Lucas describe el viaje final de Pablo como un hombre libre que trabaja principalmente en Éfeso estableciendo la iglesia que eventualmente difundiría el evangelio por toda Asia Menor.

La última escena que Lucas describe en Hechos 18 es una visita breve de Pablo a Éfeso al final de su segundo viaje misionero (Hechos 18:19-22). La gente allí le pidió quedarse más tiempo pero no lo hizo prometiéndoles que volvería después. Cumpliría esta promesa en su tercer viaje misionero.

Miremos nuestro bosquejo y observamos que este será el último viaje evangelístico antes de su arresto y encarcelamiento en varios lugares.

  1. Primer Sermón de Pedro – Hechos 1:1-2:47
  2. Ministerio de Pedro Pos Pentecostés – Hechos 3:1-4:37
  3. Persecución de Pedro y los Apóstoles – Hechos 5:1-42
  4. Persecución de la Iglesia I – Hechos 6:1-7:60
  5. Persecución de la Iglesia II – Hechos 8:1-9:43
  6. Pedro Predica a los Gentiles – Hechos 10:1-12:25
  7. Primer Viaje Misionero de Pablo – Hechos 13:1-15:35
  8. Segundo Viaje Misionero de Pablo – Hechos 15:36-18:22
  9. Tercer Viaje Misionero de Pablo y – Hechos 18:23-21:14

Tercer Viaje Misionero – 18:23-21:14

Pablo Visita las Iglesias de Nuevo

Y después de pasar allí algún tiempo, salió, recorriendo por orden la región de Galacia y de Frigia, fortaleciendo a todos los discípulos.
- Hechos 18:23

En esta afirmación breve vemos la estrategia que usa Pablo en su obra misionera al empezar cada viaje visitando las congregaciones que había establecido en viajes anteriores. Usaba estos viajes para animar, enseñar y fortalecer la fe de ellos en el Señor.

Apolos en Éfeso

24Llegó entonces a Éfeso un judío que se llamaba Apolos, natural de Alejandría, hombre elocuente, y que era poderoso en las Escrituras. 25Este había sido instruido en el camino del Señor, y siendo ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba con exactitud las cosas referentes a Jesús, aunque solo conocía el bautismo de Juan. 26Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga. Pero cuando Priscila y Aquila lo oyeron, lo llevaron aparte y le explicaron con mayor exactitud el camino de Dios. 27Cuando él quiso pasar a Acaya, los hermanos lo animaron, y escribieron a los discípulos que lo recibieran; y cuando llegó, ayudó mucho a los que por la gracia habían creído, 28porque refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo.
- Hechos 18:24-28

Apolos era un judío nacido en Alejandría, la ciudad en Egipto que fue fundada por Alejandro el Magno, el líder y conquistador griego. Alejandría tenía una universidad y una biblioteca, y fue allí donde se completó la Septuaginta en 132 a. C. (la traducción de las escrituras hebreas al griego).

Lucas describe Apolos como:

  1. Elocuente: no simplemente un buen orador pero un locutor y polemista capacitado.
  2. Grande en las Escrituras: Conocía bien la biblia hebrea y era capaz de usar sus habilidades de polemista y locutor al enseñar las Escrituras.
  3. No Capacitado Completamente: Había sido instruido sobre Jesús por unos discípulos de Juan el Bautista y por ende era eficaz en enseñar lo que Juan había enseñado: que Jesús era el Mesías prometido en las Escrituras. El hecho que solo conocía el bautismo de Juan indica que Apolos pudo haber sido discípulo de Juan y habría recibido el bautismo de Juan, pero no estuvo completamente al día con el ministerio de Jesús que incluía Su muerte y resurrección junto con la gran comisión a los Apóstolos a ir y predicar el evangelio y bautizar a los creyentes arrepentidos en el nombre de Jesús. Esto puede explicar por qué después de haber sido enseñado más completamente sobre "el Camino" (una expresión usada en esos tiempos para describir el cristianismo) no fue bautizado de nuevo. Esto es similar a los Apóstoles quienes recibieron el bautismo de Juan y así cumplieron con la voluntad de Dios en este asunto y no necesitaban ser rebautizados después de día de Pentecostés.

