Esta última lección revisará el fundamento bíblico y el registro histórico que establece el canto vocal como la forma ordenada por el Espíritu de alabanza musical en la adoración pública.
Idiomas

Durante muchos años, antes de que compráramos un nuevo edificio, la iglesia de Montreal estaba ubicada justo al lado de una asamblea Pentecostal. Podíamos escuchar su banda (especialmente el bajo y los tambores) a través de las paredes ¡y ello nos hacía cantar más fuerte! Su ministro, Billy English, era un buen tipo y solíamos visitarle de vez en cuando.

Ahora bien, había muchas diferencias entre nuestras respectivas iglesias. Ellos no tenían clases de Biblia, tan solo una larga adoración. Punto. Creían en los dones milagrosos, en el habla en diversas lenguas, en profecías en la era moderna, etc. Usaban todo tipo de instrumentos musicales e intérpretes en su culto público.

Pero cuando Billy y yo nos reuníamos y hablábamos sobre cuestiones de la iglesia, lo único que despertaba su curiosidad sobre nosotros era el hecho de que sólo "cantáramos" en nuestros oficios religiosos. El entendía bien que tuviéramos clases de Biblia y que no creyéramos en milagros modernos, pero no entendía por qué no usábamos instrumentos. Decía que esta era la característica más distintiva de nuestro grupo y la realmente nos separaba de los demás. Éramos realmente diferentes en este asunto.

Es una lástima que tantas personas en nuestra hermandad estén jugando con la idea de agregar instrumentos a la adoración y, al hacerlo, eliminando una de las características más singulares de nuestra identidad.

Por supuesto, a pesar de la curiosidad que tenía Billy, en realidad nunca me dio una oportunidad de explicar claramente por qué solo usamos el canto en nuestra alabanza y adoración a Dios en el culto público. Me parece que hay mucha gente por ahí que no sabe bien porque tenemos esta práctica en las Iglesias de Cristo. Por esta razón y con la esperanza de que Billy lea este libro un día, permitidme simplemente dar las tres razones fundamentales por las que La Iglesia de Cristo no usa instrumentos en el culto público:

1. No hay mandamiento en el Nuevo Testamento para hacerlo

Uno de los elementos más importantes de la fe en Dios es la adoración.

El primer mandamiento del Antiguo Testamento es la prohibición de adorar a cualquier otro dios que no sea el Señor. En el Antiguo Testamento, Dios fue muy específico acerca de cómo quería que los judíos le adoraran.

  • La construcción del tabernáculo en el desierto, así como el templo de Jerusalén se hizo -todo- de acuerdo con Sus detalladas instrucciones (al menos 5 capítulos de instrucciones en Éxodo).
  • La forma en que los judíos adoraban, ofrecían sacrificios, la vestimenta de los sacerdotes, fue todo explicado hasta el más mínimo detalle.
  • Incluso los instrumentos musicales a utiliza, quién y cuando tocarlos fue presentado por Dios a Moisés, David y los profetas.

Moisés

Y siguió el SEÑOR hablando a Moisés, diciendo: 2 Hazte dos trompetas de plata; las harás labradas a martillo. Y te servirán para convocar a la congregación y para dar la orden de poner en marcha los campamentos.
- Números 10:1-2

Dios especifica qué instrumentos (solo 2).

Además, los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y os será por estatuto perpetuo por vuestras generaciones.
- Números 10:8

Él especifica quién los interpretará.

Asimismo, en el día de vuestra alegría, en vuestras fiestas señaladas[a] y en el primer día de vuestros meses, tocaréis las trompetas durante vuestros holocaustos y durante los sacrificios de vuestras ofrendas de paz; y serán para vosotros como recordatorio delante de vuestro Dios. Yo soy el Señor vuestro Dios.
- Números 10:10

Explica cuándo y por qué. Esto demuestra que Dios tenía preocupaciones suficientes acerca de la música en el culto como para dar instrucciones específicas al respecto.

