Ayúdanos a seguir produciendomás contenido bíblico. Apoye

Acercándote

Fri. August 20
En esta sesión, Mike repasa las 4 etapas de la transformación espiritual completa, así como el segundo paso que debemos dar hacia la madurez espiritual.
5 min
Idiomas

Estamos en el proceso de aprender 10 pasos espirituales que nos ayudarán a ser más piadosos, con piedad divina o, como sugiere el título, espiritualmente maduros. Alguien podría preguntarse: "Si ya estamos salvados, ¿por qué hacer el esfuerzo de alcanzar la madurez espiritual? ¿Por qué no relajarse y disfrutar del viaje?" Este tipo de pregunta me recuerda al estudiante que, tras haber recibido una tarea, quiere saber cuál es el número mínimo de páginas que se requieren para que el trabajo sea aceptado.

Como muchas otras cosas en la vida, lo que obtienes del cristianismo está determinado en gran medida por lo que pones en tu fe. Adquirir madurez espiritual es importante por, al menos, dos razones:

1. En asuntos espirituales, si no avanzamos conscientemente, retrocedemos inconscientemente.

12Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias; 13ni presentéis los miembros de vuestro cuerpo al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
- Romanos 6:12-13

2. La búsqueda de la madurez espiritual es la segunda etapa, en esta transformación de 4 etapas, que Dios ha planeado para aquellos que creen en Jesucristo.

Etapa #1 - Regeneración / salvación

A través de la fe en Jesús expresada en el arrepentimiento y el bautismo, pasamos de ser un pecador perdido y condenado a ser un santo salvado, perdonado y vivificado a través de la morada del Espíritu Santo.

Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
- Hechos 2:38

Etapa #2 - Santificación

Proceso de desarrollo de madurez espiritual (piedad) con la ayuda de la Palabra de Dios (la Biblia), el Espíritu de Dios (Espíritu Santo) y el pueblo de Dios (la Iglesia). Esta serie es un instrumento para facilitar ese proceso.

9Por esta razón, también nosotros, desde el día que lo supimos, no hemos cesado de orar por vosotros y de rogar que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, 10para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, dando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de Dios;
- Colosenses 1:9-10

Etapa # 3 - Glorificación

La entrada en la vestimenta de nuestro cuerpo celestial glorificado. Cuando Jesús nos resucita de entre los muertos al final del mundo.

42Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; 43se siembra en deshonra, se resucita en gloria; se siembra en debilidad, se resucita en poder; 44se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual.
- 1 Corintios 15:42-44

Etapa #4 - Exaltación

La razón de los cuerpos glorificados es permitirnos existir con Dios como parte de la Deidad a la diestra de Cristo.

11Palabra fiel es esta: Que si morimos con Él, también viviremos con Él; 12si perseveramos, también reinaremos con Él;
- 2 Timoteo 2:11-12a

La madurez espiritual es importante, por lo tanto, porque nos protege de volver a nuestros caminos mundanos y nos prepara para entrar en el reino espiritual del cielo cuando Jesús regrese.

Hemos hablado del primer paso hacia la madurez espiritual, que es la disciplina. Desarrollar esta virtud es importante porque sin el control de nosotros mismos o la autoridad sobre nuestro propio espíritu, no seremos capaces de cultivar y dominar los otros nueve pasos de este viaje.

Intimidad

El segundo paso hacia la madurez espiritual es la intimidad, más específicamente, la intimidad con Dios. Intimidad significa pertenencia a otra persona, contacto cercano, familiaridad, asociación. La intimidad es tanto un estado como un sentimiento. La intimidad se siente cálida, satisfactoria, acogedora, personal, profunda, privada, exclusiva, segura, cómoda.

En Génesis 2:25, por ejemplo, dice de Adán y Eva que "... estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban". No estaban simplemente desnudos físicamente y no estaban avergonzados, sino que también estaban desnudos emocional y espiritualmente (transparentes) y no tenían miedo ni vergüenza. Esta transparencia significaba que se conocían íntimamente, sin nada escondido, nada camuflado en otra cosa.