La idea aquí es que todos quienes recibieron el bautismo antes de Pentecostés (i. e. los Apóstoles, los discípulos de Juan el Bautista, Apolos, etc.) no necesitaban ser rebautizados después del domingo de Pentecostés. Solo quienes escuchaban el evangelio por primera vez necesitaban arrepentirse y ser bautizado como Pedro indica en su sermón el domingo de Pentecostés (Hechos 2:38). Lucas incluye este episodio de Apolos porque era un maestro y predicador muy conocido (algunos eruditos creen que él fue el autor de la epístola de los Hebreos) pero también porque su corto tiempo en Éfeso prepara la escena donde Pablo vuelve para continuar la obra que había empezado en su segundo viaje misionero.

Vemos que Apolos recibe las instrucciones de Priscila y Aquila. Observe que Lucas nombra a la mujer primero, lo cual indica que ella era la más eficaz en enseñar (Lenski, p.775). Esto no contradecía las instrucciones de Pablo restringiendo a las mujeres en la enseñanza de hombres en la asamblea (1 Timoteo 2:11-15), desde que esto era un asunto privado y no ocurrió mientras se reunía la congregación para el culto de adoración público. Armado con el mensaje completo del evangelio, Apolos continúa en el ministerio pero era más poderoso y efectivo que antes.

Pablo en Éfeso (19:1-41)

Re-bautismo de los Doce

1Y aconteció que mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo, habiendo recorrido las regiones superiores, llegó a Éfeso y encontró a algunos discípulos, 2y les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le respondieron: No, ni siquiera hemos oído si hay un Espíritu Santo. 3Entonces él dijo: ¿En qué bautismo, pues, fuisteis bautizados? Ellos contestaron: En el bautismo de Juan. 4Y Pablo dijo: Juan bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en aquel que vendría después de él, es decir, en Jesús. 5Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. 6Y cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y hablaban en lenguas y profetizaban. 7Eran en total unos doce hombres.
- Hechos 19:1-7

Muchas personas asumen que estos hombres fueron bautizados originalmente por Apolos pero no hay nada en el pasaje que apoya este punto de vista. La diferencia principal entre estos hombres y Apolos es que él era poderoso en las Escrituras y ellos no lo eran (i. e. no sabían nada del Espíritu Santo). La similitud es que conocían y habían recibido el bautismo de Juan así como Apolos, y mientras él estaba en Éfeso no les obligó a bautizarse de nuevo. Sin embargo, podemos concluir que habían recibido el bautismo de Juan un tiempo después de Pentecostés porque después de haberles enseñado más completamente sobre Cristo y el Espíritu Santo, Pablo bautiza estos 12 discípulos (seguidores de Jesús) de nuevo.

Es interesante notar dos cosas aquí:

  1. Pablo basa sus preguntas sobre la recepción del Espíritu Santo en el tipo de bautismo que tuvieron, no en la experiencia o emoción que sintieron. Aquí está hablando de la "morada" del Espíritu Santo que es dada y recibida mediante el bautismo de Jesús, no el bautismo de Juan (Hechos 2:38).
  2. Pablo transfiere el "empoderamiento" del Espíritu Santo por la imposición de manos, y la evidencia de esto es que estos hombres empiezan a hablar en lenguas y declaran la palabra de Dios con conocimiento y poder, algo que no podían hacer antes de que Pablo por su autoridad apostólico les impusiera las manos.

Entonces estos hombres son los primeros convertidos legítimamente en Éfeso.