Rey David

25Luego situó a los levitas en la casa del Señor con címbalos, con arpas y con liras, conforme al mandamiento de David y de Gad, el vidente del rey, y del profeta Natán; porque el mandamiento procedía del Señor por medio de sus profetas. 26Los levitas se colocaron con los instrumentos musicales de David, y los sacerdotes con las trompetas. 27Entonces Ezequías mandó ofrecer el holocausto sobre el altar. Cuando el holocausto comenzó, también comenzó el canto al Señor con las trompetas, acompañado por los instrumentos de David, rey de Israel.
- II Crónicas 29:25-27
  • Dios a través de los profetas Gad y Nathan dio instrucciones a David sobre qué instrumentos y cómo debían usarse en la adoración en el templo.
  • Ten en cuenta que David no hizo esto por sí mismo.
  • Los judíos nunca agregaron ni cambiaron estos mandatos.

En este pasaje, los escritores describen la restauración de Ezequías en el culto del templo, tras un largo período de descuido, y nota que, cuando se trata de música, él restableció lo que Dios había mandado antes, nada más ni diferente.

Mi punto de vista aquí es que en el Antiguo Testamento Dios era específico en Sus instrucciones sobre el tipo de música a usar en el culto. Esto probablemente se hizo porque los judíos resultaban fácilmente atraídos a la adoración pagana, si se les dejaba a ellos mismos.

Esta misma idea se traslada al Nuevo Testamento. Dios a través de los Apóstoles nos da la información que necesitamos acerca de nuestra adoración a Él. Aparte de la Cena del Señor, de la oración, la enseñanza y la predicación de la Palabra y del cuidado de la iglesia, la única instrucción o mandato que tenemos sobre la música en el culto público es cantar.

A.

Entonces ¿qué? Oraré con el espíritu, pero también oraré con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento.
- I Corintios 14:15

Nota que Pablo aquí está dando instrucciones sobre la conducta apropiada en el culto público de la iglesia.

B.

… sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor;
- Efesios 5:18b-19

Pablo no solo repite la idea de que cantar es la manera aceptable de alabanza musical a Dios, sino que la palabra que usa significa modo de cantar sin instrumentos. En inglés usamos el término "a cappella" (término italiano que significa "estilo capilla") cuando queremos referirnos a cantar sin instrumentos. En griego (el idioma del Nuevo Testamento), la palabra para cantar sin instrumento es "psallo", que es exactamente la palabra que Pablo usa aquí.

Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones.
- Colosenses 3:16

Nuevamente, a un tercer grupo de iglesias, Pablo repite la misma instrucción inspirada, en referencia a la alabanza musical, psallo, cantar solamente.

¿Qué nos hace pensar que Dios, que dio mandatos muy específicos a su pueblo en el Antiguo Testamento acerca de la adoración, permitiría que Su pueblo en el Nuevo Testamento hiciera lo que quiera cuando se trata de orar con música?

Si nos hacemos la pregunta: "¿Con qué mandamiento de Dios contamos en lo que respecta a la adoración musical?", la respuesta del Nuevo Testamento es muy clara, "canta tan solo".

2. No hay ejemplo

Resulta interesante del Antiguo Testamento y del uso de instrumentos en la oración, la existencia de numerosos ejemplos acerca de su utilización. El Antiguo Testamento describe claramente y en detalle el uso de instrumentos, coros, desfiles, etc. No hay intento de restarle importancia a su uso, no es un área "gris".

  • Fueron mandados, fueron usados.
  • Confirmamos su uso por mandato de Dios y de los muchos ejemplos de personas que obedecen al mandato de Dios de utilizarlos.

Este mismo patrón también se ve en el Nuevo Testamento. Dios, a través de los Apóstoles, ordena la práctica del canto. sin instrumentos en el culto público. Vemos ejemplos de esto a lo largo del Nuevo Testamento.

La cuestión es que, en materia de instrumentos, no hay un solo ejemplo de haber sido utilizados, referidos o debatidos en todo el Nuevo Testamento. Lo discutimos hoy, pero no lo hicieron entonces porque no era un problema.

  • Pregunta: ¿Por qué no hay ejemplos?
  • Respuesta: No se utilizaron.
  • Pregunta: ¿Por qué?
  • Respuesta: La orden era cantar.

Por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa Griega: sin instrumento. ¿Por qué? ¡Son griegos, conocen el significado de psallo! Igual que los judíos obedecieron el mandato de Dios de usar instrumentos en el Antiguo Testamento, los cristianos en el Nuevo Testamento obedecieron la orden de Dios de cantar solamente, y el hecho de que no hay una sola mención a instrumentos en el Nuevo Testamento muestra que los primeros cristianos fueron fieles en esto.

