Sección V - Los eventos #68-81 (Ministerio desde la tercera Pascua hasta el comienzo de la última semana de Pascua) se discuten junto con aplicaciones prácticas.
10 min

En el último capítulo terminamos con los eventos registrados durante el segundo año del ministerio de Jesús. Durante este tiempo vemos que es inmensamente popular, pero ha hecho unos enemigos fatales: los Fariseos y los líderes religiosos quieren matarlo, hasta unos de sus discípulos lo están dejando por las demandas de Sus enseñanzas.

La mayoría de Sus enseñanzas y señales se llevaron a cabo en la parte norte del país con visitas periódicas a Jerusalén durante fiestas principales. Los Apóstoles ahora han sido escogidos y están llevando a cabo sus propios ministerios en el norte también.

Al entrar en Su tercer año de ministerio hará más presencia en y en los alrededores de Jerusalén para declarar Su persona y Su propósito de llegar.

Empezamos la próxima sección de eventos describiendo Su ministerio desde la 3raPascua al principio de la semana de la Última Pascua.

68. Sanaciones en el área de Genesaret

Mateo 14:34-36; Marcos 6:55-56

En el último evento que vimos Jesús estaba en la sinagoga en Capernaúm. Marcos dice que muchos fueron sanados simplemente por tocar el "borde" de su manto. Como otros hombres judíos, fieles a la Ley, Él llevaba una borla azul en cada punto de Su ropaje y esto es lo que tocaban en fe.

69. Los Fariseos cuestionan el rito de lavar las manos

Mateo 15:1-20; Marcos 7:1-23

El ministerio exitoso de Jesús en Genesaret fue interrumpido por Fariseos que habían llegado desde Jerusalén para observar y enfrentarlo con el propósito de desacreditarlo. Una de sus acusaciones era que Sus discípulos violaban "la tradición de los ancianos" al no observar la purificación ritual de lavarse las manos antes de comer.

La tradición de los ancianos se refería a un cuerpo de reglas y normas creadas por los escribas que dictaban como la Ley debía ser aplicada. Por ejemplo, la Ley prohibía trabajar en el Shabbat. Los escribas crearon más de cien definiciones de lo que se consideraba como "trabajo" y "ocio" para guiar a los judíos en guardar ese mandamiento.

Jesús responde que estas cosas no eran más que reglas hechas por hombres y no tenían ninguna autoridad de Dios y por ende ninguna autoridad sobre el hombre. Jesús muestra que no eran las manos sucias ni la comida que profanaba el alma humano. Esto enfureció a los Fariseos porque no solo desacredita la fuente de su autoridad (la tradición de los ancianos), pero también no toma en cuenta las restricciones alimenticias que los judíos valoraban tanto.

La restricción de los tipos de comida era una manera de distinguir entre el pueblo de Dios y otras naciones y era una señal de que eran el pueblo escogido de Dios. Sin embargo, desde ahora en adelante su fe en Cristo haría esto por ellos.

70. Jesús se dirige más hacia el norte

Mateo 15:21-28; Marcos 7:24-30

Esta ruptura con la tradición judía seguramente causaría aún más odio entre los líderes judíos así que Jesús se dirige más al norte en el territorio gentil. Aquí conoce a una mujer cananea que era gentil y quien le pide que sane a Su hija.

Jesús, usando las expresiones de ese día, le dice que Él ha llegado a alimentar a los hijos y no a sus mascotas. Esto es lo que muchos judíos pensaban en esos días con respecto a sus amigos gentiles. La mujer, reconociendo la analogía, y sin disminuir el rol y privilegio de los judíos, dice que hasta las mascotas reciben algo de las sobras después de que los hijos hayan comido. Ella felizmente aceptaría eso.

En esta mujer Jesús no solo encuentra una mujer de fe, pero también una mujer de humildad, perseverante y valiente. Él premia todo esto con sanar a su hija sin ni siquiera haberla visto.

71. Jesús ministra en Decápolis

Mateo 15:29-38; Marcos 7:31-8:9

Decápolis se encuentra en el lado oriente del Mar de Galilea donde Jesús sanó al endemoniado y lo mandó compartir la noticia de su sanación por la región (10 ciudades).

Ahora Jesús vuelve y sana a un hombre sordo y se reúne una gran multitud para escucharlo predicar. Esto es el resultado del trabajo del endemoniado. No solo les enseña pero Jesús también obra el milagro de la multiplicación de panes y peces para este grupo - un milagro que hace por segunda vez.

72. Jesús confrontado por los Fariseos de nuevo

Mateo 15:39-16:4; Marcos 8:10-12

Jesús termina en el área de Decápolis y cruza el Mar de Galilea. Al llegar allí los Fariseos están listos para otro ataque, esta vez desafiándolo al pedir una señal del "cielo". Querían decir que Sus milagros no eran suficientemente impresionantes. Ellos querían un milagro como en el Antiguo Testamento donde el sol se paró o cayeron fuego y azufre del cielo.

