La parábola del Buen Pastor señala tanto las fallas del liderazgo judío como la eventual obra redentora del verdadero líder y pastor de Israel.
Idiomas

El capítulo 10 es el último de una larga sección material que comenzó en el capítulo 7. Este es el flujo de eventos hasta ahora:

  1. Jesús es desafiado por sus hermanos a ir y promover Su ministerio en Jerusalén durante la fiesta de las Cabañas.
  2. El Señor rechaza su enfoque mundano, sube a la fiesta sin fanfarrias y enseña al pueblo.
  3. Se produce una gran división entre la gente respecto de Sus afirmaciones y enseñanzas.
  4. Los Fariseos intentan atraparlo usando a una mujer sorprendida en adulterio.
  5. Después de que todo esto fallara, se produce de nuevo una división entre Sus oyentes: algunos creen y otros no están dispuestos a aceptar sus afirmaciones.
  6. Los que dicen que creen en Él se encienden rápidamente cuando les pide que obedezcan Sus palabras, con el fin de ser liberados de sus pecados.
  7. Jesús, entonces, sana a un ciego de nacimiento. Ello hace que Sus principales enemigos, los líderes judíos, Le acusen de pecar, porque el milagro se hizo en sábado.
  8. Al final, los líderes no logran negar ni refutar el gran milagro hecho por Jesús. Ni siquiera pueden persuadir al hombre sanado para testificar en contra de Jesús, por lo que le echan fuera.
  9. Una vez es liberado de los judíos, vemos a Jesús revelándose Él mismo al ciego, quien reconoce su fe al adorar al Señor.
  10. En la última escena, Jesús denuncia a los judíos por su ceguera espiritual al no aceptarLe.

Esto nos llevará al capítulo, 10 donde Jesús tendrá una nueva ronda de debates con los fariseos antes de partir de Jerusalén y comenzar la serie de eventos que conducirán a Su muerte y resurrección.

La parábola del buen pastor - 10:1-21

El capítulo 10 es una continuación del capítulo 9. El texto original de los manuscritos no contenía números de versículos ni divisiones de capítulos. Estos fueron agregados más tarde por conveniencia. A veces, la división por capítulos se produce en medio de un discurso, como sucede en este caso. En el capítulo 9, Jesús condena a los líderes judíos por su ceguera espiritual en su falta de voluntad para ver o creer en Él como el Mesías divino.

La parábola del buen pastor sigue los pasos de esta condena. La imagen del pastor y sus ovejas es la más utilizada para describir a Dios y Su pueblo en la Biblia. Aparece más de 500 veces.

Es natural que Jesús usara esta imagen para describir el liderazgo en Israel, tanto el bueno como el malo. El "redil de ovejas" del que Jesús habla aquí era una forma de refugio utilizada comúnmente por los pastores -para ellos y sus rebaños. Había de dos tipos:

A. En un área de campo abierto, el pastor reunía piedras y hacía una pared circular -de tal vez cuatro pies de alto, tan grueso como las piedras mismas y tan grande como fuera necesario para las ovejas- que disponía de una pequeña entrada. Cuando ello era posible, ponía zarzas o espinas en la parte superior de las paredes para disuadir a los zorros u otros animales salvajes de saltar sobre el muro. La entrada no sería más ancha de lo necesario, para permitir que pasaran las ovejas, una a una, al interior del redil. Una vez que las ovejas estaban dentro, al anochecer, y habían sido contadas, el mismo pastor se estiraba en la entrada para brindar protección.

B. Cuando había una cueva disponible, se construía un tipo distinto de redil. El pastor construía un muro rodeando la entrada de la cueva y emplazaba una pequeña entrada en la pared, para el paso de las ovejas. En caso de mal tiempo, todos podían refugiarse en la cueva para protegerse. Era en una de estas cuevas "establos" cerca de Belén que nació Jesús. El "pesebre" en el que fue acostado era un hueco de piedra utilizada para alimentar a los animales.

Ahora que tenemos una descripción física de lo que está explicando Jesús, veamos la parábola misma.

Vs. 1-2 – En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ese es ladrón y salteador. Pero el que entra por la puerta, es el pastor de las ovejas.

Algunos apriscos tenían una puerta tosca que se utilizaba para asegurar el redil, una vez las ovejas estaban dentro. Era natural que el pastor usara esta puerta para entrar o salir. Que alguien hubiera trepado la pared, era indicación clara de que se trataba de un intruso, probablemente con la intención de robar. Esta imagen resultaba familiar para la gente que contaba con muchas generaciones de pastores en sus familias.

Vs. 3-5 – A este le abre el portero, y las ovejas oyen su voz; llama a sus ovejas por nombre y las conduce afuera. Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. Pero a un desconocido no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Jesús ahora amplía las imágenes para incluir un ejemplo más de falso liderazgo. En ocasiones, se reunían varios rebaños de ovejas en un redil común y una persona se quedaba a cuidar el acceso. Cuando los pastores llegaban a primera hora de la mañana para recoger sus ovejas, de entre los muchos rebaños dentro del recinto, las llamaban por su nombre. Las ovejas, que reconocían la voz de su propio pastor, salían obedientemente del redil para seguirlo. Era un hecho inusual que los pastores judíos caminaran delante de sus rebaños, y no detrás, como era costumbre en otras naciones.