3. La prueba de la historia

Uno de los principales argumentos que utilizan las personas que utilizan instrumentos en la adoración es que la iglesia primitiva no usó instrumentos porque mantenían el culto bajo tierra y escondiéndose debido a la persecución romana, por lo que ¡tuvieron que ser silenciosos! Hay algunos problemas con este argumento.

  • El culto cristiano se basa en gran medida en el estilo de adoración judía de la sinagoga, que no usaba instrumentos.
  • La persecución de los cristianos por parte de Roma tuvo sus inicios 30 años después de que se estableciese la iglesia (60 d.C.) y sin embargo la iglesia no usó instrumentos durante este tiempo.
  • Mucho después de la persecución romana e incluso tras la caída de Roma, la iglesia cristiana no usó instrumentos en la adoración.

Los historiadores estiman que durante, al menos los primeros 1000 años de historia de la iglesia, el culto fue sin instrumentos. Historiadores, líderes y teólogos de la Iglesia que se remontan a Justino Mártir (150 d.C.) que defendió el cristianismo frente a La persecución romana dijeron:

"El uso del canto con música instrumental no fue recibido en la iglesia cristiana ya que lo estaba entre los Judíos ..."
(Price," Old Light on New Worship ", p. 71)

Incluso Agustín (354-430 d.C.) vio en el uso de instrumentos en la adoración algo "carnal".

Es interesante anotar aquí que el teólogo católico Thomas de Aquino escribió en 1260 d.C.,

"La iglesia no usa instrumentos musicales ... cuando alaba a Dios ... porque los instrumentos musicales mueven a menudo el alma hacia el placer más que a crear una bondad moral interior".
(Price," Old Light on New Worship ", p. 81)

Incluso los primeros reformadores protestantes estaban en contra del uso de instrumentos en el culto público.

En 1571, la iglesia Protestante Francesa, formada bajo la influencia de Calvino, estaba conformada de 2100 congregaciones, algunas de las cuales contaba con más de 10,000 miembros, y todos usaban música "a capella" en su culto público.

Por supuesto, esto no constituye una prueba bíblica, pero es una prueba histórica precisa. Lo menciono para subrayar la idea de que el uso de instrumentos, teatro, orquestas, coros, bandas, equipos de alabanza, son todas ellas innovaciones relativamente recientes que se apartan de lo que era practicado por la iglesia durante siglos.

Usamos música "a capella" porque creemos que la Biblia nos indica que lo hagamos por mandato y como ejemplo, aunque también contamos con el hecho de que la mayor parte de la historia de la iglesia confirma que ésta es la forma correcta de adorar.

¿Y no es esto de lo que se trata como iglesia del Nuevo Testamento? Queremos ser la iglesia que Dios describe en el Nuevo Testamento. Por supuesto, no solo en la forma en que adoramos, sino también en la forma en que predicamos el evangelio, conducimos nuestras vidas, nos amamos los unos a los otros y nos preparamos para el regreso de Cristo.

La adoración es solo un elemento, pero uno importante si queremos restaurar verdaderamente la práctica del Cristianismo Bíblico en nuestra generación.

Otra cosa sobre la música que me gustaría compartir es cómo solo el cántico acaba siendo un acto glorioso en el culto.

4. La gloria del canto

Damos mucha importancia a cómo cantamos en lugar del hecho que sólo cantamos en adoración. Por supuesto que queremos poner lo mejor de nosotros mismos y ofrecer a Dios canciones que suenen dulces y agradables, pero el hecho de que solo cantemos (sin instrumento) de acuerdo con Su mandato ya tiene la mayor importancia en el contexto espiritual de adoración.

John Price, en su libro "Old Light on New Worship", enumera varias formas en que Cristo ha elevado la práctica del cántico en el culto como algo glorioso. Jesús ha hecho del canto en adoración algo glorioso:

A. Por su propio ejemplo

Jesús unge el canto como una manera gloriosa de alabar a Dios porque Él mismo cantó alabanzas con Sus Apóstoles en el aposento alto la noche antes de morir.

En Mateo 26:30, Mateo dice que cantaron un himno como era la costumbre de los judíos en la Pascua. El tradicional, el "hallel" que comprendía los Salmos 113-118.