Jesús les reprende por su ceguedad puesto que pueden determinar el clima basado en el color del cielo, pero no pueden interpretar todas las señales que Él ya ha hecho para probar su legitimidad.

Él rehúsa darles una señal y se refiere a la historia de Jonás diciéndoles que este será la señal definitiva que muestra que Él viene de Dios.

  • Jonás 3 días en el gran pez y sobrevivió.
  • Jesús 3 días en la tumba y resucitado.

La resurrección será una señal para todos, incluyendo a ellos, que Él es el Mesías mandado por Dios.

73. Discusión con los Apóstoles en el barco

Mateo 16:5-12; Marcos 8:13-21

Los Apóstoles habían estado viajando con Jesús por todos estos eventos. Habían visto las confrontaciones con los Fariseos, los milagros, la alimentación de los 4,000. Ahora estaban de nuevo cruzando el Mar de Galilea y Jesús intenta advertirles sobre los Fariseos y su hipocresía. La razón por esto es porque los Apóstoles tendrán que lidiar con estas personas en sus ministerios.

Jesús usa una figura retórica que no entienden - "la levadura de los Fariseos" - y explica que las ideas falsas que los Fariseos presentan como doctrina de Dios estaban siendo aceptadas por el pueblo como Ley.

Los Apóstoles piensan que Él les está regañando porque olvidaron traer el pan que sobró de la alimentación milagrosa. Esto demuestra cuan simples y duros de corazón eran y ciertamente no podían enfrentarse con los Fariseos.

74. Jesús sana a un ciego

Marcos 8:22-26

Al llegar al otro lado, la gente le trae un hombre ciego y Jesús lo sana en etapas, primero poniendo saliva en sus ojos y entonces imponiéndole las manos. Es probable que lo hizo así para ayudarle desarrollar su fe también en etapas. Primero usó saliva para demostrarle que Jesús estaba haciendo algo por él, y entonces lo sana completamente una vez se da cuenta de que era Jesús que le estaba dando la vista.

75. La confesión de Pedro

]]Mateo 16:13-20]]; ]]Marcos 8:27-30]]; ]]Lucas 9:18-21]]

Los Fariseos habían desafiado a Jesús y habían debatido. Todavía está capacitando y preparando a Sus Apóstoles a llevar a cabo sus ministerios. Después de todo lo que había pasado les probó para ver si estaban convencidos de Su identidad. Sin esta certeza no podrían enfrentar lo que pasaría en Jerusalén en el futuro cercano.

Jesús les pide su evaluación de Su persona, y Pedro responde por todos al confesar que Jesús es el Cristo, el Mesías mandado por Dios.

Ahora Jesús quiere que tengan la certeza de esto pero no está preparado para que lo confiesen todavía; pedirá esto después de Su muerte y resurrección.

76. Jesús predice Su muerte y resurrección

Mateo 16:21-28; Marcos 8:31-9:1; Lucas 9:22-27

Ahora que han expresado su creencia en Su identidad verdadera, Jesús puede enseñarles más a fondo el propósito de Su ministerio - morir y resucitar de acuerdo con la Palabra. Esta es la primera vez que les dice esto y están en shock. Hasta el punto de que Pedro, de nuevo, intenta convencer a Jesús que no lo haga. Está tratando de proteger su visión de lo que el Mesías debería hacer o no hacer y protegiendo su propia posición como Apóstol - no serviría de nada ser Apóstol de un Mesías muerto. Jesús le reprende severamente por sus motivos muy humanos y egoísta.

77. La transfiguración

Mateo 17:1-13; Marcos 9:2-13; Lucas 9:28-36

Después de la primera profecía de Su muerte lleva a Pedro, Santiago y Juan a un monte y es transfigurado a Su estado glorificado. Lucas dice que conversa con Moisés y Elías sobre Su muerte venidera. Otra vez Pedro responde anticipadamente queriendo hacer tiendas para cada uno de ellos para que pueden mantenerse en el monte en ese estado. Dios habla diciendo, "Este es mi hijo amado en quien me he complacido; a Él oíd." El punto aquí es que Moisés representa la Ley, Elías los profetas. Ahora Dios quiere que la gente escuche a Jesús - Él cumple con la Ley y los Profetas.

78. Echando un demonio que los Apóstoles no podían

Mateo 17:14-21; Marcos 9:14-29; Lucas 9:37-43

Cuando volvieron a encontrarse con los otros Apóstoles, estaban embrollados en un argumento con los Escribas sobre una sanación que no pudieron hacer. Jesús echa el demonio del niño y reprende a los Apóstoles por su falta de fe y oración. Tuvieron el poder de hacer esto en el pasado, pero quizá olvidaron que cada milagro y sanación es basado en fe en Dios y estaban tomando la gloria más de lo que correspondía. El argumento con los Escribas indica que quizá querían impresionarlos.

