En esta lección Mike explica el propósito de los milagros y el elemento necesario que autentifica a los obreros milagrosos legítimos.
Idiomas

Introducción – Revisión

  1. El papel del Espíritu Santo es levantar la cruz de Cristo en favor de personas, grupos y naciones. La cruz es una forma abreviada del sacrificio redentor de Cristo y sus beneficios para la humanidad pecadora.
  2. ¿A quién y cómo dirige el Espíritu Santo sus esfuerzos para levantar la cruz de Cristo?
    1. Primer grupo - el mundo antiguo antes de Cristo.
      1. El Espíritu Santo sostuvo, guió y empoderó a la nación judía como luz para el mundo gentil.
      2. En otras palabras, señaló a otros el Dios vivo y verdadero en la salvación que estaba por venir.
      3. Salmo 66:1-3; 8; 16
    2. Segundo grupo - los discípulos y apóstoles de Jesús.
      1. El Espíritu Santo les hizo testigos de la muerte, resurrección y ascensión al cielo de Jesús, sin mencionar sus enseñanzas y milagros.
      2. Su testimonio ocular les permitió dar testimonio a otros acerca de la cruz y su significado (Hechos 2:32; 36).
    3. Tercer grupo - la nación judía.
      1. El Espíritu Santo capacitó a los Apóstoles para recordar con precisión todas las enseñanzas de Jesús (Juan 14:26) y realizar milagros que confirmaron su testimonio.

Antes de continuar, se explicará más detalladamente la manera y el propósito de permitir que las personas lleven a cabo milagros.

Cómo obra Dios

A. Señales (milagros)

Cuando Dios revela algo nuevo (persona, mensaje) confirma su palabra o elección con milagros, señales y prodigios. Los milagros son siempre mensajes contemporáneos. Nadie jamás hizo milagros para confirmar un mensaje antiguo o una revelación. Esta es una de las razones por las que hoy en día no creemos en los milagros ni en los hacedores de milagros: porque ya no puede haber nueva revelación ni nuevo mensaje.

Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.
- Judas 3

1. Moisés

Moisés fue siervo de Dios en un tiempo de transición de la época de los patriarcas y tradiciones orales al nuevo mensaje de la ley, la nación, el sistema de sacrificios y el sacerdocio. Este fue el profeta que trajo estas nuevas revelaciones al pueblo.

Señal: su autoridad para hablar fue confirmada por milagros.

1Moisés respondió, y dijo: ¿Y si no me creen, ni escuchan mi voz? Porque quizá digan: «No se te ha aparecido el Señor». 2Y el Señor le dijo: ¿Qué es eso que tienes en la mano? Y él respondió: Una vara. 3Entonces Él dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra y se convirtió en una serpiente; y Moisés huyó de ella. 4Pero el Señor dijo a Moisés: Extiende tu mano y agárrala por la cola. Y él extendió la mano, la agarró, y se volvió vara en su mano. 5Por esto creerán que se te ha aparecido el Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. 6Y añadió el Señor: Ahora mete la mano en tu seno. Y él metió la mano en su seno, y cuando la sacó, he aquí, su mano estaba leprosa, blanca como la nieve. 7Entonces Él dijo: Vuelve a meter la mano en tu seno. Y él volvió a meter la mano en su seno, y cuando la sacó de su seno, he aquí, se había vuelto como el resto de su carne. 8Y acontecerá que si no te creen, ni obedecen el testimonio de la primera señal, quizá crean el testimonio de la segunda señal. 9Y sucederá que si todavía no creen estas dos señales, ni escuchan tu voz, entonces sacarás agua del Nilo y la derramarás sobre la tierra seca; y el agua que saques del Nilo se convertirá en sangre sobre la tierra seca.
- Éxodo 4:1-9
  1. Estos milagros fueron la señal de que Moisés tenía mucha autoridad para hablar cosas nuevas/mensajes de Dios.
  2. Fue el Espíritu Santo el que le dio poder a Moisés para hacerlo.
  3. En el Antiguo Testamento, este empoderamiento se manifestaba en una gran variedad de formas:
    1. Números 11:7 – El Espíritu está sobre ti - Moisés
    2. Números 27:18 – En quién está el Espíritu - Josué
    3. Jueces 13:25 – El Espíritu del Señor comenzó a agitarlo - Sansón
    4. I Samuel 10:6 – El Espíritu del Señor vendrá sobre ti con poder – Saúl
    5. Isaías 61:1 – El Espíritu del Señor está sobre mí – Isaías

Todas ellas, en grado diverso, transmitieron los mensajes de Dios a la gente y fueron confirmados por milagros, señales y profecías: fueron las señales.

2. Jesús

Desde el período de la ley y el culto del templo hasta el cumplimiento de la profecía, el sistema de sacrificios se practicaba en el templo.

Señal: Jesús anuncia que ha venido a dar cumplimiento pleno; vino para traer algo nuevo.