Jesús continúa Su parábola diciendo que las otras ovejas del redil no abandonaban el redil para seguir la llamada de otro pastor u otra voz. La puerta estaba para mantener alejados a los intrusos; la oveja no hubiera seguido ninguna otra voz, sólo la voz de su pastor. Jesús enfatiza el hecho de que las ovejas no seguirían a cualquiera, solo a su propio pastor.

Vs. 6 – Jesús les habló por medio de esta alegoría, pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.

Juan hace otro comentario editorial explicando que la gente no entendió la parábola. Por supuesto, entendieron lo relativo a las ovejas: que estaban en apriscos; que podían distinguir la voz de su maestro, incluso cuando había otras voces llamando al mismo tiempo. Lo que no entendieron es lo que significaba para ellos, de modo que Jesús explica la parábola en los siguientes versículos.

Explicación de la parábola - vs. 7-21

Como no pueden entender el significado de la parábola, Jesús aclara lo que quiere decir con ella.

Vs. 7-10 – Entonces Jesús les dijo de nuevo: En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que vinieron antes de mí son ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto. El ladrón solo viene para robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Esta es otra de las declaraciones del "YO SOY" de Jesús, donde declara Su divinidad en forma de parábola. Jesús les dice que, como la puerta, las ovejas que pasan a través de ella encontrarán comida y alimento cuando salen, así como protección y consuelo cuando vuelven a entran. Al igual que el pastor era la puerta humana que mantenía alejados a los intrusos y preservaba la vida de las ovejas que estaban dentro, Jesús protege contra los falsos maestros y líderes, al tiempo que proporciona gracia salvadora para las ovejas. La vida abundante que Él da, en contexto, consiste en que Él es el pastor supremo, que protege y da vida eterna a su rebaño.

Vs. 11-13 – Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el que es un asalariado y no un pastor, que no es el dueño de las ovejas, ve venir al lobo, y abandona las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa. El huye porque solo trabaja por el pago y no le importan las ovejas.

Aquí, Jesús hace otra declaración del "YO SOY", esta vez llamándose a Sí mismo el buen pastor. En tiempos del Antiguo Testamento, el único "buen" pastor era Dios. En esencia dice que, al igual que un buen pastor arriesgaría su vida para salvar a sus ovejas, Jesús no sólo "arriesgará" su vida, sino que la entregará voluntariamente por el rebaño.

En contraste con esto, está el "asalariado". Este no es un mero ayudante del pastor o un trabajador contratado. En este caso, el asalariado es alguien que ha ganado el control de las ovejas de una manera negativa (ya que Jesús había hablado antes de los ladrones). Esta persona solo está interesada en obtener un beneficio personal de las ovejas y no siente amor por ellas. En consecuencia, cuando se avecina el peligro, rápidamente abandona las ovejas para salvarse.

Vs. 14-18 – Yo soy el buen pastor, y conozco mis ovejas y las mías me conocen, de igual manera que el Padre me conoce y yo conozco al Padre, y doy mi vida por las ovejas. Tengo otras ovejas que no son de este redil; a esas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor. Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que yo la doy de mi propia voluntad. Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo. Este mandamiento recibí de mi Padre.

El Señor efectúa ahora una tercera declaración del "YO SOY" repitiendo el hecho de que Él es el buen pastor. Esta vez habla en primera persona y, como el buen pastor, declara lo siguiente:

  1. De la misma manera que un pastor conoce a sus ovejas y ellas lo conocen, Él conoce quiénes son sus verdaderos discípulos y ellos saben exactamente quién es Él. Él conoce al Padre y el Padre Le conoce.
  2. Dará su vida por sus seguidores. Tiene autoridad, tanto para dejarla caer como luego para tomarla nuevamente. Esto es lo que el Padre le ha dicho que haga. Es una alusión a Su resurrección.
  3. Reunirá a otro grupo de discípulos y hará un rebaño con todos Sus seguidores, los cuales seguirán sólo a Él. Esta es también la voluntad del Padre. Otra alusión a la predicación a los gentiles.
Vs. 19-21 – Se volvió a suscitar una división entre los judíos por estas palabras. Y muchos de ellos decían: Tiene un demonio y está loco. ¿Por qué le hacéis caso? Otros decían: Estas no son palabras de un endemoniado. ¿Puede acaso un demonio abrir los ojos de los ciegos?

Nuevamente Juan describe la reacción de la gente a esta última declaración de Su divinidad. Téngase en cuenta que el ciclo de declaración seguido de la creencia o la incredulidad continúa repitiéndose.