Pablo Establece la Iglesia en Éfeso (19:8-22)

8Entró Pablo en la sinagoga, y por tres meses continuó hablando denodadamente, discutiendo y persuadiéndoles acerca del reino de Dios. 9Pero cuando algunos se endurecieron y se volvieron desobedientes hablando mal del Camino ante la multitud, Pablo se apartó de ellos llevándose a los discípulos, y discutía diariamente en la escuela de Tirano. 10Esto continuó por dos años, de manera que todos los que vivían en Asia oyeron la palabra del Señor, tanto judíos como griegos.
- Hechos 19:8-10

Vemos el patrón conocido de predicar a los judíos quienes reaccionan negativamente, y Pablo dirigirse a los gentiles. Lucas informa que Pablo permaneció un largo tiempo en Éfeso (dos años) predicando exclusivamente y con éxito a los gentiles, puesto que Lucas dice que el evangelio se extendió desde este centro económico y político a todas partes de la provincia romana cercana, probablemente por los esfuerzos de varios obreros entrenados y mandados desde este lugar.

Lucas menciona que Pablo hizo muchos milagros y que Dios lo estaba usando poderosamente, hasta había algunos que intentaban imitarlo y usar su nombre para efectuar milagros similares pero sin éxito. Los resultados de su ministerio no se vieron solo en conversiones y sanaciones, sino en que muchos que practicaban las artes negras de la magia acudieron al Señor en fe. Pablo, al ver que su obra y la iglesia estaban bien establecidas, empieza a planificar sus visitas a las iglesias que había establecido en la región de Macedonia (Filipos, Tesalónica, Berea) y la región de Acaya (Corinto, Atenas) antes de volver a Jerusalén y empezar un posible cuarto viaje misionero a Roma.

Está contemplando estas cosas cuando empiezan los problemas, no de los judíos como en otras ocasiones, sino de los gentiles de la región quienes han visto afectado su sustento por sus prédicas y las enseñanzas de Cristo.

Alboroto en Éfeso (19:23-41)

Éfeso eran una ciudad importante de aquella región y tiempo, y servía como un puerto importante para Asia Menor, lo que hoy en día es Turquía. Había una gran avenida de 70 pies (21 metros) de ancho que recorría la ciudad entera, y la población en ese entonces era aproximadamente 300.000 personas. Muchas calles estaban revestidas de mármol y había baños públicos, al teatro de la ciudad podían asistir 50.000 espectadores. El templo de Diana (Artemisa en griego) se ubicaba en esta ciudad y se consideraba una de las Siete Maravillas del mundo antiguo. En la mitología griega, Diana se conocía como la hija de Zeus y Letto, la melliza de Apolos. Ella fue venerada como la diosa de la caza, los animales salvajes, el desierto, parto de bebés y protectora de vírgenes jóvenes. Situada alrededor del templo había una comunidad de artesanos quienes se sustentaban haciendo monedas, estatuas y otros artefactos en honor a Diana. Estas personas estaban organizadas en un gremio y tenían bastante influencia en una ciudad como Éfeso donde la cultura, la religión y la política estaba todo mezclado para formar la totalidad de aquella sociedad.

A esta cultura entra Pablo el Apóstol quien por dos años predica y enseña que hay un solo Dios (y no es Diana), y que se expresa adoración y obediencia a Dios al obedecer a Jesús. Parte del estilo de vida cristiano requería que uno abandonara ídolos inútiles como Diana, y dedicara su vida y recursos a Jesús, no al templo de Diana ni a la chuchería que se vendía allí. De seguro habrían problemas.