33Vosotros habéis enviado a preguntar a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. 34Pero el testimonio que yo recibo no es de hombre; mas digo esto para que vosotros seáis salvos. 35Él era la lámpara que ardía y alumbraba, y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz. 36Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha dado para llevar a cabo, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado.
- Juan 5:33-36

Jesús obró por el poder del Espíritu Santo

Pero si yo expulso los demonios por el Espíritu de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado a vosotros.
- Mateo 12:28

Pregunta: ¿Por qué Jesús, el Hijo de Dios, necesitaría el poder del Espíritu Santo para obrar milagros?

Respuesta: Porque Él se despojó de Sus habilidades "omni" (todo poder, todo ver, todo saber, etc.) cuando se hizo hombre. Y mantuvo Su justicia y santidad.

5Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
- Filipenses 2:5-8

El Espíritu Santo descendió sobre Jesús en Su bautismo.

Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él.
- Mateo 3:16

Similar al concepto del Antiguo Testamento, como Espíritu viniendo sobre alguien, pero más dinámico porque era visual (la paloma sobre Jesús y la voz y la palabra del Padre en la nube).

Debemos tener en cuenta que Jesús era judío y habló principalmente a los judíos. Además, los símbolos y conceptos eran judíos, de modo que cuando el Espíritu Santo vino sobre Jesús, los judíos sabían lo que esto significaba en un contexto judío: Un profeta era empoderado por Dios, ¡venía un nuevo mensaje! Se dio una señal.

3. Los Apóstoles

Responde al periodo del cumplimiento de la Ley, los profetas y el sistema de sacrificios por la cruz de Jesús hasta la buena nueva de salvación y entrada en el reino de Dios para todos anunciada por el mensaje evangélico.

para dar a su pueblo el conocimiento de la salvación
por el perdón de sus pecados,
- Lucas 1:77

Los apóstoles llevaban un nuevo mensaje: ya no que el reino estaba cerca y todos debían prepararse para él (Juan el Bautista), sino que el reino está aquí y todos deben entrar ahora.

Señal para este nuevo mensaje – se hicieron milagros para confirmarlo

  • El Espíritu Santo les dio poder para ello.
  • Al igual que Jesús, su empoderamiento fue dinámico en el sentido de que fue visto y escuchado.
    • Lenguas de fuego.
    • Viento fuerte.

Bautismo con el Espíritu Santo.

Se se trató este fenómeno anteriormente, de modo que añadiremos ahora más detalles.

A. Esta expresión es usada primeramente por Juan el Bautista (Mateo 3:11; Marcos 1:8; Lucas 3:16)

Y lo hizo siempre para referirse a Jesús, quien administraría este bautismo y los seguidores de Juan serían los destinatarios.

La pregunta clave es: "¿Qué entendieron los seguidores de Juan el Bautista con el término 'os bautizaréis con el Espíritu Santo'?" En otras palabras, ¿qué pensaron que les sucedería si recibían este bautismo? Podemos imaginar que lo que no pensaron es que les daría capacidad de hablar en lenguas, realizar curaciones y llevar a cabo actos sobrenaturales.

Juan el Bautista usó esta expresión para describir un concepto familiar para los judíos de esa época. El bautismo (inmersión) o derramamiento del Espíritu Santo era un concepto teológico (en realidad escatológico = tiempos del fin) que data del cautiverio en Babilonia, donde los judíos fueron llevados al exilio durante 70 años. Los seguidores de Juan entendieron que este término significaba:

  • Un momento especial
  • Un período de salvación
  • Una gran actividad de Dios en, para y sobre su pueblo elegido.
«Conforme a la promesa que os hice cuando salisteis de Egipto, mi Espíritu permanece en medio de vosotros; no temáis».
- Hageo 2:5

Aquí el profeta se refiere a la era mosaica del pasado, un tiempo en el espíritu moraba entre la gente y la nación estaba a salvo.

1Mas ahora escucha, Jacob, siervo mío,
Israel, a quien yo he escogido.
2Así dice el Señor que te creó,
que te formó desde el seno materno, y que te ayudará:
«No temas, Jacob, siervo mío,
ni tú, Jesurún, a quien he escogido.
3Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta,
y torrentes sobre la tierra seca;
derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad,
y mi bendición sobre tus descendientes.
- Isaías 44:1-3

El Señor está asegurando a todos, a través de los profetas de la familia de Jacob (los judíos), que experimentaremos el cuidado providencial de Dios.

  • El pueblo no entendió la expresión pronunciada por Isaías en el sentido que se les permitiría hablar en lenguas, curar o expulsar espíritus malignos.
  • Este es el significado que los carismáticos y pentecostales han dado en los últimos 100 años aproximadamente y que sin embargo los judíos a quienes se les transmitió tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento nunca supieron interpretar de esta manera.

B. Jesús usa la expresión solo una vez.

4Y reuniéndolos, les mandó que no salieran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre: La cual, les dijo, oísteis de mí; 5pues Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días.
6Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel? 7Y Él les dijo: No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad; 8pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.
- Hechos 1:4-8

El problema radica en los versículos 4-5, cuando el Señor dice a los apóstoles que serán bautizados con el Espíritu Santo. Téngase en cuenta que no entendieron que ello significaría que tendrían poderes milagrosos.

