Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser. Pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él porque le veremos como Él es.
- 1 Juan 3:2