23Por aquel tiempo se produjo un alboroto no pequeño por motivo del Camino. 24Porque cierto platero que se llamaba Demetrio, que labraba templecillos de plata de Diana y producía no pocas ganancias a los artífices, 25reunió a estos junto con los obreros de oficios semejantes, y dijo: Compañeros, sabéis que nuestra prosperidad depende de este comercio. 26Y veis y oís que no solo en Éfeso, sino en casi toda Asia, este Pablo ha persuadido a una gran cantidad de gente, y la ha apartado, diciendo que los dioses hechos con las manos no son dioses verdaderos.27Y no solo corremos el peligro de que nuestro oficio caiga en descrédito, sino también de que el templo de la gran diosa Diana se considere sin valor, y que ella, a quien adora toda Asia y el mundo entero, sea despojada de su grandeza.
- Hechos 19:23-27

Lucas describe el alboroto y las amenazas de la multitud contra Pablo seguidas por algunos de sus compañeros arrastrados al teatro acompañado de gritos y confusión. Eventualmente, un oficial de la ciudad calma la multitud y les advierte que podrían tener problemas con los supervisores romanos por haberse reunido ilegalmente. Este evento señala a Pablo que es tiempo de salir de allí y cambiarse a otro lugar para continuar con su ministerio.

Pablo en Troas (20:1-12)

Lucas da un resumen del viaje de Pablo por Macedonia donde animaba a las iglesias y evitaba otro complot judío de hacerle daño. Eventualmente se encuentra en Troas, el lugar donde había recibido la visión que le guio a su ministerio fructífero en Macedonia y Acaya tantos años antes.

7Y el primer día de la semana, cuando estábamos reunidos para partir el pan, Pablo les hablaba, pensando partir al día siguiente, y prolongó su discurso hasta la medianoche.8Había muchas lámparas en el aposento alto donde estábamos reunidos; 9y estaba sentado en la ventana un joven llamado Eutico; y como Pablo continuaba hablando, Eutico fue cayendo en un profundo sueño hasta que, vencido por el sueño, cayó desde el tercer piso y lo levantaron muerto. 10Pero Pablo bajó y se tendió sobre él, y después de abrazarlo, dijo: No os alarméis, porque está vivo. 11Y volviendo arriba, después de partir el pan y de comer, conversó largamente con ellos hasta el amanecer, y entonces se marchó. 12Y se llevaron vivo al muchacho, y quedaron grandemente consolados.
- Hechos 20:7-12

Lucas describe este milagro tan cotidianamente (un muchacho muere por una caída de 30 pie (9 metros) y es resucitado con una sola palabra). Lucas tiene la habilidad de describir en detalle grandes eventos espirituales, pero lo hace de manera que parecen natural, familiar y real. Aunque esto ocurrió en una cultura y un tiempo muy lejano de nosotros, igual podemos identificarnos con el estudio bíblico, la multitud, y hasta el sueño del muchacho.

Pablo se Despide de Éfeso (20:13-38)

El autor continúa su informe meticuloso de los recorridos de Pablo al describir los detalles del viaje del Apóstol desde Éfeso por Macedonia, devuelta a Troas y ahora hacia Mileto, una ciudad litoral al sur de Éfeso.

En Hechos 20:16 aprendemos que la meta de Pablo es estar de vuelta en Jerusalén para el día de Pentecostés, un viaje que eventualmente le traerá mucho sufrimiento. Una vez en Mileto, Pablo manda llamar a los ancianos de Éfeso para que se junten a conversar varios temas importantes.

Situación Personal

17Ydesde Mileto mandó mensaje a Éfeso y llamó a los ancianos de la iglesia.18Cuando vinieron a él, les dijo: Vosotros bien sabéis cómo he sido con vosotros todo el tiempo, desde el primer día que estuve en Asia,19sirviendo al Señor con toda humildad, y con lágrimas y con pruebas que vinieron sobre mí por causa de las intrigas de los judíos; 20cómo no rehuí declarar a vosotros nada que fuera útil, y de enseñaros públicamente y de casa en casa, 21testificando solemnemente, tanto a judíos como a griegos, del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo. 22Y ahora, he aquí que yo, atado en espíritu, voy a Jerusalén sin saber lo que allá me sucederá, 23salvo que el Espíritu Santo solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones. 24Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mí mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio solemnemente del evangelio de la gracia de Dios. 25Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de vosotros, entre quienes anduve predicando el reino, volverá a ver mi rostro. 26Por tanto, os doy testimonio en este día de que soy inocente de la sangre de todos, 27pues no rehuí declarar a vosotros todo el propósito de Dios.
- Hechos 20:17-27