Jesús está describiendo toda la experiencia de la Nueva Era, amaneciendo en Pentecostés (recuérdese que aquellos que trajeron una nueva revelación o métodos recibieron poderes para llevar a cabo sus ministerios) así que esta nueva era o nuevo mensaje (la salvación a través de Cristo es posible ahora) viene atestiguado por las señales y milagros realizados por los apóstoles (comenzando con el hablar en lenguas). Los apóstoles, sin embargo, entienden la expresión en el sentido que siempre se había usado hasta Juan el Bautista:

  • Que el final estaba cerca.
  • Que Dios estaría obrando entre su pueblo.
  • Que todo esto sería visible para el mundo porque Dios una vez más restauraría y exaltaría a la nación judía.

Y lo mismo sucede en el versículo seis ("Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel"). Por eso responden a Jesús del modo que lo hacen. Pensaron que Jesús había regresado para ser el líder, como Moisés, en la restauración de Israel para la gloria ... "¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?"

Aquí, en los versículos 7-8, Jesús usa otro término del Antiguo Testamento, " el Espíritu Santo venga sobre vosotros..." para aclarar tanto a ellos como a nosotros lo que está por suceder.

Como judíos, los apóstoles entendieron claramente que esto significaba lo que siempre había significado en el pasado, "el empoderamiento de un individuo para permitirle servir a Dios y/o proclamar un mensaje, un mensaje nuevo".

En el versículo 8 esto se confirma porque Jesús les dice que recibirán poder para ser testigos de la resurrección (es el nuevo mensaje/revelación) y este poder confirmará que su testimonio es verdadero: Jesús es Señor y Cristo.

Así es como el Espíritu Santo levantó la cruz de Cristo ante la nación judía, a través del testimonio fortalecido de los apóstoles.

Resumen

A. En consecuencia, cada vez que Dios envió un nuevo mensaje, facultó al mensajero para confirmar su testimonio. Por ello no aceptamos a los que afirman tener poderes milagrosos, hoy en día: no traen una revelación verdadera o un nuevo mensaje de Dios. Dios no usa milagros para confirmar mensajes antiguos.

B. Veamos algunas expresiones relacionadas con el Espíritu Santo en contexto, para entender lo que significan, en qué se diferencian entre sí y lo que no significan:

1. Bautismo del Espíritu Santo

Esta expresión no aparece en la Biblia. La idea se infiere, no obstante:

Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu.
- 1 Corintios 12:13

La inferencia es un bautismo administrado por el Espíritu Santo.

El bautismo en agua es bautismo del Espíritu Santo. Lo establece con su palabra la Biblia.

un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
- Efesios 4:5
Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
- Hechos 2:38

Los apóstoles, inspirados por el Espíritu Santo, ordenaron que todos los creyentes arrepentidos recibieran el bautismo en agua, hasta el día de hoy.

2. Bautismo con el Espíritu Santo

Expresión usada por Juan el Bautista en su predicación a los judíos quienes la entendieron como "un período de salvación, para un tiempo en que Dios obraría dinámicamente entre su pueblo". Estos mismos conceptos fueron expresados en el Antiguo Testamento con diferentes frases como "derramaré Mi Espíritu".

Y aun sobre los siervos y las siervas
derramaré mi Espíritu en esos días.
- Joel 2:29
Y sucederá en los Últimos días —dice Dios—
que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne;
y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán,
vuestros jóvenes verán visiones,
y vuestros ancianos soñarán sueños;
- Hechos 2:17

Una expresión utilizada también por Jesús para describir toda la experiencia que surgiría en Pentecostés, apuntada con signos milagrosos realizados a través de los apóstoles.

pues Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días.
- Hechos 1:5

Téngase en cuenta que Juan el Bautista no hizo milagros; los apóstoles sí. La diferencia estribó en el hecho que Juan no estaba revelando o proclamando un nuevo mensaje (los judíos debían estar listos para la llegada del Mesías a lo largo de su historia y Juan lo confirmó, no se necesitaba una señal - milagro). Los apóstoles, en cambio, obtuvieron una revelación o mensaje nuevo por medio de Jesús - Dios hecho hombre, muerto y resucitado: arrepentíos y bautizaos para entrar en Su Reino, la Iglesia.

3. El Espíritu vendrá sobre vosotros

Expresión del Antiguo Testamento que significa el empoderamiento de un individuo para una tarea especial (dirigir en la guerra, profetizar, concebir a Jesús milagrosamente).

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.
- Lucas 1:35

Expresión utilizada por Jesús para describir el empoderamiento que recibirían los apóstoles para confirmar su testimonio (Jesús ha resucitado de entre los muertos) y su mensaje (Jesús es el Mesías, creed y expresad esa fe con el arrepentimiento y el bautismo y seréis salvados). El espíritu que venía sobre ellos era el mismo contenido en el Antiguo Testamento, pero con una dimensión mayor y señales más visibles.