79. Jesús predice Su muerte y resurrección una segunda vez

Mateo 17:22-23; Marcos 9:30-32; Lucas 9:44-45

Entre la primera y segunda vez que Jesús predice Su muerte inminente, ocurren milagros y señales tremendos - todavía en la región del norte, pero más al norte y al oeste.

Después de que echa el demonio, Jesús menciona de nuevo que Él eventualmente será matado, pero esta vez agrega el concepto de la traición. No le hacen más preguntas porque no les gustan las respuestas que les está dando, se niegan a aceptar lo que está diciendo.

80. Moneda de un pez

Mateo 17:24-27

Cada varón de 20 años o más tenía que pagar un impuesto en el templo. No cumplir con esto era un acto de Apostasía. Jesús afirma ser exento de esto porque era el Hijo del Padre cuyo casa era el Templo, no debería tener que pagar. Pero para no ser barrera hace aparecer milagrosamente una moneda en la boca de un pez que Pedro atrapa para pagar el impuesto por Él y por Pedro.

Algunos especulan que puesto que Jesús solo paga por Sí mismo y Pedro los otros Apóstoles deben haber sido menores de 20 años. Esto tiene sentido, la edad promedia en esos tiempos era alrededor de 50. Pedro era viejo cuando murió en 63-64; Juan era muy anciano en 100 D. de C. (80-90 años)

81. Quien es el más grande

Mateo 18:1-35; Marcos 9:33-50; Lucas 9:46-50

Una disputa surge entre ellos en cuanto a cuál de ellos será el más grande en el reino. Todavía tienen la idea de que el reino sería algún tipo de gobierno terrenal.

Jesús responde a esto con varias enseñanzas:

  • El actitud de niño necesario para entrar y permanecer en el reino.
  • El peligro de causar que un hijo de Dios pierda su fe, o llevarlo a pecar.
  • Un discurso sobre cómo manejar peleas entre hermanos (ir a solas, traer a otro, decirle a la iglesia, etc.).
  • Una parábola sobre la necesidad de perdonar (el siervo de corazón duro que se negó a perdonar).

Todas estas enseñanzas intentan hacerles entender que las relaciones en el reino no se basan en ser grande por poder o control, sino ser grande basado en amor, misericordia y servicio.

Marcos añade que también querían condenar a otros quienes estaban obrando en el nombre de Jesús que no eran parte de su grupo, y Jesús les frena diciendo que si estás con Jesús estás con Sus seguidores también.

Con esto el ministerio norteño de Jesús llegaría a su conclusión. Tomará más viajes al sur hasta la última semana de Su vida que pasará en la ciudad donde será rechazado, condenado y crucificado.

Lecciones

1. El entendimiento viene después de la fe

Observe que cada vez que los Apóstoles expresaron su fe en grados progresivos - siguiendo a Jesús, permaneciendo con Él cuando otros lo rechazaron, reconociéndolo como el Mesías - Jesús les premió con una visión más clara de quién era. Cada vez que obedecieron y caminaron por fe premiaba esa fe con un gran milagro, una visión, una confirmación que su fe era válida.

Es igual para nosotros hoy día. No recibimos entendimiento y entonces creemos - es al revés. Creo, obedezco, y entonces crezco en mi entendimiento y la certeza de lo que creía era verdad. Estoy más seguro ahora del perdón de Dios y la promesa del Espíritu Santo que en el día en que creí y fui bautizado. Él ha premiado mi fe original.

2. Unión a la cabeza = unión al cuerpo

Los Apóstoles no querían que nadie afirmara ser de Jesús sin antes ser parte de su grupo. Jesús dijo si estás unido a Mí, estás unido al cuerpo. También funciona al revés, si no estás unido al cuerpo, no estás unido a la cabeza.

Jesús murió por la iglesia, Su cuerpo, y unión con Él automáticamente significa unión con la iglesia. No puedes separar los dos.

LECTURA PARA EL CAPITULO 8

  1. Juan 7:1-53
  2. Juan 8:1-11
  3. Juan 8:12-59
  4. Juan 9:1-41
  5. Juan 10:1-21
  6. Lucas 9:51-62
  7. Lucas 10:1-24
  8. Lucas 10:25-37
  9. Lucas 10:38-11:13
  10. Lucas 11:14-54
  11. Lucas 12:1-13:5
  12. Lucas 13:6-9
  13. Lucas 13:10-17

Preguntas de discusión

  1. Resuma las siguientes acciones de Jesús.
  2. ¿Cómo puedes usar esta lección para crecer espiritualmente y ayudar a otros a tener una relación con Jesús?