Él empieza al repasar y confirmar la base de su ministerio entre ellos lo cual era predicar el evangelio. Declara que esto lo ha hecho con la plena confianza en su verdad y poder. También revela que el Señor le está dirigiendo hacia Jerusalén (si fuera decisión de él, habría seguido estableciendo y fortaleciendo iglesias; la obra en Jerusalén era de Pedro y los otros Apóstoles). También revela que allí le espera problemas y encarcelamiento. Entonces Pablo declara que esta es una despedida final y les recuerda que ha predicado el evangelio completo y lo confirma con su buena vida para que nadie le puede culpar si es que dejan pasar la salvación.

Advertencia

28Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear la iglesia de Dios, la cual Él compró con su propia sangre. 29Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño,30y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. 31Por tanto, estad alerta, recordando que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar a cada uno con lágrimas. 32Ahora os encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia, que es poderosa para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados.
- Hechos 20:28-32

Los comentarios de Pablo sobre su obra personal y su conducta no son vanagloria; son un ánimo a estos hombres de cómo deben ser como líderes en la iglesia. En efecto, Pablos les dice, "Hagan como yo he hecho." En estos versículos les advierte de tender cuidadosamente su responsabilidad primordial como ancianos de proteger la iglesia contra maestros y enseñanzas falsas. Es interesante ver que Pablo usa tres términos distintos al referirse a estos hombres y sus ministerios:

  1. Versículo 17: Anciano/Presbítero - maduro/hombre mayor
  2. Versículo 28: Supervisores/Obispos - guardián/líder
  3. Versículo 28: Pastor - cuidador/líder

En la iglesia primitiva, todos estos términos se referían a las mismas personas: los encomendados al liderazgo en la iglesia local. Anciano/presbítero indicaba su edad y experiencia. Obispo se refería a su autoridad y responsabilidades. Pastor describía su obra y ministerio. Solo después de mucho tiempo y contrario a las Escrituras es que la iglesia usó estas palabras para describir diferentes posiciones de autoridad dentro de ella. Por ejemplo, un pastor o sacerdote se refería a un ministro local o evangelista, y el obispo era uno que tenía la responsabilidad de varias congregaciones o de una región geográfica. Con el tiempo, se inventaron nuevos títulos para describir hombres que ejercían autoridad más allá de la congregación local: Arzobispo, Cardenal, Papa, etc. Hoy en día esta divergencia de la Escritura ha llevado a algunos grupos a tener a mujeres u homosexuales y lesbianas como obispos en varias denominaciones.

Sin embargo, el Nuevo Testamento enseña que cada congregación debe tener sus propios ancianos / obispos / pastores junto con diáconos y evangelistas / predicadores, y estas personas tienen la responsabilidad de liderazgo en una sola congregación. Parte del esfuerzo de la congregación a la cual yo pertenezco y sirvo (Iglesia de Cristo Choctaw) es restaurar la estructura y el orden de la iglesia como fue diseñada y descrita en el Nuevo Testamento. Esta idea de seguir cuidadosamente la palabra de Dios es exactamente lo que Pablo anima hacer a los ancianos de Éfeso si quieren mantener la integridad bíblica y espiritual de la iglesia sobre la cual fueron nombrados líderes por el Espíritu Santo.

Cada anciano/obispo/supervisor/pastor desde ese entonces ha sido encomendado por Dios mediante Su Palabra de cumplir con la misma tarea de guardar las enseñanzas del Nuevo Testamento. Esta es la única manera que podemos reproducir la iglesia del Nuevo Testamento similar a la que vemos en las Escrituras en esta edad moderna y cada edad porvenir hasta el retorno de Jesús.