Jesús declara Su divinidad sin parábolas - frente a 22-42

La fiesta de las Cabañas se celebraba en otoño y, más tarde, en diciembre los judíos celebraban la fiesta de la Dedicación. Era una conmemoración de la nueva dedicación del templo tras haber sido profanado por Antíoco Epífanes. Antíoco era un rey del norte que sacrificó un cerdo en el altar del templo durante una invasión de la Ciudad Santa varios cientos de años atrás. También la llamaron la Fiesta de las Luces, porque todas las casas se iluminaban durante las celebraciones. Hoy los judíos celebran todavía esta fiesta, denominada Hanukkah. La ceremonia principal consiste en prender las velas.

Vs. 22-24 – En esos días se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús andaba por el templo, en el pórtico de Salomón. Entonces los judíos le rodearon, y le decían: ¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo claramente.

Han pasado unos meses, desde Su choque con los Fariseos, y Jesús se encuentra una vez más en el área del templo durante esta fiesta. Esta vez, los Fariseos Le instan a que lleve a cabo una declaración clara acerca de su identidad, sin parábolas. Por supuesto, su objetivo es tener un cargo sólido para dirigirlo en Su contra. No hacen esta pregunta por razón de su fe.

Vs. 25-31 – Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en el nombre de mi Padre, estas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen; y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno. Los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

Jesús responde con claridad, pero una claridad que no están dispuestos a aceptar. En respuesta a su pregunta, les dice 3 cosas:

  1. Los verdaderos creyentes aceptan la prueba que Él ha proporcionado en los milagros que el Padre le ha encomendado hacer. Ellos no eran, en realidad, creyentes (mis ovejas) porque Le rechazaban -tanto a Él como la prueba que ofrecía.
    • Él reconoce y es reconocido por Sus verdaderos seguidores; y ellos han demostrado que no son verdaderos -creyentes- por lo que han hecho en el pasado (al margen de la falsa sinceridad de su pregunta). La pregunta lleva implícita la existencia de que debería hacer más para convencerles. Él sin embargo afirma que ha hecho lo suficiente para convencer a los verdaderos creyentes.
  2. Es la voluntad de Su Padre que dé vida eterna a Sus seguidores. Nada puede impedir que Sus seguidores reciban este gran regalo. La consecuencia es que nada de lo que estos líderes Judíos puedan hacer evitará que el Padre lleve a cabo esto, a través de Jesús.
  3. Jesús y el Padre son Uno. Él es igual a, es el mismo que, está unido a, y comparte la naturaleza de Dios. Desde luego, para los judíos que no creen, esto constituye blasfemia punible con la muerte.
Vs. 32 – Jesús les dijo: Os he mostrado muchas obras buenas que son del Padre. ¿Por cuál de ellas me apedreáis?

Jesús señala la inconsistencia de sus acciones. Ellos tienen prueba de Su divinidad, pero aun así, actúan en contra.

Vs. 33 – Los judíos le contestaron: No te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

En efecto, Jesús les hace explicitar de forma clara su incredulidad acerca de Él. La piedra con la que tropiezan -el obstáculo- es el aceptar que Dios pueda adoptar la forma de un hombre. Esto resultó excesivo para ser siquiera considerado.

Vs. 34-38 – Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: «Yo dije: sois dioses»? Si a aquellos, a quienes vino la palabra de Dios, los llamó dioses (y la Escritura no se puede violar), ¿a quién el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: «Blasfemas», porque dije: «Yo soy el Hijo de Dios»? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre.

Jesús dice que no es tan "exagerado" asignar el título de divinidad a los humanos, incluso el Antiguo Testamento usó tal referencia a aquellos que sirvieron a Dios como profetas (Salmos 8:1-7). Si los que fueron enviados por Dios como profetas fueron llamados dioses en las Escrituras, con seguridad alguien que lleva a cabo los milagros de Dios y habla por Dios puede ser llamado Hijo de Dios. Si no creéis mis enseñanzas en este punto, al menos deberíais reconocer los milagros, éstos no mienten.

Vs. 39 – Por eso procuraban otra vez prenderle, pero se les escapó de entre las manos.

Una vez más los Judíos, poco convencidos, intentan arrestarLe. Una vez más, debido a que Su tiempo no había llegado, Él logra eludir sus intentos de captura.

Vs. 40-42 – Se fue de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde primero había estado bautizando Juan, y se quedó allí. Y muchos vinieron a Él y decían: Aunque Juan no hizo ninguna señal, sin embargo, todo lo que Juan dijo de este era verdad. Y muchos creyeron en Él allí.

Juan resume esta escena y sección cerrando el ciclo de la misma manera familiar. Jesús sale de Jerusalén para seguir predicando y bautizando. La razón por la que la gente Le seguía era la siguiente: creímos en Juan, incluso sin milagros; este hombre hace milagros y da cumplimiento a todas las cosas que dijo Juan acerca de Él. De ahí que, unos creyeran y otros, a pesar de todo, se mantuvieran en la incredulidad.

Tarea de lectura: Juan 11:1-57