Antes de su sufrimiento y muerte, Jesús cantó cánticos de alabanza, confianza y acción de gracias. Es apropiado que cuando adoramos sigamos el ejemplo de nuestro Señor que exalta esta práctica ¡al hacerlo él mismo!

B. Al convertirlo en un ministerio de enseñanza

Regreso ahora a Colosenses 3:16 donde Pablo dice:

enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos e himnos y cantos espirituales, cantando con agradecimiento en vuestro corazón a Dios.

Cuando nuestro canto se fundamenta en la Palabra de Dios con cánticos tomados directamente de los Salmos o derivados de la Escritura, nos estamos literalmente enseñando y animando unos a otros a través de canciones.

  • Cuando cantamos "Levántate, defiende a Jesús", ¿no es así que nos animamos unos a otros a permanecer fieles y fuertes por Cristo?
  • Cuando cantamos "de la tumba Él se levantó", ¿no es así que proclamamos el evangelio los unos a los otros y a cualquier incrédulo que pudiera estar presente?

Al margen de ofrecer nuestro amor y alabanza a Dios, el canto congregacional sirve como un ministerio de enseñanza para la edificación de la iglesia. Ningún instrumento, no importa lo bellamente tocado o numeroso, puede bendecir a la iglesia como la voz humana que declara las verdades de Dios en cánticos espirituales.

Como dije antes, algunos ponen demasiado énfasis en la musicalidad de nuestro canto, juzgándolo por su tono o por el placer que produce al oír. Pero Dios eleva el canto a método exaltado de alabanza porque es el vínculo directo al corazón de una persona y su fe.

Con el corazón creemos y con la boca proclamamos en canción que Jesucristo es el Señor - este es el Cristianismo primordial.

C. Haciéndolo un anticipo del cielo

Juan, en su visión del cielo en el libro de Apocalipsis, dice:

Y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo:
¡Grandes y maravillosas son tus obras, oh Señor Dios, Todopoderoso! ¡Justos y verdaderos son tus caminos, oh Rey de las naciones!
- Apocalipsis 15:3

Nuestro cántico aquí en la tierra, en la iglesia, es el comienzo y un indicio de la "experiencia" del cielo. Nosotros solo conocemos vagamente cómo será el cielo en términos negativos (sin muerte, sin pecado, sin sufrimiento, etc.). Es difícil imaginarlo, porque tenemos todas estas cosas aquí y siempre las hemos tenido, de modo que experimentar la completa ausencia de estas cosas es difícil. Pero cantar y cantar con alegría, con fe, esto es algo que conocemos, algo que realmente hacemos.

Dios nos ha dado esta experiencia (entre otras) para ayudarnos a sentir realmente, en un sentido muy auténtico, cómo será el cielo. De hecho, John Price dice en su libro que,

"Cantar es la única ordenanza de la iglesia que tendrá continuación en el cielo. Cuando Le veamos cara a cara, predicación, oración, comunión y bautismo ... deberá todo ello ser eliminado. " (Página 185).

Todos estos han sido medios para llamar y unir a las personas en Cristo, para edificar su fe y recordar Su sacrificio. En el cielo, ninguno de estos medios serán necesarios, excepto para celebrar nuestra eterna relación en perfecta unión espiritual. Y Dios ha elegido el cántico como la manera de hacer esto, tanto en el cielo como en la tierra.

Resumen

Por todo ello, cuando nos reunamos para adorar con cánticos, recuerda:

  1. Que lo que hacemos está ordenado por Dios y resulta agradable a Él gracias a nuestra obediencia, no a nuestra habilidad.
  2. Que cantar "a capella" es algo glorioso porque Jesús lo ha elevado por encima de cualquier otra forma de adoración con Su propio ejemplo y en la enseñanza a los Apóstoles.
  3. Que cuando somos dos o más los que nos reunimos en Su nombre para adorar a Dios, Jesús no solo está con nosotros, sino también canta con nosotros.

En Romanos 15: 9, Pablo cita varios versículos de los Salmos mostrando que Cristo mismo estaba hablando a través de David respecto la eventual salvación de los gentiles.

En el Salmo 18:49, Cristo declara por medio de su profeta David:

Por tanto, te alabaré, oh Señor, entre las naciones,
y cantaré alabanzas a tu nombre.

Así que, levantaros y cantad sabiendo que cantáis a Dios y con Dios cuando eleváis vuestras voces en cántico.