32Ahora os encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia, que es poderosa para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados. 33Ni la plata, ni el oro, ni la ropa de nadie he codiciado. 34Vosotros sabéis que estas manos me sirvieron para mis propias necesidades y las de los que estaban conmigo. 35En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir». 36Cuando terminó de hablar, se arrodilló y oró con todos ellos. 37Y comenzaron a llorar desconsoladamente, y abrazando a Pablo, lo besaban, 38afligidos especialmente por la palabra que había dicho de que ya no volverían a ver su rostro. Y lo acompañaron hasta el barco.
- Hechos 20:32-38

Lucas termina el capítulo con el último ánimo que tiene Pablo para estos ancianos que es servir como él ha servido (no con fin de lucro) y ser generosos (cita a Jesús, "Más bienaventurado es dar que recibir" - versículo 35). La escena termina con una despedida emotiva ya que Lucas indica que esta será la última vez que estos hermanos verán a Pablo.

El Viaje a Jerusalén (21:1-14)

Lucas describe brevemente el viaje de Pablo de vuelta a Jerusalén y los problemas que le esperan allí. Él recibe varias advertencias de no volver pero insiste en llegar a la ciudad.

7Terminado el viaje desde Tiro, llegamos a Tolemaida, y después de saludar a los hermanos, nos quedamos con ellos un día. 8Al día siguiente partimos y llegamos a Cesarea, y entrando en la casa de Felipe, el evangelista, que era uno de los siete, nos quedamos con él. 9Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban. 10Y deteniéndonos allí varios días, descendió de Judea cierto profeta llamado Agabo, 11quien vino a vernos, y tomando el cinto de Pablo, se ató las manos y los pies, y dijo: Así dice el Espíritu Santo: «Así atarán los judíos en Jerusalén al dueño de este cinto, y lo entregarán en manos de los gentiles». 12Al escuchar esto, tanto nosotros como los que vivían allí le rogábamos que no subiera a Jerusalén.13Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis, llorando y quebrantándome el corazón? Porque listo estoy no solo a ser atado, sino también a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús. 14Como no se dejaba persuadir, nos callamos, diciéndonos: Que se haga la voluntad del Señor.
- Hechos 21:7-14

Observa que Lucas se incluye en el grupo que le advierte a Pablo (escribe "nosotros"), y así se inserta en la narrativa. Esto explica cómo obtuvo los detalles del viaje de Pablo.

Lecciones

Quiero sacar varias lecciones de nuestro estudio, pero cada uno se relaciona con Apolos, el orador y maestro bien educado y profesional quien fue orientado en el evangelio por un costurero de tiendas y su esposa, y que probablemente ella era quien le enseñó el evangelio más completo.

Dios Humilla Sus Siervos Sin Importar Cuan Grandes Son

Para que Apolos continuara ascendiendo en su servicio a Dios, este gran hombre primero tenía que ser humilde para recibir lo que le faltaba. La humildad es un requerimiento para quien quiere ministrar efectivamente en el nombre del Señor.

Predique y Enseñe lo que Sabes Porque Jamás Sabrás Todo

A Apolos le faltaba una información importante sobre Jesús y el evangelio, pero él se lanzó igual y Dios le concedió lo que le faltaba a su debido tiempo. Desafortunadamente hay momentos en que usamos nuestra falta de conocimiento como una excusa para no servir de ninguna manera.

Tarea de lectura: Hechos 21:15-23:11

Preguntas de discusión

  1. Explica la diferencia entre el bautismo de Juan y el bautismo de Jesús. ¿Por qué necesitaban los 12 discípulos ser bautizados de nuevo y Apolos no?
  2. ¿Cómo explicarías que la habilidad de sanar milagrosamente o hablar en lenguas ya no está disponible? En tu opinión, ¿cómo explicas el hecho que muchos hoy en día todavía creen que este poder milagroso existe hoy?
  3. Explica cómo la Biblia reemplaza la habilidad de hacer milagros o la profecía en la obra constante de la iglesia.