Este es el tipo de relación que buscamos en el matrimonio y el tipo de relación que debemos cultivar con Dios para alcanzar la madurez espiritual. Si es así, ¿cómo nos disciplinamos para tener intimidad con Dios? Dos cosas para empezar a crecer en este área:

1. Conformación a Su camino y voluntad en nuestras vidas.

En otras palabras, no dejes que el mundo físico gobierne tu tiempo, tus prioridades, deseos o vida. La piedad (madurez) no ocurre por accidente; tienes que trabajar en ello. Cultivar la intimidad con Dios requiere que le prestemos atención a Dios; lo que Él quiere es atención real; Jesús dijo:

Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
- Mateo 22:37

La intimidad no es religiosidad (falsa espiritualidad externa). Esrealmente orando, sirviendo, adorando, dando.

El segundo camino a la intimidad con Dios ...

2. Permite que Dios trate contigo en sus términos, no en los suyos.

Nuestros términos con Dios siempre sirven a nuestros propósitos. Por ejemplo, "Querido Dios, hazme más saludable, más rico, más feliz, cuida de mi familia y mis cosas".

En su libro, Swindoll dice:

Dios a menudo hace su mejor obra en nosotros cuando nos toma por sorpresa e introduce un cambio que está completamente en contra de nuestro propio deseo.

Por ejemplo: en Hechos 16:6, Pablo quería ir a predicar a Oriente, donde el territorio era vasto y sin evangelizar. Dios, sin embargo, frustró su plan y lo envió al oeste, a Roma, donde finalmente fue martirizado, algo que no estaba en el plan de Pablo. Sin embargo, estableció la Iglesia en el Imperio Romano y floreció.

Sabemos que, a pesar de este cambio que lo llevó a su sufrimiento, oposición, encarcelamiento y muerte, Pablo se acercó (íntimó) con Dios y murió alabando y glorificando a Dios por sus bendiciones (2 Timoteo 4:6-8).

Al final, Pablo se hallaba cerca y se parecía mucho a Dios: resultado final de la intimidad. Por lo tanto, cuando permites a Dios tratar contigo en Sus términos y lo aceptas, varias cosas se derivan naturalmente de ello:

  1. Te mueve a buscarLe más intensamente.
  2. Te hace más dependiente de Él.
  3. Produce un carácter piadoso en ti.

Cuanto más te acercas a Dios, más trata Él contigo. Cuanto más trata contigo, más te acercas a él; así es como funciona la dinámica de la intimidad espiritual.

La piedad / madurez espiritual se convierte en el resultado de ser moldeado por Dios, porque tienes intimidad con él.

Resumen

En nuestro esfuerzo por ser como Dios, necesitamos profundizar con Él, no solo disfrutar de la vista desde la cima de la montaña. Queremos sustancia en nuestra relación con Él, no solo un servicio de adoración rápido. Queremos sentir amor y cercanía con Dios, no solo hablar de religión. El camino a todo esto es cultivando el segundo paso en nuestro viaje hacia la madurez espiritual, la intimidad con Dios.

Preguntas de discusión

  1. ¿Te describirías a ti mismo como una persona "abierta" o una persona "cerrada"? Explica por qué crees que podría ser así.
  2. En una escala del 1 (muy lejos) al 10 (muy cerca), ¿qué tan cerca de Dios te sientes? ¿Qué razón te ha mantenido donde estás con Dios?
  3. Comparte un momento o una experiencia en la que te sentíste más cerca / más lejos de Dios.
  4. Cuál es tu disciplina espiritual más fuerte (oración, alabanza, ofrendas, servicio, etc.)? ¿Y la más débil?
  5. ¿Cómo te está tratando Dios hoy? ¿Qué crees que quiere de ti?